Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió

Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños.

Francia Márquez, la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños.
Fotografías Inéditas: Proclama Cauca y Valle.

Por: Yaritza Cassiani y David Luna.

Visitamos la tierra de Francia Elena Márquez Mina, corregimiento La Toma, vereda Yolombó, municipio de Suárez, en el norte del Cauca, suroccidente colombiano, donde pretendimos conocer de dónde nacieron frases como “Resistir no es aguantar”“La vida no se vende, siempre se ama y se defiende”“Teníamos que llegar de la resistencia al poder”“Ustedes pueden quedarse tranquilos y pensar que nada está sucediendo mientras el planeta, la casa común, se destruye. O podemos juntarnos para realizar acciones que frenen el cambio climático”“Es hora de actuar. Enfriar el planeta es nuestra responsabilidad”“No parimos hijos para que empuñen las armas y nuestro cuerpo no es botín de guerra”, “Vivir sabroso no solamente es plata. Son posibilidades de que la gente no viva con miedo, de que la gente pueda vivir en sus territorios tranquilos y en paz”“Hasta que la dignidad se haga costumbre”, “La academia no puede ser simplemente para la gente que tiene condiciones económicas, “Yo represento a los nadies y las nadies de Colombia” “Soy porque somos”, entre otras expresiones que marcaron a los habitantes de La Toma irradiando al resto del país. Quisimos saber cómo se desarrolló la infancia de Francia Elena en un escenario donde existe cierta prevención, principalmente por la mala imagen, desprestigio y estigmatización que han padecido estas comunidades, víctimas, además, del oportunismo político y del amarillismo en ciertos medios, hasta convertirse en una de las mujeres más influyentes del mundo, ocupando el segundo cargo más importante de Colombia.

Francia Márquez, la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños.

Foto-reportera Liliana Nieto Del Rio de Los Ángeles Times; David Luna, periodista y gerente de Proclama Cauca y Valle; Patrick Joseph McDonnell, jefe – corresponsal en el extranjero de Los Ángeles Times; Yaritza Cassiani, periodista Proclama Cauca y Valle; Ebider Paz Londoño, coordinadora Tribunal de Justicia Ancestral Afrotomeña y Guardia Cimarrona.

Fue así que aprovechamos la grata visita la semana pasada de los periodistas de Los Ángeles TimesPatrick Joseph McDonnell, jefe – corresponsal en el extranjero y la fotógrafa Liliana Nieto Del Rio, quienes querían investigar sobre el terreno las condiciones socio-económicas de la región de donde es oriunda la vicepresidenta y decidimos acompañarles.

Francia Márquez, la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños.
Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió

Francia Márquez, madre de Carlos Adrián (médico de profesión) y Kevin (estudiante del idioma inglés), se crió en una familia de once hermanos, es hija de Gloria María Mina López que se dedicó, además de ser partera, a la agricultura y la minería y de Sigifredo Márquez Trujillo, agro-minero.

Nació el 1 de diciembre de 1982 y su activismo como defensora del medio ambiente y de los derechos humanos inició a los 13 años, hasta 1997, participando en el proceso de evaluación de los impactos que causaría a su comunidad y al territorio el megaproyecto de desviación del río Ovejas a la represa La Salvajina.

En el año 2005 exigió y luchó contra la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) y la Empresa de Energía del Pacífico (EPSA) para la reparación de los impactos creados por el embalse de La Salvajina. En el 2009, protestó para evitar que las comunidades afrodescendientes del Consejo Comunitario de La Toma fueran desalojadas forzosamente del territorio ancestral, por cuanto el Gobierno había entregado a empresas multinacionales como AngloGold Ashanti, Global América, y a otras personas foráneas, títulos de explotación minera.

Márquez instauró una acción de tutela exaltando la violación de sus derechos fundamentales a la vida digna, a la permanencia en el territorio, al debido proceso y a la consulta previa, libre e informada, los cuales fueron tutelados por la Corte Constitucional, Sala Sexta de Revisión, mediante la sentencia T-1045A de 14 de diciembre de 2010.

