ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 19 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

Fracaso del modelo educativo

El lunes 9 septiembre, 2019 a las 10:20 am
Fracaso del  modelo educativo
 fracaso del  modelo educativo

Fracaso del modelo educativo

El Cauca se disputa los primeros lugares en estancamiento económico, crece anualmente el 1.7%, muy por debajo del crecimiento nacional que es del 3.2%, rango que además no es real, pues gran parte los indicadores  corresponden a empresas ligadas económicamente al Valle del Cauca. 

Crecemos poco por no estar preparados para afrontar la economía del conocimiento, donde el trabajo intelectual vale más que el trabajo  físico y las materias primas valen cada vez menos, lo importante es el valor agregado, como lo entendieron países que superaron la pobreza con el desarrollo del conocimiento y la tecnología: Japón, China, Taiwán, India y Singapur

En Colombia, Antioquia, el Valle del Cauca y Atlántico, implementaron el modelo asiáticos que forjó una meritocracia educativa, para dar valor significativo a la enseñanza por competencias, desarrollando talentos y multiplicando genios que estudian cada vez más y mejor.

Mientras los antioqueños guiados por el pragmatismo se obsesionan por el futuro, reinventando su idiosincrasia ‘paisa’; los caucanos guiados por ideologías que promueven la lucha de clases, las diferencias étnicas y territoriales, obsesionados por epopeyas gloriosas, ejemplo de ello es, mientras ‘los paisas’ destacan sus avances en calidad de vida, desarrollo urbano, salud, empleo, competitividad, infraestructura: túneles, avenidas, aeropuertos, teleféricos, líneas de metro. Nosotros tenemos como alternativa de desarrollo explotar turísticamente el pasado: museos, semana santa, casonas blancas, iglesias y glorias pretéritas. Mientras payaneses y caucano añoramos nuestro pasado glorioso, los paisas hacen historia y aplauden a sus jóvenes innovadores, emprendedores y creativos. 

No ha sido posible liberarnos de modelos arcaicos que castran la imaginación e imponen dogmas y saberes, sin motivación, ni ganas de aprender, en la escuela burguesa eso no importa, el objetivo es aprobar, pasar el trámite, alcanzar la nota o el título académico. Una formación conductista, sustentada en la obediencia que trae de la mano la técnica de la memorización y repetición de la información sin derecho a explorar, a experimentar y a inventar, bajo la perversa máxima: ‘la letra con sangre entra’, eso funcionó cuando el mundo era jerarquizado, donde los adultos de la modernidad, nos ufanamos de tener por sicólogos lo reglazos, tirones de oreja, las arremetidas didácticas con correa y chancleta, eso estaba bien en un modelo de resignación e idealización para formar soldados, sicarios o milicianos, así no funciona en la democracia liberal que pretende educar individuos forjadores de paz, talentosos, libre pensadores, científicos y demócratas. 

¿Cómo puede educarse a un niño o adolescentes levantado desde las cinco de la mañana, recorriendo grandes jornadas para llegar a la escuela? Eso es inhumano y criminal. O mucho peor, ¿cómo podemos permitir que nuestros hijos sean hacinados en megacolegio de más de dos mil estudiantes, enclaustrados ocho horas?, esto es una locura total, pues produce desadaptación, deserción y violencia. 

El Proyecto Educativo Institucional (PEI) de un colegio, debe generar escenarios de aprendizaje que favorezcan el desarrollo de potencialidades, con un máximo 15 estudiantes seleccionados con criterios de identidad curricular, pues no todos pueden y necesitan aprender lo mismo, las escuelas deben saber qué niño tienen e individualizarlo, como lo exige la democracia humanística para ayudarlo a descubrir sus potencialidades y talentos. En la escuela primaria además de enseñar a leer, escribir, sumar, restar y multiplicar hay que instruir en urbanidad, principios y valores para desarrollar habilidades comportamentales, conductuales y comunicativas.  

El Cauca necesita entidades educativas donde se disfrute de la escuela, del conocimiento, la cultura, la lúdica y el deporte, pero principalmente donde se logre identidad de oficio, sin que los bachilleres tengan que ocuparse en pensar qué hacer después de salir, por no saber ni dónde están parados.

Para leer más columnas de opinión del autor aquí.

También te puede interesar
Deja Una Respuesta

Un comentario en "Fracaso del modelo educativo"

  1. Los chinos salieron del atraso, cuando los mejores bachilleres fueron enviados a las más prestigiosas universidades de los Estados Unidos, para su capacitación.
    Bogotá saca los mejores bachilleres del país, porque tiene colegios de Francia, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, etc.
    El Cauca se pondrá en el primer puesto cuando reconozca que la diversidad es su mayor riqueza, siempre y cuando acepte que aquí no hay indios, eso era lo que decía Colón, hoy se sabe que pertenecen a la familia AMARILLA donde existen excelentes modelos, acordes con su genética reservada, los Negros están en mora de saber su extraordinario aporte en todos los ordenes. Sólo con competencias dignas del tiempo presente, este bello Cauca saldrá del estado deprimente actual.

Comentarios Cerrados.