Domingo, 17 de febrero de 2019. Última actualización: Hoy

ESTRELLAS DE NAVIDAD

El sábado 24 noviembre, 2018 a las 11:26 am
ESTRELLAS DE NAVIDAD

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

ESTRELLAS DE NAVIDAD

Las estrellas viven en la cima del firmamento. Tienen vida de luz y brillo titilante… Las vemos los humanos desde la tierra y las verán los extraterrestres desde arriba. Tienen siete puntas y nadie les ha visto la espalda. Solo les vemos la cara. No tienen ojos ni nariz ni boca. Solo tienen frente y desde allí alumbran la noche. No tienen pecho ni estómago, ni brazos ni piernas. Es  una cara que anda de frente y solo las acompañan las nubes.

En la Navidad salen siete estrellas más grandes que tienen una cara más reluciente. Solo salen de su recámara para hacerle honor a la estación de Navidad por la época de diciembre cuando el mes está terminando. Ese fenómeno ocurrió ya hace más de mil años. Fue en la noche que una de ellas se movió hacia adelante y fue mostrando el camino de Oriente a los reyes que se dirigían a Belén.

Aquel fenómeno, – único en la historia lunar – marcó una época y se incluyó entre los fenómenos más singulares que han ocurrido en el mundo solar.

Tres Reyes de Oriente, Gaspar, Melchor y Baltasar vieron al mismo tiempo desde sus respectivos reinos. Gaspar estaba en su palacio de Egipto. Era el más joven los tres, aunque no se guarda su fotografía, murió cuando tenía 109 años. Era de piel blancusca de origen asiático, no usaba barba. Frisaba en la edad de los 33 años cuando participó en el suceso aquel al comienzo del siglo I. Melchor, considerado el rey de más edad y el más sabio, era oriundo de Europa. Baltasar, de origen persa, se distinguía por su espesa barba, tal vez era el más poderoso y se creyó que poseía una enorme fortuna en oro.

Al ver la estrella – les fue comunicado de Lo Alto – dirigieron sus pasos por donde ella iba guiándolos, se ha creído. Tal fenómeno – tan raro – sería una señal inequívoca que los condujo a encontrar la aldea en donde se hallaba la choza donde el Niño Dios anunciado yacía en los brazos de su madre María en Nazaret de Galilea.

Hoy los creyentes del significado de este mito celebran la aparición de ese fenómeno en el Oriente. Se ha formado una devoción, una creencia muy certera y delineada con detalles de sitio, personajes, época y duración del evento. En efecto, en América, traída por los españoles que la recogieron de los árabes, personajes con camellos, ropas del desierto, paisajes y manjares personifican el suceso con lujo de detalles.

La estrella o las estrellas siempre han tenido un significado celeste y mágico.  Caminan, y – al hacerlo – señalan un camino, un hito y dan pábulo a una historia muy definida. En este caso reyes dan un sustento de realeza y magnificencia a los hechos que de otra manera fueran hechos sin sustento grandioso y fehaciente. Estrella y reyes son garantía de realidad y mito.

23-11-18                                           9.10 p.m.

************************************

Otras publicaciones de este autor en: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/leopoldo-de-quevedo-y-monroy/

También te puede interesar
Deja Una Respuesta