Francia Márquez, la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños.
Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió

En el año 2013, fue nombrada como representante legal del Consejo Comunitario de Comunidades Afrodescendientes del Corregimiento La Toma, cargo que ejerció hasta el 12 de diciembre de 2016. En 2014 organizó una marcha a la que se unieron alrededor de 70 mujeres, «La Marcha de los Turbantes«, que partió a pie el 17 de noviembre desde el corregimiento de La Toma hasta llegar a Bogotá el 27 de noviembre, después de caminar más de 600 kilómetros. Tras dicha movilización lograron el reconocimiento de 27 Consejos Comunitarios del Norte del Cauca como sujetos de reparación colectiva.

En diciembre de 2014, viajó a La Habana para participar en los diálogos de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP).

En septiembre de 2015, la organización sueca Diakonia le otorgó el premio como Defensora de Derechos Humanos.

En 2016 participó en el paro realizado por la Cumbre Nacional Agraria, Campesina, Étnica y Popular. Posteriormente, en el mes de mayo, viajó a París al Foro sobre minería y buenas prácticas organizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Ese mismo año viajó a Suiza para dialogar sobre los retos y desafíos del proceso de paz, y los derechos de los pueblos étnicos afrocolombianos e indígenas.

Fue galardonada en el 2018 con el Premio Medioambiental Goldman Environmental Prize, que destaca la labor de los líderes medioambientales más influyentes del mundo. A continuación, fue candidata a la Cámara de Representantes, con el aval del «Consejo Comunitario del río Yurumanguí» y el respaldo de Colombia Humana.

Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió
Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió

En junio de 2020 fue seleccionada para el Consejo Nacional de Paz y Convivencia del cual fue presidenta, como instancia para el seguimiento al cumplimiento de los acuerdos de paz.

Fue precandidata a la presidencia en la consulta para elegir al candidato de la coalición Pacto Histórico en representación de su movimiento Soy Porque Somos, con el aval del partido Polo Democrático Alternativo. En la votación obtuvo el segundo puesto con más de 782 000 votos y el 23 de marzo de 2022 fue anunciada como candidata a la vicepresidencia como fórmula de Gustavo Petro para las elecciones presidenciales de 2022, cuando finalmente fueron elegidos.

Su presencia como candidata a la Vicepresidencia de la República, en fórmula con Gustavo Petro fue definitiva debido a que en estas elecciones el voto femenino fue decisivo, y el discurso de ella cautivó a este electorado: “Vamos las mujeres a erradicar el patriarcado de nuestro país, vamos por los derechos de la comunidad diversa LGBTIQ+, vamos por los derechos de nuestra madre tierra, de la casa grande”, decía el domingo 7 de agosto de 2022 poniéndonos a todos y todas a mirarnos al espejo y reflexionar que sí se puede.

“Nosotros no fuimos esclavos, fuimos esclavizados”: Lisifrey Ararat

Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió
  • El cimarrón es la persona que se levanta contra el sistema, el que da su propia vida, el que no se deja esclavizar, así somos en la tierra de Francia Márquez.
  • Resistir no es aguantar, esa frase la hicimos aquí en La Toma.
  • Teníamos que llegar de la resistencia al poder.
  • A Francia siempre la he catalogado como una mujer como cualquiera, porque como cualquiera de las mujeres que hay aquí, la única diferencia que tuvo ella, fue que se atrevió.

“Para nosotros nuestro mayor logro es haber aportado a la libertad de este país en 1810, porque aquí donde estamos, en está en esta vereda, que antiguamente era Gelima, aquí se formó el Ejército Libertador y después contribuimos muchísimo en el desarrollo de la Ley 70. En estas tierras se construyeron los capítulos de dicha legislación, después, todo lo que ha sido el alcance de ganar ante la Corte Constitucional la sentencia T-1045A/10 que reconoce nuestra identidad e integridad étnica, cultural, social y económica de comunidad afrodescendiente, derecho a la consulta previa de comunidades étnicamente minoritarias y la consulta previa de comunidades y grupos étnicos permitiendo el reconocimiento del pueblo negro en territorios ancestrales, entonces, para nosotros lo de Francia, que se logró el 19 de junio de 2022, es otro logro más como muchos que hemos alcanzado en este territorio del norte del Cauca”: Lisifrey Ararat, mayor del Consejo Comunitario La Toma, exconcejal de Suárez, agricultor, minero ancestral y líder social.

