Viernes, 22 de enero de 2021. Última actualización: Hoy

FLORES EN EL DESIERTO DE ATACAMA

El lunes 28 agosto, 2017 a las 8:26 pm

Atacama: Desierto florido

La Naturaleza tiene sus secretos bajo tierra y ahora en lo que era desierto, -pese a la saña humana contra ella-, se ha convertido en una superficie sobrecargada de flores lilas. El Desierto de Atacama en Chile hoy luce como un mar violáceo sobre un suelo que verdeó y dio a luz esta floración como una madre anciana.

¿Acaso le sembraron pastillas venéreas o le regaron agua bendita o le rezaron los indígenas de la Araucanía? No. La misma Naturaleza en su sabiduría callada premió a este Desierto seco por milenios mientras el mundo deplora la sequedad del Planeta. Ha habido una reacción inusitada. Lo que nunca había sido posible, unas fuertes lluvias le han resucitado una vida que estaba escondida bajo su arena e inclemente ausencia de vida vegetal.

Los ojos de Chile se desorbitaron al despertar en la mañana y ver que sus seculares extensiones de arena y vaho de fuego se han convertido a los ojos de Chile y del mundo en este espectáculo sin aparente razón o sin que obrara de intento el artificio humano.

Así parece ser la Naturaleza. No es vengativa ni permanece muda cuando su entorno cambia. Generosa responde brotando flores y poniendo color en la aridez. Viene a compensar la ausencia del verde en pampas cercanas y a ofrecer frescura en donde toda la vida hasta ahora habitaba la soledad y un calor de infierno entre un pedrusco hirviente.

¿Quién no se conmueve, quién no desea ir a presenciar tal maravilla de Natura? Si hubo conmoción por querer avistar el fenómeno en el firmamento del eclipse, no será menos la gana de observar este milagro del tamaño de un lago o un extenso mar de color violeta?

Atacama ya no es del todo un desierto. El fenómeno es patente y habla sin temor a convertirse en una evaporación o falso oasis. Las flores de color intenso están ahí sonriendo con la lengua lila en el lomo de lo que hasta ahora fue hirsuta arenilla que volaba por los aires. ¿Hasta cuándo durará el fenómeno y el encanto? ¿Por donde habrá entrado el color violeta hasta las entrañas del desierto y las han convertido en pampa para que las abejas vengan a libar la ambrosía de estas mínimas florecillas?

Ahh, sorpresa tan ostensible y grata. ¿Por qué la garganta grita, porqué los ojos saltan de alegría, por qué los brazos se alzan y no pueden disimular la incredulidad? Como si una gran gigante mole hubiese parido cuando nadie hubiera sospechado tal alumbramiento violáceo y fragante en una cama reseca y con unas venas atascadas de arena y granito.

La Naturaleza no se está vengando, no castiga a quien la hiere y le ha quitado la humedad al desierto de Atacama. Del vientre sagrado de esta gigante dama ha brotado vida, han salido flores y se ha vestido de lila. Habrá que libar un vino y habrá que bailar sin rozar sus débiles corolas y tallos.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?