ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 14 de diciembre de 2018. Última actualización: Hoy

FARÁNDULA NO ES SINÓNIMO DE ARTE

El lunes 13 junio, 2016 a las 10:03 am
Bulevar

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy / Loco-mbiano

Máquina de coser

De la serie Espacios para coser, en bronce. Tomado del libro: Filomeno Hernández

En el final de los noticieros de TV suele haber un espacio corto destinado para hablar de cultura. Generalmente se disfraza para dar notículas sobre la vida y andanzas de divas y artistas que trabajan en cine o TV. Cosa muy distinta de lo que se imagina el público que espera información sobre cine, teatro, poesía, publicaciones de libros y revistas de ciencia, tecnología o arte.

La palabra farándula significa exactamente palabrería barata para distraer, discurso enrevesado para hacer reír o burlarse, como los que hacían Cantinflas y sus contemporáneos, Tin Tán y en Colombia, Montecristo, para hacer pasar un rato con sus personajes. También se emplea esa palabra para describir la actividad fuera de cámaras y chismes de actrices, actores de películas y de radio y televisión.

Se ha extendido el significado para sacar en público las zafadas, metidas de pata y actividades sociales de los políticos y otros personajes del gobierno que se hacen famosos por sus extravagancias y salidas de tono en sus actos públicos y privados. Se llama también ese espacio de entretenimiento fatuo. No enriquece nuestro panorama cultural, ni mucho menos, sino que lo banaliza y desnaturaliza y llena de hojarasca el tiempo de los usuarios.

Ese espacio de los noticieros debiera cambiar de nombre para no dar lugar a confusión a interesados que van pasando páginas de revistas o noticieros en busca de algún programa diario o semanal de cultura o arte que llene sus expectativas.

Nuestro periodismo podría prestar un gran servicio a la Cultura con mayúscula. Dedicar estos espacios a la difusión de la actividad artística y presentación de personajes y obras que tienen valor internacional, nacional o local. Hay pintores de talla internacional con sus talleres y obras, como los huilenses Filomeno Hernández*, de Suaza y Emiro Garzón Correa, nacido en Belén de los Andaquíes, Caquetá, radicado en el caserío de La Jagua, Municipio de Garzón* y muchos otros. Hay jóvenes y artistas consagrados, músicos, poetas, novelistas, que han traspasado las fronteras del continente y su vida en la propia patria es casi desconocida.

Esta es la información de cultura que debiera nutrir nuestros atorrantes programas de farándula y entretenimiento en radio, TV y pantallas de cinemas. En las Facultades de periodismo se está perdiendo la oportunidad de formar e incentivar profesionales que salgan a los escenarios de ciudades y pueblos a recopilar el enorme caudal de insumos culturales.

En todos estos lugares encontrarán festivales, fiestas patronales, artistas anónimos que trabajan la tagua, la madera, los tejidos o la culinaria vernácula, esculpen, pintan, restauran o diseñan monumentos como el maestro Emiro en La Jagua, pueblo de brujas del Huila, coronado por las aguas del Río Suaza.  

* http://www.museoarteeroticoamericano.org/hernandezfilomeno.html

* http://www.artelista.com/autor/5160090768382473-escultorcolombiano.html

* https://youtu.be/ek8gVJWufrQ