¿Desde cuándo conoce usted a Francia Márquez?

“Ah no, yo a Francia la conozco desde el primero de diciembre 1981, porque yo crecí con la familia Mina, a ella la vi nacer, después hacerse niña y acompañarle en todo su proceso formativo, ella fue nuestra elegida, por sus capacidades, templanza; es la persona que nos representa a nivel internacional como a nivel nacional, es nuestra estrategia que planteamos para visibilizar el proceso comunitario de La Toma. A Francia siempre la he catalogado como una mujer como cualquiera, porque como cualquiera una las mujeres que hay aquí, la única diferencia que tuvo ella, fue que se atrevió”.

¿Qué esperanza tiene y las necesidades por cumplir con la ayuda de Francia?

Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió

“Quizás uno no espere mucho porque estamos hablando de una realidad histórica de este país, donde esto no va a cambiar de un día para otro, esto no lo va a cambiar un gobierno, son más de 200 años de gobiernos que han sido neoliberales que nos la han montado a nosotros los pueblos; entonces uno considera que ojalá se pueda terminar un gobierno que deje las bases suficientes para una transformación de cambio, un cambio de actitud del pueblo colombiano, que podamos alcanzar la paz y esta semana lo discutíamos en Santander de Quilichao donde eso se logre, sería una de las cosas más importantesAhora bien, ¿qué alcanzamos con Francia? Uno de los mayores logros es que vale la pena luchar en Colombia y vale la pena ser mujer y afro de la zona rural”.

¿Cuáles fueron las fuerzas políticas que empujaron este cambio?

“Quienes hemos estado en la lucha, veíamos que esto se venía fraguando, lo discutíamos con Francia, es que resistir no es aguantar y que teníamos que llegar desde la resistencia al poder; no son simples frases hechas aquí. Y entonces el estallido social fue fundamental, la pandemia y el momento político, en el momento histórico que cruzaba Colombia, entonces creímos y lo logramos”.

¿Cuál es la historia de la gente afro en el Cauca?

Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió

“Pues nosotros aquí en el norte del Cauca venimos de familias esclavizadas porque nosotros nunca fuimos esclavos, fuimos esclavizados que es muy diferente. El primer barco con mis ancestros llegó en 1523, cuando no había mano de obra y particularmente acá en Gelima en 1536 llegan las primeras familias. Desde allí, la gente decidió una cosa que para nosotros es lo máximo, la gente decidió pelear por sus costumbres y no dejar perder sus apellidos africanos; decidimos el cimarronaje que quiere decir que, esclavizado que traían, esclavizado que se iba volando. Cimarrón es la persona que se levanta frente al sistema, vive su propia vida, no se deja de nadie, es libertad, es revolución”.

Guardia cimarrona

“La Guardia Cimarrona está conformada por hombres y mujeres que han adoptado una situación especial, es nuestra autoprotección. Somos guardianes del territorio, lo vigilamos, lo salvaguardamos, la Constitución nos ha dado ese estatus en el marco de la autonomía del 1745, de la Ley 70, del convenio 169 de la OIT”“Las armas de la guardia cimarrona son: la primera es la palabra, la segunda el bastón y la tercera el machete. El machete es un mecanismo de defensa de autoprotección; descendemos de los que integraron el Ejército Libertador de Los Macheteros del Cauca. Esta arma para nosotros nos da una destreza cultural, de ahí la esgrima”.

El Ejército Nacional no cuida la comunidad, cuida la represa.

