ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 26 de enero de 2021. Última actualización: Hoy

ESTABAN CHUPANDO CAÑA…

El sábado 29 agosto, 2020 a las 2:08 pm
ESTABAN CHUPANDO CAÑA…
Imagen de referencia: https://www.alamy.es/

ESTABAN CHUPANDO CAÑA…

Néstor Raúl Charrupí Jiménez

Qué sociedades son éstas, por Dios, que masacran inmisericordemente niños porque con frecuencia entraban a una suerte de caña, incluso no solo aledaña, sino que linda con el urbano barrio Llano Verde, en el oriente de Cali.

A veces quisiera echarle la culpa, sin ser religioso, a castigos divinos, pero éstas solo son disculpas para no corregir entre humanos lo que tenemos que corregir entre humanos.

Al vernos en el espejo social, somos nosotros mismos los que por ausencia de caridad, producimos estas espeluznantes atrocidades.

Todos los niños del valle geográfico del río Cauca, sin excepción, hemos participado en el “juego de chupe de caña” consistente, para los más urbanos, en correr detrás del último vagón de los trenes de cañeros a tomar una caña como trofeo de carrera, para luego sentarnos a la vera del camino y chupárnosla.

Este romanticismo cambió drásticamente porque los ingenios importaron una variedad de caña diferente de la común o blanca, seguramente por eso hoy en día ya los niños no corren detrás de los trenes cañeros, por ese otrora masticable trofeo.

Ahora, algunos barrios de Cali como este de Llano Verde, lindan con esas suertes de caña, repito, que son muy difíciles triturar o masticar con maxilares humanos: no sé cómo harían los niños de Llano Verde, pero iban a chupar uno que otro de estos troncos duros de caña, no por el deporte como se hacía antaño, sino por hambre, para complementar seguramente su precaria asistencia alimentaria.

Con todo, no se podrían chupar más de una caña, pues esa labor empalaga, no solo por el dulce mismo, sino por la dificultad en la extracción del jugo. Si eran cinco niños, como en efecto lo fueron, se comerían cinco cañitas a lo máximo, entre millones de matas.

Pero para justificar ese escalofriante crimen, los medios de comunicación graduaron a los niños sofísticamente de “menores”, sin recalcar que solo eran niños. Nos dijeron los familiares, que iban a elevar cometas y no les creyeron; pero iban a hacer una labor igualmente inocente para ellos, como la de las cometas, chupar caña, así los vigilantes de la caña se enojaran. Entre otras, lo que vigilan realmente estos personajes es una posible invasión de esos terrenos, pues son lotes urbanos de “engorde”; la caña es simplemente un parapeto para seguirlos engordando, sin que los invadan.

Ahora seguramente aparecerán los dueños de las suertes de caña donde asesinaron a los niños. Claro que van a decir que ellos nunca dieron esa orden, que fue una desproporcionada extralimitación de los celadores.

ESTABAN CHUPANDO CAÑA…
Presidente Duque en Cali, barrio Llano Verde / Fotografía: https://caracol.com.co/

Sin embargo, viene Duque sin nada en las manos, a reclamar triunfos (¿?). No señor Duque, esas gentes de Llano Verde, están sin empleo, además golpeadas en el alma, sin una clara asistencia social del Estado, tiradas en ese barrio urbano de Cali al pie de un cañaduzal, sin trabajo real o aparente; lo judicial déjelo en lo judicial y, usted solo será bienvenido, cuando traiga soluciones sociales.

*************************

Otras publicaciones de este autor:

Néstor Raúl Charrupí Jiménez
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?