Titulares de hoy:    

Rutina de cardio para todo el cuerpo     ~    

Carolina Gómez: el talento hecho belleza     ~    

Fragmento de la novela “Entre samanes”: Quilichao de los 70     ~    

En GdO trabajamos para superar las expectativas de los clientes     ~    

Departamento del Valle del Cauca, listo para vacunar     ~    

Inició fase de vacunación con adultos mayores de 80 años en Cali     ~    

¿Qué hacer con los residuos en vacunación?     ~    

En circulación Edición Impresa # 432 de Proclama Cauca y Valle     ~    

Llamado de auxilio de habitantes Vda/Santa Bárbara y aledañas     ~    

Guachené: Pacto ciudadano por la educación     ~    

Polémica por Pacto por defensa de la Vida, la Paz y el Territorio     ~    

Hospital Universitario San José recibió donación de equipos biomédicos     ~    

Se distribuirán las otras 50 mil vacunas     ~    

Descuento del 60% por pago de comparendos en Popayán     ~    

Habilitan canal de comunicación para solucionar dudas sobre vacunación     ~    

Desapariciones y desplazamientos, el pan de cada día en Buenaventura     ~    

Cinco proyectos de Unicauca son financiados por el Sistema General de Regalías     ~    

Falsos positivos, ¿Quién dio la orden?     ~    

Formulan cargos a exalcalde de Quilichao por prevaricato por omisión     ~    

Continúa búsqueda de solución al problema de alumbrado público en Quilichao     ~    

Viernes, 26 de febrero de 2021. Última actualización: Hoy

ESTADO – DERECHO – SOCIEDAD Y ÉTICA

El miércoles 11 marzo, 2020 a las 10:38 am

ESTADO, DERECHO, SOCIEDAD Y ÉTICA

ESTADO, DERECHO, SOCIEDAD Y ÉTICA

              Resulta inútil desconocer que el problema más grave de la sociedad colombiana es la corrupción. La Ética más que una ciencia es una forma de vida, una disciplina. Está entendida como la ciencia de las costumbres o de las acciones morales, éstas sólo son valoradas en su dimensión social. Es en la comunidad donde según Aristóteles, el hombre se encuentra en la forma más perfecta y acabada. La acción social es tal, según Max Weber, en la medida en que las acciones personales afectan a los demás. De ahí la responsabilidad social. Nada en el orden personal pasa desapercibido porque de alguna o de múltiples maneras, impacta positiva o negativamente en la sociedad.

            La razón de ser de la Ética es la búsqueda permanente de la felicidad. Y aunque muchos pretendan lograrla mediante medios equivocados, la verdadera felicidad sólo es posible mediante la adopción de unos valores que garanticen la convivencia pacífica, la tolerancia, el respeto y consideración al otro. El buen ejemplo es el mejor educador. En ello cobra importancia el Estado, el Derecho, la misma sociedad y sus instituciones. Gobernar y legislar para el bien, de lo contrario estamos perdidos. Una sociedad enferma como la nuestra, necesita tratamiento antes de que se derrumbe.

            Platón considera al Estado como una comunidad de hombres felices, por lo tanto, no se puede esperar un Estado feliz conformado por hombres infelices, ya que la felicidad del individuo es la misma felicidad del Estado. A esto agregamos, que no se puede concebir un Estado ético conformado por hombres corruptos, ni hombres éticos en un Estado corrupto.

             El Derecho, por su parte, además de ejercer el control social, dirimir pacíficamente los conflictos y evitar la destrucción mutua entre los hombres, debe abogar por una legislación que implique la felicidad de los asociados, pues no se puede ser feliz bajo unas leyes que obren en detrimento del bienestar público. O se legisla para la felicidad o se legisla para la desdicha. Aquí está el problema. Justicia, moralidad y paz son valores que permiten construir comunidad. ¿Cómo lograr una sociedad justa con unas leyes injustas? La bondad de una norma no está en la norma en sí, está en la medida en que produzca efectos útiles a la sociedad.

            De otro lado, es preciso resaltar que uno de los graves problemas de la humanidad es confundir lo legalmente permitido con lo moralmente bueno. Sin vida nada es posible. Los nazis vivieron y murieron convencidos de que las atrocidades contra el pueblo judío eran moralmente buenas, gracias al totalitarismo político y jurídico. Algo similar ha sucedido en Colombia con la violación de los derechos humanos. Los falsos positivos fueron premiados. Hay muertos o asesinatos de primera y de segunda categoría. Y si no, escuchemos los mensajes de parte de parte de ciertas personalidades que no merecen la pena ser nombradas.

            Colombia requiere con urgencia la depuración de las instituciones.  No hay entidad que pueda librarse de la corrupción. Los escándalos son frecuentes, ante los cuales parece perderse la capacidad de asombro. Cada nuevo escándalo borra el anterior como en círculo vicioso, mientras la sociedad aparenta desmoronarse en pedazos. Quienes deben dar ejemplo no lo hacen, llegándose a un extremo en que no se crea en nada ni en nadie.

            De la compraventa de votos, no se salva ni el presidente de la República. Se pierde el pudor. Aida Merlano no es más que un chivo expiatorio de lo que consuetudinariamente sucede en nuestro país. Todo el mundo se quiere lavar las manos ante un panorama moral asqueante y desolador.

*********************************

Otras publicaciones de este autor:

ESTADO - DERECHO - SOCIEDAD Y ÉTICA
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?