“Esto es un tema complejo en el Cauca, por ejemplo en Suárez, en su momento llegó a tener la Tercera División del Ejército Nacional, la Tercera Brigada, etcétera; aquí en el municipio se trató de hacer una consolidación territorial y creo que somos uno de los municipios más violentos, donde hay más asesinatos a líderes, más asesinatos selectivos y aquí al lado tenemos sobre La Toma el Batallón Pichincha con dos bases y no cuidan la población, cuidan la represa, hay presencia militar, pero, no están no están protegiendo la comunidad, están protegiendo otras cosas”.

En el Cauca está el corazón de la lucha.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

“Los asesinatos de los líderes del Cauca para mí tiene una lectura y es que aquí es donde hay más procesos organizativos, aquí es donde está el corazón de la lucha”.

Que nos devuelvan los títulos mineros, esa es la solución.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños
Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió

“Entonces en ese sentido nuestra seguridad no es que el Estado nos dé un carro blindado, dos hombres de protección. Nosotros sabemos que eso no es suficiente, porque suficiente es, cuando el mismo gobierno le devuelva los títulos mineros a la gente; esa sí es la solución, cuando el mismo gobierno sea el que controle los cultivos de uso ilícito, entonces ahí nos quitamos gran parte del problema, pero, mientras que eso no suceda van a seguir matando líderes en el Cauca”.

Nuestra minería es ancestral, es cultural, se transfiere en generaciones.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

“La minería que nosotros hemos planteado es la ancestral, somos mineros ancestrales, recogemos desde el año 1635 la ancestralidad con tres frentes de minas y cada frente tenía 1.000 personas, la parte de aquí al lado donde estamos era la Mina de Gelima; al frente está la Mina Pandiguando y para la parte de atrás subiendo de Suárez, era la Mina de Portugal o Portugalete. La minería dentro de La Toma no es una actividad económica, la minería para nosotros es una actividad cultural que se transfiere. Un verdadero tomeño o tomeña lo primero que le deben poner son cinco décimas de oro en el ombligo, eso hace parte de nuestra espiritualidad y desde allí entonces aprende a compartir los valores, sacando el oro se aprende la lealtad, el respeto, por eso es una actividad cultural, no económica. Nuestros mayores decían que el que quería su mina, su herencia, la riqueza nos la dejaban en los cerros: ese es un legado. Debo decir además que estos territorios donde estamos no fueron regalados, fueron comprados con oro de 16 familias que desde 1851 después de la abolición de la esclavitud hasta 1865 juntaron la plata suficiente para poder comprar las minas. Entonces, gobierno tras gobierno se han equivocado tildándonos de que somos ilegales; eso no es cierto, nosotros compramos estos territorios y ahí están las escrituras”.

El único oro que tengo es el que tengo en el ombligo.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

“De Francia, qué no se inventaron; hasta llegar a decir que yo era el jefe de la mina y que era el que le tenía el oro guardado, yo no tengo más oro que el que tengo en el ombligo. Qué no le inventaron a la muchacha: que el hermano era el jefe de la contratación del Estado, cuando yo, que conozco y que soy el cuñado de Francia, no he visto que hayan contratado una moneda. Francia es una persona hecha a pulso y con hambre, cuando decidimos que nos representara ella tenía un hijo de un año y el otro de 3 años y la muchacha no tenía un peso y aquí juntábamos la plata dejando de comprar una libra arroz para que saliera adelante. Francia Elena, es una mujer igual que cualquier mujer de La Toma, porque aquí ellas son verracas, simplemente ella se atrevió y lo logró”.

Francia fue una igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de nosotros los tomeños.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños
  • En este país no hay élites, las élites, si queremos, podemos ser todos.

Suárez se extiende geográficamente por el norte del Cauca con 389,87 kilómetros cuadrados, de los cuales 386,30 corresponden al área rural y 3,57 a la parte urbana. Tan solo el 1 de diciembre de 1989 cuando Francia Márquez cumplía 8 años de edad, esas vertiginosas montañas custodiadas por el río Cauca y Ovejas, fueron reconocidas como un municipio integrante del departamento. Sin embargo, su historia y la del corregimiento La Toma inició en 1850 para las personas esclavizadas que buscaban establecerse en una libertad partícipe de su cultura africana, de su minería artesanal, de su agricultura y de sus decisiones como comunidad cimarrona.

