Jueves, 2 de febrero de 2023. Última actualización: Hoy

Formación de administradores públicos en el Cauca en tiempos del COVID-19

El miércoles 8 julio, 2020 a las 1:56 pm
formación de administradores públicos en el Cauca en tiempos del COVID-19

A propósito de la formación de administradores públicos en el Cauca en tiempos del COVID-19

formación de administradores públicos en el Cauca en tiempos del COVID-19

Colombia es un país con grandes diferencias en términos de niveles de ingresos, productividad, acceso a bienes y servicios públicos, dotación de recursos naturales, etc., en donde se pueden identificar grandes brechas socioeconómicas y territoriales. A partir del 24 de marzo de 2020, cambiaron notablemente las prácticas cotidianas con el confinamiento y las brechas se hicieron más evidentes.

En las siguientes líneas, me referiré de manera a la brecha educativa y específicamente, al proceso de formación en la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP) Territorial Cauca y a los retos y perspectivas que tienen que afrontarse.

La ESAP forma administradores públicos en modalidad a distancia. En el Cauca se orientan tutorías en semana, en jornadas de lunes a jueves en el horario de 6:00 p.m. a 10:00 p.m., en el Centro de Estudios en Administración Pública (CETAP) Popayán, y el fin de semana, los viernes de 4:00 a 10:00 p.m. y sábados de 7:00 a.m. a 12:00 m y de 1:00 a 6:00 p.m., en los diferentes CETAPS: Popayán, Patía (El Bordo), Rosas, Caldono, Santander de Quilichao y Miranda. El semestre se divide en dos cortes, el primero (febrero y marzo) y el segundo (abril y mayo) y se abordan en promedio tres cursos por corte.

En el Cauca, actualmente hay 676 estudiantes en formación, los cuales se distribuyen el 46% en Popayán, el 16% en El Bordo, el 14% en Miranda, el 9% en Caldono, el 8% en Rosas y el 4% en Santander de Quilichao. A su vez, el 54% de los estudiantes residen en cabeceras de los municipios en los que se encuentra el CETAP, el 17% en zona rural de este municipio , el 17% en la cabecera y el 12% en zona rural de otros municipios.

La formación mediante el modelo de educación a distancia se realiza con tutorías; es decir, espacios en los que el docente se encarga de resolver dudas a los estudiantes. Pese a ello, la experiencia nacional y territorial, muestra el predominio de clases magistrales. Esta anotación es importante realizarla, toda vez que, en adelante se podrá ver cómo quizá la ausencia de la implementación del modelo educativo, ha tenido mayor incidencia sobre los procesos de formación durante la pandemia.

Con el cambio de presencialidad a versión remota mediada por Microsoft TEAMS, los reportes de la Territorial, muestran que el 100% de los tutores se capacitó; sin embargo, tan solo el 11,3% de los estudiantes lo pudo hacer, producto de las brechas socioeconómicas y territoriales presentes en nuestro departamento, que se vieron traducidas en problemas de tipo logístico y académico.

Los problemas logísticos de los estudiantes obedecieron a la no disponibilidad de los medios para recibir las tutorías, deficientes servicios de internet y ausencia de redes de comunicación, zonas en las que la energía se va desde las 5:00 p.m. y regresa al siguiente día. Pese al acuerdo de paz, aún hay gran presencia de grupos al margen de la ley, así como, el cierre de vías por parte de las autoridades municipales, por motivos de la pandemia, lo que restringió la movilidad para llegar a lugares con conectividad.

En lo concerniente a los problemas académicos, la migración de la presencialidad a la modalidad remota, la saturación por cantidad de trabajos y situaciones en las que se solicitaron trabajos que no se corresponden con los cursos, e incluso, la obligatoriedad de trabajo de campo para la elaboración de los mismos, pese a la pandemia.

Hay opiniones divididas frente al desarrollo de las tutorías, donde se destacan docentes que distribuyeron el tiempo realizando una presentación, solicitar la realización de ejercicios y diversas actividades y posteriormente cerrar la tutoría con conclusiones y recomendaciones. A su vez, casos en donde hay demasiada improvisación, los temas no se desarrollaron completamente, el tutor ingresaba dos y tres horas tarde y al final corría dejando la sesión inconclusa e incluso, quienes nunca aparecieron en las tutorías.

En cuanto al acompañamiento hay quienes afirman que los tutores no respondieron el celular, el correo, los mensajes en la aplicación y argumentaron tener múltiples ocupaciones, así como, quienes realizaron acompañamiento oportuno o se han tomado a la tarea de planear de manera detallada su curso, en procura de que en el espacio de la tutoría se resuelvan las dudas para evitar atención a estudiantes entre semana.

