ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 28 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

EL FAVOR DE LA LLUVIA Y EL AGUA

El lunes 28 noviembre, 2016 a las 9:02 am
Bulevar

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy / Loco-mbiano

agua

https://2012profeciasmayasfindelmundo.files.wordpress.com/2014/03/agua-649.jpg

La lluvia no es un accidente atmosférico, como alguna vez lo encontré en un texto atrevido. Es un don de un dios o una diosa que lo sacaron de su cofre de regalos para los seres humanos. Es como si en un descuido hubieran dejado abierta la compuerta de su alberca soberana en el Olimpo y les hubieran prometido a los humanos calmar su sed, aliviar los calores y acompañar a mares, ríos y selvas a renovar el vigor de sus humedades.

La lluvia es una miríada de puntitos de agua que caen desde las nubes cuando se besan. La preceden truenos, rayos para avisar que están contentas y que deben cuidarla.

Qué bello espectáculo es ver bajar del cielo la lluvia. Se sienta uno al pie de la ventana y abre sus ojos para contemplar cómo se desgrana el cielo en gotitas. Para ver este prodigio no hay que pagar boleta ni hay necesidad de llamar a los bomberos para que socorran con tanque y balde al universo. La lluvia es un hada generosa sin cara y sin varita mágica. Tiene un cuerpo acuoso y llega vestida de líneas blancas. No tiene gerente ni vive en una empresa que cobra por mensualidades.

El agua nació un día cuando el primer árbol del universo bostezó y su halo frío subió y formó una nubecilla. Todos los árboles lo imitaron así crecieron las nubes y formaron una cantera de agua. Cuando están llenos sus tanques los dejan desocupar aquí, allá, en Oriente y Occidente y a veces cae en copos de nieve, según por donde pase.

Qué ingenuo es pensar así, aunque no sea la pura verdad. Es apenas una metáfora para agradecer a la Naturaleza y para hacer pensar a quien lea.

El agua no es un instrumento de lucro ni se encuentra como el oro. Al agua la encontramos por donde miremos. La lluvia es su imagen más hermosa. Pero ese montón de gotas, esa laguna, ese lago que vemos es fruto de la unión de manantiales pequeños, de la humedad en las cañadas, de la humedad de la tierra que alimenta a los ríos. Los ríos y los árboles son los padres de la lluvia y del agua. De allí se evaporan y suben a montarse en las nubes.

Qué bueno que así pensáramos y quisiéramos más el agua. Agua en la mar, en los ríos, en las quebradas en las cascadas que bajan de las peñas, en la yerba, en las flores, en los humedales y los ojos de agua. Agua en nuestro cuerpo y en los ojos verdes de la mujer amada.

¿Cuándo el hombre de negocios no verá el oro en la corriente de agua? ¿Cuándo el concesionario no maltratará a la inocente agua con el fracking, las orugas y los buldósseres? ¿Cuándo los banqueros no buscarán el oro envenenando sus fuentes con mercurio y cianuro?

¿Cuándo nuestros gobernantes entenderán que el agua no cae de arriba sino que nace de la tierra? ¿Que Colombia era el país con más fuerte hidrografía en el mundo y hoy se están secando los ríos? Si no la cuidamos hoy, mañana no la conseguiremos rezando.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?