Viernes, 24 de mayo de 2024. Última actualización: Hoy

Es hora de acabar con la ola de violencia en Colombia

El miércoles 10 abril, 2024 a las 10:14 am
Es hora de acabar con la ola de violencia en Colombia
Es hora de acabar con la ola de violencia en Colombia
Foto: Hacemos Memoria
Fernando Alexis Jiménez

En un momento crítico en el que los colombianos no se sorprenden con masacres y la muerte de líderes sociales, el anuncio del gobierno nacional resulta alentador.

Las páginas de la novela “Cóndores no entierran todos los días”, escrita y publicada por Gustavo Álvarez Gardeazabal en 1971, recrea un largo período de violencia en Tuluá y sus alrededores, donde las masacres dejaron de ser un hecho inesperado para convertirse en el pan de cada día.

Invariablemente las víctimas aparecían con un tiro en la nuca y fueron ampliándose en el anfiteatro municipal, para –horas después–, reposar bajo la interminable fila fosas comunes en los cementerios, identificadas con cruces que brotaran de la tierra para recordarles que ser liberal era un delito en tierra de los conservadores.

Relatos como ese toman fuerza en un momento aciago para Colombia en el que crecen nuevamente los homicidios grupales—el más reciente en el municipio vallecaucano de Toro– y se suman a los crímenes imparables de líderes sociales.

Tras el asesinato de Gaitán, cuando se desató en el país una ola de muertes sin precedente histórico, al vendedor de quesos de la principal plaza de mercado de Tuluá, León María Lozano, se le atribuyó la orden de acabar con cientos de liberales. 

Al menos, había un responsable, aunque él comulgaba diariamente en la misa de la iglesia de los salesianos y se reunía en las tardes con Celín y Atehortúa, dos matarifes malencarados que, además de ser sus guardaespaldas, instrumentalizan las órdenes de matar a los contrarios políticos. 

Hoy en día el asunto está a otro precio. Los factores desencadenantes de violencia son múltiples. Desde narcotráfico, pasando por las disidencias de la insurgencia, hasta la bien aceitada maquinaria que no se detiene en su propósito de acabar con líderes sindicales, estudiantiles, indígenas, campesinos y de todas las expresiones organizativas.

En esa dirección, recibimos con expectativa y esperanza el anuncio del presidente Petro en Samaniego, Nariño, de que una nueva meta de su gobierno, es acabar con estos asesinatos indiscriminados. ¡Dios lo escuche y se acaban pronto los ríos de sangre!

*************************************
Lee otros artículos del autor aquí:

Fernando Alexis Jiménez
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?