ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 9 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

Escándalo político

El jueves 3 octubre, 2019 a las 9:32 am
Aida Merlano, imagen cortesía de: https://bit.ly/2AF97yX
Escándalo político

Escándalo político

Definitivamente el martes primero de octubre del año 2019, a las tres de la tarde, en un consultorio odontológico del norte de Bogotá situado en el tercer piso, pasará a la historia como la fecha y el escenario propicio donde se escenificaron la viveza, la astucia y la sagacidad propia de algunos políticos corruptos colombianos, representados por la exsenadora del Partido Conservador, Aida Merlano, condenada a 15 años hace menos de un mes, por la Corte Suprema de Justicia, por los delitos de concierto para delinquir, corrupción electoral y porte ilegal de armas, capturada en su propia sede política llamada “Casa Blanca”, en Barranquilla, en marzo 11 del año 2018.

Siguiendo con la operación y el plan de escape bien meticuloso, en unión de otros actores secundarios, quienes se ofrecieron para fraguar un plan perfecto y milimétrico con todas las de la ley, sin hacer un solo disparo, para escapar de la vigilancia de dos mujeres escoltas del Inpec y a la manera de Jane Porter, la protagonista femenina de las famosas películas de “Tarzán”, el “Rey de  los Monos”, que nos deleitaron en nuestros años juveniles, se armó de valor y agilidad,  deslizándose por una cuerda roja, atada a un mueble, con tanta velocidad y prisa que se soltó abruptamente, cayendo al piso con el consiguiente golpe, pero levantándose como un felino, sin hacer caso del pequeño incidente, en virtud de la adrenalina, para dirigirse a una moto, cuyo conductor como buen caballero, le pasó el casco y escaparon, triunfantes y victoriosos, ante la mirada de algunos espectadores allí presentes y la incredulidad de un país nuevamente asombrado por episodios parecidos en el pasado, de ingrata recordación.

Porque quiérase o no, esas capacidades de viveza y astucia a la novena potencia se multiplican en esa clase de personas malevas que se aprovechan de la ingenuidad de los demás, más que todo en tiempos de elecciones (y en todo tiempo), ofreciendo dinero a raudales y comprando conciencias y cédulas, como en el caso de Aida Merlano, quien fue capaz de montar su propio “negocio” de compra de votos en unión de otros políticos destacados de la costa Caribe y algunos empresarios particulares como Julio Gerlein. Y ahora que estamos en la propia época electoral, esa tentación a lo Merlano se acrecienta en cada rincón de Colombia, con la aparición de los ahora llamados “Inversionistas” de la política, teniendo mucha razón Alejandra Barrios de la Misión de Observación Electoral (MOE), cuando afirma que “en política no se pierde”. No olvidemos también que esta época electoral es la apropiada por algunos políticos avivatos para ofrecer el oro y el moro, junto a cualquier dádiva que calme sus ímpetus de salir elegidos a como dé lugar.

El caso de Aida Merlano, muestra hasta dónde son capaces algunos políticos colombianos de traicionar su conciencia y la parte ética que ellos deberían tener, si fueran de verdad lo que dicen que son, pero que nadie les cree por actuaciones de esa clase, que los hace quedar otra vez en el ostracismo.

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @javiergolden_

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

clic
Deja Una Respuesta