Sobre las evaluaciones se encontraron tipo test y evaluaciones analíticas. Entre los principales problemas señalados, el relacionado con las matemáticas, puesto que hubo casos en los que se suprimieron los parciales y se dejaron talleres y trabajos en consideración con la situación actual; no obstante, se realizaron pruebas a través de whatsApp con duración entre 3 y 5 minutos y argumentos de que no hay otra forma de evaluar.

En relación a la flexibilidad en la presentación de exposiciones, trabajos y demás ejercicios en línea, hubo comprensión en los problemas de conectividad, pero también quienes afirmaron posiciones rígidas por parte de tutores, al no hacerse responsables ante alguna falla en la conectividad.

Por parte de los docentes, los problemas logísticos tuvieron que ver con la conectividad de los estudiantes, teniendo en cuenta las diferentes localizaciones. Pues los tutores colocaron al servicio de la institución diversas herramientas tecnológicas propias y de instituciones en las que laboran, para mantener actividades en línea que permitieron continuidad en el proceso de formación.

Hay quienes manifiestan que a los estudiantes se les debe pedir examen médico para iniciar el semestre, ante casos de estudiantes con incapacidades y pretensiones de no realización de pruebas, llevando a confrontaciones con el tutor y la administración territorial.

Frente a la participación de los estudiantes a través de TEAMS, se argumenta que si antes no participaban en la tutoría menos aún a través de la aplicación; a su vez, quienes destacan mayor participación frente a la tutoría presencial.

Se identificaron situaciones de plagio lo que llevó a anulación de trabajos y parciales, así como, notables diferencias en lectura, escritura, comprensión lectora y argumentación, en contraste entre la presentación y el documento soporte.

Los tutores que habitualmente han manifestado a la institución la importancia de los recursos tecnológicos dentro del proceso de formación, ante un visión reducida a que solo se requieren para clases de informática y sistemas, lo que lleva a la no preocupación por la cantidad de equipos y el estado de los mismos. Pues se debe reconocer que sin estos no se había podido terminar el semestre.

Los que no han utilizado de manera frecuente plataformas o mediaciones virtuales se encuentran contentos con la aplicación TEAMS, pero quienes tienen experiencia en el uso de estas tecnologías, el cambio solo fue de una plataforma, puesto que sus cursos ya se venían desarrollando a través de estos medios, señalando la no versatilidad y limitaciones de esta, lo que lleva a un trabajo remoto y no virtual.

Es reiterativo por parte de tutores y estudiantes, la necesidad de la presencialidad, porque se puede interactuar más y la explicación queda más clara, situación que contrasta con el modelo pedagógico.

Es necesario decir que, para la ESAP el COVID-19 se convirtió en una oportunidad, puesto si el modelo pedagógico no se ha venido aplicando tal como lo plantea la institución, es necesario dar un giro hacia este. Dado que en poco tiempo fue necesario impartir y recibir tutorías no presenciales y adaptarse a los medios tecnológicos, lo que lleva a reconocer el invaluable esfuerzo de la comunidad académica para adaptarse y culminar el semestre.

Quienes han venido incorporando las NTICS en el proceso de formación, la pandemia les dio la razón. En la parte académica, ha dado la oportunidad de ver otras alternativas permitiendo innovar y pensar de manera diferente los roles de tutor y estudiante y, considerar que en los nuevos modelos de enseñanza-aprendizaje, las tecnologías no van a tener un papel complementario sino determinante.

Hay medidas que es necesario incorporar, toda vez que, desde la dirección territorial se deben dar directrices claras y concretas donde se establezca flexibilización en la asistencia a las tutorías, entrega de trabajos y presentación de pruebas por otros medios virtuales. Estas estrategias que deben ser socializadas y, a través, de espacios de dialogo sea posible compartir experiencias significativas sobre lo que los tutores y estudiantes hicieron y se puedan adaptar y replicar. Existe una caracterización sobre las condiciones de conectividad de los estudiantes, lo que requiere de apoyo con los medios tecnológicos que dispone la institución, para que puedan contar con las herramientas para desarrollar su proceso de formación y fundamental, revisar la situación de deserción y riesgo de deserción, en procura de prevenir y contener el retiro masivo de estudiantes, lo que llevaría a la perpetuación en el círculo vicioso de la pobreza.

***************

Otros artículos de este autor aquí:

formación de administradores públicos en el Cauca en tiempos del COVID-19
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?