Jueves, 5 de agosto de 2021. Última actualización: Hoy

FUP goza de un bien público que no le pertenece

El miércoles 21 agosto, 2019 a las 12:16 am
FUP goza de un bien público que no le pertenece
Fotografía y cámaras: David Luna / Textos: Alfonso J. Luna Geller

“FUP goza de un bien público que no le pertenece”: Gladys Carmenza León Larrahondo, personera municipal de Santander de Quilichao.

Carmenza León Larrahondo, personera municipal; secretario de Educación, Alberto Bustos González.
Carmenza León Larrahondo, personera municipal; secretario de Educación, Alberto Bustos González.

Una delicada controversia se planteó este martes, 20 de agosto, en Santander de Quilichao, entre la Administración Municipal, representada por el secretario de Educación del Municipio, Alberto Bustos González, y el Ministerio Público, en cabeza de Carmenza León Larrahondo, personera municipal, quien en defensa de los intereses de la comunidad quilichagueña, demostró que la Fundación Universitaria de Popayán está funcionando en un predio que no le pertenece y que a pesar de ello construye allí sus instalaciones como si fuera propietaria legítima.

El asunto es que en 1962, hace 57 años, María Inés Barney, hizo la donación de la finca La Fontana a la Congregación Hermanitas de los Pobres de San Pedro Claver, para fundar un establecimiento de BENEFICENCIA PÚBLICA donde los niños más vulnerables de Santander de Quilichao pudieran tener salud, alimento, educación y albergue gratuitos.

 Escuela Santa Inés
Escuela Santa Inés

En esa finca urbana, ubicada sobre la vía Panamericana, margen izquierda de la salida hacia Popayán, al lado de la quebrada Agua Clara, frente a la estación de servicio Terpel, en cuya entrada asesinaron al sacerdote indígena Álvaro Ulcué Chocué, en 1984, funcionaron el Albergue Infantil Santa Inés hasta el año 2017, cuando las monjas le cedieron los terrenos a la Fundación Universitaria de Popayán, sin escrituras y sin ningún procedimiento de consulta ni a los donantes ni a la administración pública, y la Escuela Santa Inés, dependiente de la Institución Educativa Técnico Ambiental Fernández Guerra, que quedó confinada a un pequeño espacio.

 Escuela Santa Inés
Escuela Santa Inés

En estas circunstancias, comenzaron a presentarse disputas entre las instituciones FUP y Fernández Guerra, que se agudizaron cuando el sacerdote Mario Alfredo Polo Castellanos, representante legal de la FUP, dirigió el 24 de octubre del año pasado un derecho de petición al gobernador del Cauca, Óscar Rodrigo Campo Hurtado, con el fin de que ordenara el traslado de la Escuela Santa Inés a otra parte por “perturbación a la propiedad” de la FUP por parte de funcionarios y docentes de la Escuela.

FUP goza de un bien público que no le pertenece

En la mañana del martes pasado, en la reunión pública que se realizó en la Escuela Santa Inés, el secretario de Educación, Bustos González, dio a entender que, ante los hechos cumplidos, lo que quedó del gran predio para dicha Escuela debía dejarse así porque según él era lo que más convenía a ambas instituciones, sin tener en cuenta que la escuela es una institución pública y la FUP, una entidad privada que se lucra de la educación universitaria, y que no está en condiciones legales de demostrar títulos de propiedad sobre un predio que fue legado para que cumpliera una finalidad social altruista como quedó registrado en la escritura pública de donación.

Luz Dary Bustos González, Sandra Patricia Orozco Cruz, Gladys Carmenza león Larrahondo.
Luz Dary Bustos González, Sandra Patricia Orozco Cruz, Gladys Carmenza león Larrahondo.

Esta controversia que lidera la personera municipal, León Larrahondo, en defensa de lo público, será discutida en la mañana de este miércoles 21 de agosto en el Concejo Municipal con el ánimo de conciliar posiciones y definir exactamente el destino real y legal del predio.

