Viernes, 27 de enero de 2023. Última actualización: Hoy

Familia y cultura en Colombia

El miércoles 4 enero, 2023 a las 11:08 am
Familia y cultura en Colombia

Familia y cultura en Colombia.

Complejos culturales.

Donaldo Mendoza

El propósito de la obra, según criterio de su autora, es mostrar la complejidad cultural de Colombia, mediante la descripción de aspectos relevantes de la tipología (estructura) familiar. Son objetos de análisis el proceso histórico, el hábitat, instituciones…, a la luz de las características inherentes a cada complejo. En efecto, cuatro son los «complejos» delimitados.

1. Complejo cultural andino o americano. El departamento del Cauca, hacia el centro y el oriente hace parte del nudo montañoso andino. Y sobre la extensión de ese territorio, un denominador étnico: la ascendencia indígena, con el aporte menor de sangre hispana. El encuentro de esos entronques étnicos hizo que el interés del estudio de la profesora Gutiérrez se hubiese enfocado hacia la institución religiosa, en dos frentes:

a) Destaca la escritora que la proyección religiosa fue una forma eficaz de aculturación. Consistía en sustituir deidades, ritos, fiestas, etc. por nomenclaturas análogas, sin perjuicio aparente para los indígenas, dado que lo básico del fenómeno religioso (creer) quedaba ‘intacto’. Algunos ejemplos: un rito nativo de la cosecha fue sustituido por la fiesta católica de San Isidro Labrador. Para calmar la furia atmosférica (ira de dioses ofendidos) está la Cruz de Mayo. Para relevar el culto a los “espíritus bienhechores de los antepasados”, tan significativo en el ritual indio, la merced pasó a las Ánimas Benditas…

b) En la nueva sociedad, asimilada como única opción por los vencidos, el uso y la costumbre de formar unión mediante el «amaño» (forma de organizarse en pareja, de tiempo transitorio o duradero) fue declarada ilegítima. La única forma legal, legitimada por la Iglesia y la autoridad civil, en adelante será el matrimonio católico, y el tipo de familia derivada de él: patriarcal, que sitúa al padre a la cabeza de las responsabilidades y de los derechos. La mujer responderá por los deberes domésticos, crianza y educación de los hijos.

2. Complejo cultural santandereano o neo-hispánico. En tanto oriunda de este territorio, la profesora Virginia deja inferir en la obra que conoce a fondo los patrones culturales dominantes. De los estudiados, es este complejo en donde el fenómeno machista-patriarcal tiene su incidencia más impulsiva y pendenciera. La subordinación de la esposa es de tal calado, que ella lo vive como una condición que le viene desde la creación de la humanidad. Transcribo el siguiente fragmento: «Popularmente se piensa que la madre no es tan importante en la tarea de engendrar a un hijo: el hombre da de sí, la madre nada aporta, solo recibe. La única función de la progenitora es aposentar el embrión, tenerlo en sí, guardarlo, servir de recipiente para que la semilla masculina, y solo esta semilla, con toda la fuerza y el peso de su herencia, pueda desarrollarse y llegar a la vida. La mujer en la génesis no es acción; es apenas instrumento, medio ambiente germinal».

3. Complejo cultural negroide o litoral fluvio minero. Este complejo tiene como su más robusto denominador étnico el africano. La presencia indígena, una pequeña minoría blanca y migrantes del Medio Oriente complementan un mestizaje de vitalidad desmesurada. La profesora Gutiérrez lo trabajó bastante con testimonios, conversaciones y observación directa. En Ayapel (Córdoba), en 1920, la Madre Laura hacía trabajo misionero. Un testimonio de ella ilustra una idea central del estudio: “…esta área ofrece el más bajo índice de recepción del matrimonio católico (…) acompañado de la predominancia de las estructuras de facto”. A la Madre Laura le decían: «Aquí no se casan … pues se juntan como quieren … existían matrimonios antiguos… que las esposas castigaban los maridos yéndose con otro por un tiempo».

4. Complejo cultural antioqueño o de la montaña. En esta comarca la religión ha sido fuerza inspiradora, que estimula y sirve de acicate y esperanza; es indicador de identidad en la zona de mayor crecimiento económico del país. Aquí, en la Montaña, los reinos de este mundo y el otro no riñen, se complementan. Las obras pías (humanitarias) propician la entrada en el Reino de Dios, y pueden favorecer también la felicidad terrena, símil de la riqueza. Hay un fenómeno cultural, muy peculiar, que diferencia a Antioquia y la Montaña del resto del país: es la región que aporta el mayor número de sacerdotes y monjas a la Iglesia católica; pero también ocupa el primer lugar en casas de lenocinio; porque las prostitutas («Imágenes culturales femeninas: La solterona [o “Biata”], La religiosa, La prostituta, pp. 427 a 444») son garantes de que los matrimonios no se disuelvan.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?