Esta es la entrevista a un líder, un luchador, Aníbal Vega Lucumí – Representante legal del Consejo Comunitario La Toma:

“Muchos de nuestros ancestros compraron su libertad con oro, conservamos nuestros apellidos de África, aquí están los Lucumí, Ararat, Mina, Congo, Ibarra, entre muchos otros, conservando nuestro legado histórico, el modo de producir en la parte agrícola como minera, la forma de divertirnos, es lo que nos mantiene vivos y han tratado de borrarnos de la historia, no lo permitiremos” explicaba Aníbal Vega. Además afirmó: “la construcción de La Salvajina fue una violación a los derechos humanos”, debido a las múltiples consecuencias ambientales, sociales y económicas que esto implicó. Por una parte, la represa terminó con las fuentes tradicionales de ingreso como la minería, la pesca, la extracción artesanal de materiales de construcción para sus viviendas y la agricultura; por el otro lado, configuró un panorama ambiental que cambió las temperaturas, el ecosistema natural del río y las tipologías agrícolas.https://www.youtube.com/embed/-DWDVrBxrgI

Invisibilización de los negros, una política de Estado

“Siempre nos han tratado que somos minorías étnicas, tanto así que en este territorio para otorgar una licencia ambiental para un título minero nos dijeron que en La Toma no había negros, era una política de Estado invisibilizarnos. Sin embargo, con la llegada de Francia a una esfera tan alta, pensábamos que era un sueño y resulta que es una realidad y máxime como una mujer, madre soltera que todos la conocemos acá, logró terminar su bachillerato y luego la universidad; nos puso a soñar, nos dio ese legado, Francia fue una igualada (en el buen sentido de la palabra) que se creyó el cuento y cumplió el sueño de nosotros los tomeños”.

La Toma - Suárez - Cauca
Panorámica de La Toma.

“Para los que ven esta entrevista el mensaje muy claro, y es que ustedes, como consejos comunitarios, como personas del común, como personas que no alardean de ser doctores, también pueden pisar la Casa de Nariño, en este país no hay élites, las élites, si queremos, podemos ser todos”.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

“La cultura y el arte corre por nuestras venas, son como ese gen que se transmite de generación en generación; hacemos arte desde que estamos en el vientre de nuestras mamás, la cultura es nuestra riqueza, nuestro fortín, la música como lo es la Fuga, el Torbellino y la música urbana que hacen nuestros jóvenes en protesta, en resistencia, a través de la Salsa Choke, el arte de tejer, de cultivar, de trabajar, todo eso sigue siendo parte de nosotros, ese es el polvo con el cual curaron nuestro ombligo”.

Me arrodillé solita en mi ranchito y lloré al saber que ella había quedado elegida con mi voto: Aura María González Lucumí, sabedora, cantadora, artesana y matrona de La Toma.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños
Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió
  • Acá no tenemos agua potable en La Toma y mi sueño es que Francia nos traiga el agua.
  • Yo fui y voté, solita me arrodillé en mi ranchito, lloré y le di gracias a Dios por permitir llegar a Francia a ese cargo.

A sus 78 años, la matrona, sabedora, cantadora y artesana, Aura María González Lucumí tejiendo y cantando Los Alabaos nos recibió en su casa, en lo más alto de La Toma a orilla de la vía principal, ahí con un atuendo que le hacía lucir como una princesa africana, nos contó como dejó a un lado el sueño de estudiar para criar desde temprana edad a sus seis hijos; cuatro mujeres y dos hombres, hace 8 años murió su esposo y ahora es una abuela orgullosa de 11 nietos, pasa sus días la guardiana doña Aura María, transmitiendo de generación en generación las tradiciones musicales afrodescendientes del Cauca a pesar de los desplantes e ilusiones rotas de inversión en cultura que le han hecho los mandatarios “mentirosos” como ella le llama de su natal Suárez.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

