ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 26 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

GALÁN Y LA NARCO-DEMOCRACIA

El lunes 18 agosto, 2014 a las 9:39 am
Álvaro Jesús Urbano Rojas web

Por: Álvaro Jesús Urbano

Como todos los magnicidios ocurridos en Colombia, la inmolación de Luis Carlos Galán se encubre con un tenebroso manto de dudas, manipulaciones, sindicaciones, testigos, torturas, pruebas falsas y muchos autores determinantes que el país conoce, pero el sistema judicial los ampara con permisiva inmunidad.

Los actores materiales: José Evert Rueda Silva y Jaime Eduardo Rueda Rocha, sobornaron a oficiales que tenían a su cargo el servicio de escoltas del candidato Galán, ellos infiltraron el grupo, pero antes de ser judicializados, fueron asesinados. El testigo, Héctor Muñoz, aseguró que el agente del DAS, Orlando Monroy Rivera, alias “Trapero”, a órdenes del Mexicano, entregó dos maletines llenos de dólares al coronel Manuel Antonio González, y al capitán Luis Felipe Montilla, quienes tenían a su cargo 50 hombres para custodiar a Galán en Soacha. Montilla, hoy mayor (r) declaró que dispuso de 10 hombres de la Sijín como portadores de una pancarta para resguardar a Galán de posibles francotiradores. La Fiscalía constató que eso no fue cierto, la pancarta fue usada por personas vinculadas con los asesinos para proteger a Rueda Rocha, mientras disparaba y escapaba.

El cartel de Medellín era el primer sospechoso, pero no se descartó que otros criminales de igual peligrosidad, tuvieran razones de peso para ejecutar el complot. Algunos historiadores coinciden que el plan fue maquinado por narcos, políticos, funcionarios del Estado, miembros de la uerza Pública y paramilitares; todos ellos ganaban con la muerte del caudillo, implantando la narcodemocracia  en el país. Ellos en una alianza macabra, emprendieron una guerra sanguinaria que arrinconó a los gobiernos de Barco y Gaviria, forzándolos a negociar la no extradición, con la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, a cuyo cargo quedó la aprobación de la nueva Constitución, como única opción jurídica para prohibir la extradición de colombianos, a cambio de su rendición y entrega, para luego protagonizar la más grande vergüenza del sistema judicial colombiano: la cárcel de “Alta Seguridad La Catedral”, de donde capos protegidos por el Estado, seguían delinquiendo a sus anchas, escapando a su arbitrio, mientras sus enemigos del cártel de Cali, lavaban dineros turbios en negocios de droguerías, bancos, equipos de futbol y financiando campañas presidenciales.

Luis Carlos Galán

Luis Carlos Galán

El país no tiene claro: ¿Quién financió la promoción de la séptima papeleta para convocar la Asamblea Nacional Constituyente? ¿Quién sobornó y chantajeó a los constituyentes que votaron favorablemente el artículo 35 de la Constitución, que prohibía la extradición de colombianos? No se descarta que tal convocatoria fuera el resultado de la manipulación para legitimar oscuros intereses de las mafias, aliadas con terroristas y maquinarias políticas que en últimas fueron los verdaderos asesinos de Luis Carlos Galán Sarmiento.

Lo sentenció Galán: “A los hombres se les puede eliminar pero a las ideas no”. Los auténticos líderes son más peligrosos muertos que vivos. Con el ideario de Galán, la comunidad nacional soslayó el nefasto impacto de una de las más tenebrosas y vergonzosas páginas de nuestra historia reciente. Después de 25 años, no hay condena en firme; muchas de las pruebas procesales carecen de solidez criminalística dejando como resultado una inadmisible impunidad.

La moraleja indica que la justicia divina se impone, mientras nuestro aparato judicial fracasó, la ley universal de la compensación fue categórica e inexorable: “el que a hierro mata a hierro muere” A los asesinos de Galán la espada de Damocles les cayó sobre sus cabezas para cobrar venganza y destrozar sus sesos. En la vida siempre recibimos lo que merecemos; tarde o temprano, pero llega.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?