Gladys Carmenza León Larrahondo, Alfonso Luna Geller
Gladys Carmenza León Larrahondo, Alfonso Luna Geller

Inclusive, la doctora Gladys Carmenza dijo a Proclama del Cauca que debe pedirse la restitución de los terrenos a la Fundación Universitaria de Popayán, de lo contrario, si no se hace entrega de toda la propiedad, simplemente se le pedirá a la familia revoque la donación pues en la misma escritura está previsto este procedimiento cuando no se pudiera cumplir con el objetivo fundamental que motivó el legado como fue el servicio público de amparo a los niños más vulnerables, con mayor razón en Santander de Quilichao, donde no existe un albergue que permita el restablecimiento de los derechos de los niños y adolescentes infractores, dijo León Larrahondo.

Luz Dary Bustos González, docente I.E. Santa Inés / Sandra Patricia Orozco Cruz, coordinadora I.E. Fernández Guerra, sede Santa Inés.
Luz Dary Bustos González, docente I.E. Santa Inés / Sandra Patricia Orozco Cruz, coordinadora I.E. Fernández Guerra, sede Santa Inés.

La querella por la antigua finca La Fontana llegó hasta tal punto que la Personería Municipal decidió abrir un proceso disciplinario en contra de Wilson Zapata, secretario de Planeación, Ordenamiento Territorial y Vivienda, por permitir que la FUP realizara las construcciones necesarias para adecuar la universidad en esos predios, sin el lleno de los requisitos legales.

Historia poco conocida

FUP goza de un bien público que no le pertenece
Fundación Universitaria de Popayán – FUP

El Albergue Infantil Santa Inés, regentado por las Hermanas de los Pobres de San Pedro Claver por más de 55 años, se constituyó en un patrimonio del municipio de Santander, que llegó a tener hasta 200 niños y niñas beneficiarias que estudiaban en la escuela Niño Pobre, hoy escuela Santa Inés. Para sostenerlo, las hermanas tuvieron que acudir a instituciones públicas, a un grupo de benefactores y al pueblo en general, que con sus aportes generosos proveyeron lo necesario para el sostenimiento del Albergue, sin embargo, nunca fue suficiente ya que cada vez las necesidades se multiplicaban, de tal modo que hubo momentos en los que la comunidad quiso abandonar la tarea.

Los infantes venían de hogares con graves problemas de convivencia, o de abandono, o de orfandad o maltrato y no solo eran de Santander sino de los lugares circunvecinos.

La familia Barney

Rafael Barney, familiar donante del predio para niñez del municipio de Santander.
Rafael Barney, familiar donante del predio para niñez del municipio de Santander.

La familia Barney ha hecho parte de la historia de Santander de Quilichao desde hace más de 130 años (escribió Hernán Franco Ramírez en el 2006), desde cuando el cónsul de los Estados Unidos en Cali, William Barney decidió quedarse definitivamente en tierra colombiana.

En Quilichao es recordado Miguel Ángel Barney, quien con su esposa Clelia Smith, fue pionero desde 1939 en la mecanización y tecnificación del cultivo de arroz en la hacienda San Rafael, igual que Julio Barney Navarro en la hacienda San José, junto con sus primos Otto y Lalo.

El médico Romano Barney fue también muy reconocido porque construyó y puso a funcionar con todas las tecnologías propias de la época una moderna clínica para servirles casi desinteresadamente a las gentes. En el edificio hoy funcionan los juzgados de la ciudad.

Eugenio Barney Cabrera también fue un distinguido quilichagueño, hombre de letras, profesor de la Universidad Nacional, en Bogotá, institución de la que fue Decano de la Facultad de Ciencias Humanas, Director de la Escuela de Bellas Artes, del Departamento de Humanidades y de la Biblioteca Central.

FUP goza de un bien público que no le pertenece
Fundación Universitaria de Popayán – FUP

Hoy sus herederos están pendientes del desenlace de esta controversia para que los niños vulnerables de Santander de Quilichao regresen a los predios de donde hoy están siendo sacados y que la FUP pueda ejercer como entidad privada en educación universitaria en un predio que realmente le pertenezca y no haya sido destinado previamente al servicio público como fue la vocación que la Familia Barney quiso para su finca La Fontana.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?