“Descubran la majestad, todo el templo se ilumina, / que ya se llegó la hora, que se acercan las madrinas, / nace, nace el rey de los cielos, / nace que ya se acercan las madrinas con todita devoción / porque acaba de nacer el hijo de Nuestro Señor”, este fue uno de los cinco cantos que nos alcanzó a entonar la matrona de La Toma.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

González Lucumí entre las montañas y la cuenca del alto Cauca ha velado por la ancestralidad oral y musical de sus predecesores, lo que le ha hecho merecedora de varios reconocimientos y premios en el Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez.

Siempre le dije que no solamente estudiara para un cargo sino para contribuirle a la misma comunidad: Azael Balanta Marroquín, el maestro de Francia

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

“Recuerdo que, en estas instalaciones de la Institución Educativa Santa Rosa de Lima – Sede Yolombó, en estas aulas aquí, ella pudo cursar sus primeros grados de educación básica primaria y pues fue una niña sinceramente muy aplicada, extrovertida y comprometida con su proceso de educación” son las primeras memorias que le llegan al maestro de la infancia de Francia quien muy orgulloso la describe “No me imaginaba que llegara tan alto, no imaginaba porque sé cómo se ha manejado estos procesos en el país y dentro de los tratos que se le ha dado específicamente a nuestras comunidades afro, pues no pensaba en que Francia Elena mi estudiante llegará tan rápido a ser vicepresidente de la República de Colombia” con lágrimas nos contaba emocionado el profe.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

Y es que después de su juramento ante Dios, al pueblo de cumplir fielmente la Constitución y las leyes de Colombia, también juro ante sus ancestros y ancestras hasta que la dignidad se haga costumbre y desde ese día, marcó en la mente de su profesor Azael y los estudiantes de Yolombó “Muchos de los líderes del Norte del Cauca pudieron estar en esa posesión, era muy simbólico ver como ingresaba la guardia cimarrona, los líderes de esta región a la casa del actual vicepresidenta, ese mensaje de que Sí Se Pudo marcó a mis estudiantes y creo que el futuro para ellos será mejor”.

Francia, el ejemplo de los estudiantes

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

“Francia de niña motivaba a los niños y niñas dentro de las aulas, le gustaba mucho el canto, las obras de teatro, los dramatizados en cuanta actividad había, ella participaba, en grupos de danzas, construíamos los vestuarios necesarios para participar, nos motivaba a todos, es el ejemplo de los estudiantes, porque en estos territorios los muchachos simplemente terminaban la primaria, otros alcanzaban a ir al colegio, no tenían la oportunidad de ir a una universidad, hoy en día pues están despertando esas posibilidades, se están abriendo esas puertas para que nuestra gente se capacite y también puedan ocupar grandes cargos, además mejorar sus condiciones de vida dentro del buen trato, los valores fundamentales dentro del proceso educativo para el crecimiento de la familia”.

Francia, defendió los derechos de las mujeres que trabajaban como empleadas domésticas.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños
Escuela en que se formó Francia en sus primeros años de vida.

“Fue la creadora de una asociación de mujeres porque evidenció una muy mala experiencia en mujeres que se desplazaban desde aquí del territorio a trabajar en las casas de familia en Cali o en otras ciudades y mucha de esas mujeres cuando llegaban a determinada edad nadie las valoraba, se enfermaban y las devolvían para sus casas sin ningún apoyo, otras fallecieron sin recibir ningún soporte de los patrones. Entonces eso hizo que ella constituyera una organización de mujeres para que a través de unas huertas en sus parcelas tuvieran su sustento y hoy es una asociación muy fuerte en la cual se han emprendido también acciones de defensa del medio ambiente, del territorio y de los derechos humanos”.

