ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 8 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

ÉXODO A LA COLOMBIANA

El sábado 4 febrero, 2017 a las 1:27 pm

Tal y como hubiesen sido unas escenas bíblicas de los tiempos de Moisés, como el liberador de los israelitas esclavizados por el Faraón en Egipto durante muchos años, esas mismas escenas se están repitiendo afortunadamente a la colombiana, desde el fin del pasado mes de enero del presente año, cuando cerca de 5.500 guerrilleros de las FARC están cumpliendo su palabra para desmovilizarse pacíficamente, desde varias regiones del país, donde habitualmente tenían sus centros de operaciones y zonas de influencia, en el lapso de los últimos 50 años, hacia 26 sitios de desarme, conformados algunos por zonas de transición y normalización que contienen varios campamentos y otros por puntos de transición, que son de menor tamaño que una zona veredal y tienen un solo campamento. Esas zonas de concentración están en 14 departamentos y 25 municipios.

Esa gigantesca movilización de 5.500 compatriotas, así los podemos llamar desde ahora en aras de la paz, se convierte en la mejor noticia para comenzar bien este año. Verlos a ellos y ellas utilizando todos los medios posibles de transporte para llegar a las zonas veredales escogidas, dentro de una impresionante logística oficial y de la ONU, es de verdad muy reconfortante y nos llena el alma de una alegría inigualable y de un alborozo sinigual. Dentro de ese cúmulo de imágenes observadas a través de la prensa y de la televisión, quiero destacar algunas: una chalupa o embarcación de río, repleta de guerrilleros del bloque sur, surcando un río caudaloso, publicada en El Tiempo del lunes 30 de enero/17, las despedidas entusiastas de los campesinos y habitantes hacia los guerrilleros, habitantes despidiéndolos con banderitas de la paz y uno de ellos le coloca una banderita a la boca del fusil, el video mostrado por PROCLAMA, de los guerrilleros bien formaditos saludando a un soldado, en fin, cientos y cientos de imágenes que se convierten en la memoria viva de un éxodo o diáspora increíble pero cierta de un sueño llamado paz, que será feliz realidad en 5 meses.

Retomando el contexto bíblico citado al principio de esta columna, permítanme amables lectores, hacer unas comparaciones no odiosas sino excelentes, entre el éxodo o salida de los israelitas y el caso colombiano, tan ejemplar para el mundo: Moisés el liberador israelita, es como si fuese nuestro Presidente abanderado de la paz, Santos; los israelitas, prisioneros en Egipto, son como nuestros guerrilleros, obligados a ese estilo de vida por culpa de unos gobernantes que no los entendieron desde un principio, hace 52 años; la Tierra Prometida, hacia donde fueron los israelitas, es la nueva Colombia, con mejores oportunidades para ellos y para todos; el Mar Rojo, que parecía un obstáculo infranqueable, son las dificultades del proceso de paz; el Faraón, el gobernante egipcio reacio a darles su libertad, en Colombia tiene su nombre propio, el ex presidente Álvaro Uribe, terco y necio, como siempre.

Alegrémonos mutuamente los colombianos por el éxodo de los compatriotas guerrilleros. Ellos están demostrando que quieren dejar atrás esa “horrible noche” y vivir al fin en mutua convivencia en una tierra prometida que es igual para todos.

*************************

ND: Así lo registraron algunos medios de comunicación:

Deja Una Respuesta