Miércoles, 22 de enero de 2020. Última actualización: Hoy

Fin del fique

El sábado 30 noviembre, 2019 a las 11:31 am
Fin del fique
Fin del fique

El fin del fique o los aprietos de empaques del Cauca

Como muchas expectativas en el Cauca, la producción de empaques a partir de la fibra de fique de manera específica para exportar café y para otros productos agrícolas, dadas sus características, dio paso a la constitución de la empresa mixta Empaques del Cauca S.A. en el año de 1965.

Sus socios iniciales fueron la Federacion de Cafeteros, la Corporacion Financiera del Valle y Agrícola de Seguros, esta conformación se modificó por la parálisis que produjo la entrada al mercado de los empaques de polipropileno, ante lo cual, el Gobierno Departamental de la época en convenio con los trabajadores asumieron la participación accionaria de la empresa y la Federación de Cafeteros, que permaneció con su participación, en el año de 1997.

Como estrategia, muchos años después se agregó la máquina para producir sacos de plástico, a fin de hacerla competitiva, se trataba de salvar uno de los pocos procesos de transformación de mucho significado a la economía de la ciudad.

En el Cauca, están asentadas 7.000 familias campesinas e indígenas que producen en promedio 1.2 toneladas de fibra por hectárea, de donde derivan su sustento con precios de $2.400.000 por unidad de producción, deduciéndose la escasa rentabilidad, pero que acompaña al pancoger, para sobrevivir.

En total en el departamento se producen, cerca de 12.600 toneladas de fibra de fique por año; la empresa Empaques del Cauca consume 300 toneladas por mes, para un total anual de 3.600; el excedente lo compran Empaques de Medellín y Coohilados del Fonce, de la ciudad de San GIL.

Estas cifras permiten deducir, el inmenso significado social de la empresa, por cuanto su consumo dado la posición geográfica, se convierte en regulador del “Precio Justo” para el cultivador, las estadísticas muestran como cuando la fábrica del Cauca, no compra, el precio baja, afectando los fiqueros de la región.

Por el impacto social de la empresa en la población rural (7.000 familias) y el significativo número de puestos de trabajo urbanos (240 empleos directos),   esta emblemática empresa de los caucanos siempre ha sido tema de atención, en medio de los fantasmas que siempre la han rondado.

Económicamente el sector fiquero le aporta a la región en promedio $37.600 millones de pesos anuales por el cultivo, transformación y comercialización de la cabuya.

En el momento a la difícil situación por la que atraviesa el Cauca y aun teniendo en cuenta que la administración departamental que preside Óscar Rodrigo Campo Hurtado, invirtió significativos recursos para la siembra de 600 nuevas hectáreas de fique, para que Empaques del Cauca, no tuviera escases de materia prima,  es una empresa con muchas dificultades, que obligan un tratamiento de cuidados intensivos.

A esta situación de crisis se llegó por cuanto a la variación  accionaria que ha modificado sustancialmente la participación porcentual de los socios, los trabajadores pasaron de ser mayoristas a minoristas, ha seguido una serie de medidas de dirección y administrativas que al generar iliquidez, no permiten la adquisición de materias primas en cantidades adecuadas para los procedimientos de transformación.

Sería recomendable, las entidades del sector público, con la Gobernación del Cauca a la cabeza y la Federación de Cafeteros, Cedelca y la Licorera, propiciaran una audiencia de información para que los ciudadanos interesados puedan conocer la realidad del sector fiquero y las causas que suben y bajan el valor de las acciones.

Más grave aún, cuando es conocido que la valorización del lote y las instalaciones de la empresa han tomado valores que pueden ser muy atractivos y que por esa misma razón, pueden quedar en riesgo los fiqueros del Cauca, toda vez que puede ser más interesante el lote de la fábrica que las maquinas tejedoras.

Expertos en el tema recomiendan pensar en modelos que permitan convertir a los fiqueros en accionistas para recapitalizar la empresa o los municipios con cultivos de cabuya, se tiene la total confianza en que el gobernador del Cauca sabrá atender a tiempo esta situación con diligencia prudente, no se puede correr el riesgo de que estos trabajadores caucanos terminen unos en la calle y los agricultores, con la única alternativa de los cultivos ilícitos.

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

Clic
También te puede interesar
Deja Una Respuesta