Minería ancestral con urgencia debe ser declarada patrimonio cultural de la Nación

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

A la vereda Dos Aguas, territorio ubicado en la ribera del río Ovejas y vecinos de Yolombó llegamos por la tercera vía o la carretera baja como le llaman los lugareños y arribamos a una casa muy humilde de bareque, techos de caña brava, tejas de barro que la rodeaban amplios sembradíos de café, plátano, cacao, limón y unos palos de Zapote, ahí nos recibieron Luz Rodallega Carabalí y Leider Ocoró Ambuila, una pareja de mineros ancestrales que en medio de su cotidianidad sacaron de su tiempo para enseñarnos como con sus bateas de madera lavan el oro para ganarse la vida.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

Y es que hay que recordar que hace más de un año, el pasado 12 de mayo de 2021, el Ministerio de Minas y Energía en conjunto con el Grupo de Diálogo sobre Minería en Colombia (GDIAM) y trece organizaciones de mineros artesanales ancestrales y organizaciones étnico-territoriales, de los departamentos de Antioquia, Cauca, Chocó y Caldas, presentaron ante el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, la postulación para que la Minería Artesanal Ancestral (MIAA) de metales preciosos fuese incluida en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de Colombia.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños
Confluencia de los ríos Ovejas y Cauca.

Se anunció con bombos y platillos como notificación por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural la aprobación de la postulación presentada, pero, aún, las comunidades esperan quede en firme dicho reconocimiento.

La minería artesanal, es una práctica no solo económica, sino, cultural que, con equipos manuales sin presencia de máquinas, como es el caso del barequeo, se ha transmitido de generación en generación, de abuelos a padres, y de padres a hijos, de ahí la ancestralidad. El siguiente paso será la elaboración del Plan Especial de Salvaguardia (PES) de la MIAA, el cual debe ser construido y aprobado con las comunidades portadoras de la práctica. El PES es un acuerdo social en el que se definen políticas, programas, proyectos y acciones de diverso tipo, cuyo objetivo es salvaguardar y fortalecer la MIAA como patrimonio cultural de las comunidades, explicaba el Diario La República cuando registró la noticia hace más de un año.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

Con el oro artesanal tratamos de sobrevivir, con la batea y el orito que sacamos llevamos la comidita a la casa.

Sigifredo Márquez Trujillo.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños

A contados kilómetros del mirador de La Toma, nos desplazamos hacia la casa de cuna de la vicepresidenta, por la carretera del medio, una vía angosta que demuestra el abandono de los gobiernos pasados, las familias de cada casa nos indicaban lo mismo, nuestros problemas son, la falta de un acueducto que nos traiga buena agua y la nula inversión en vías, en Francia tenemos las esperanzas puestas. Y así lo padecimos, creíamos íbamos a quedarnos varados en pleno camino por las condiciones lamentables de sus caminos.

Francia Márquez la igualada que se creyó el cuento y cumplió el sueño de los tomeños
Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió

Al fin llegamos a la casa para conocer donde fue que vivió Francia Márquez, llevándonos tremenda sorpresa, su padre, don Sigifredo Márquez Trujillo, miembro de una familia de 11 hermanos, nació un 13 de septiembre, hoy tiene 63 años, con pica y pala en mano lo sorprendimos arreglando los cercos de su propiedad, al preguntarle si nos concedía una entrevista, en medio de su humildad, nervioso, bañado en sudor y con el abrasante sol del verano de este agosto, lo dudó y al fin accedió.

Francia Márquez, “la igualada” que se creyó el cuento y cumplió

“Mi hija es una mujer de un carácter bastante fuerte, hasta aquí en la casa a todos nos pone en cintura, ella, prácticamente estuvo conmigo hasta los 12 años, de ahí la mamá cogió su independencia y yo cogí también la mía. Para mi Francia Elena es mi orgullo, sin embargo, no deja de preocuparme su seguridad y la de la familia, pero yo sigo trabajando, ganándome el sustento y lo que pido es que la gente se una, se tomen de las manos y la apoyen, sus intenciones son buenas, es una mujer muy buena, ama su tierra y a Colombia”.

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?