ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 7 de agosto de 2020. Última actualización: Hoy

ENIGMA

El domingo 8 diciembre, 2019 a las 11:43 am
ENIGMA

ENIGMA

ENIGMA
Rodrigo Valencia Quijano (Con Julio César Espinosa, escritor payanés)

   Al escritor Julio César Espinosa y a mí nos crea expectativa una figura precolombina que reposa en nuestra casa. Parece un guerrero a la espera de no sabemos qué, y su sola mirada tensa es como un desafío a la razón.

   Pueden venir a la deriva interesantes suposiciones, pero lo cierto es que esta escultura se erige como misterio inviolable y arquetípico de nuestra estatuaria precolombina. Su presencia inquieta, como los insolubles misterios que propone la existencia. Sol y luna sin duda han alumbrado siglos sobre ella, y la piedra de que está hecha es tan sólida como su enigma. 

   Una querida amiga afirma: «¡Mis ancestros!» Mas la mirada de Julio César y la mía no afirman; se quedan a la sombra, en espera de luz:

   JCE: —Tengo una colección de las figuras de San Agustín. Con ellas he formado verdaderos koanes (preguntas sin respuesta para la mente racional): ¿Quién las hizo? ¿Para qué las hizo? ¿Qué significado tienen? Esas estatuas pesan toneladas, no tienen una estética que vibre con nuestra concepción de lo bello, lo cual indica que para aquellos lejanos ascendientes nuestros que burilaron semejante obra, era más importante el significado que el significante. Cada figura es un telegrama que atraviesa el tiempo y llega con destino a nuestra generación. Es inútil el oleaje de la mente intentando desentrañar su oscuro sentido, y hasta se siente uno chocado por lo simple y abscóndito que satura los gestos. Mejor es que la mente se calme y llegue a nosotros una verdad revelada, que habrá de sacudirnos el alma.

RVQ: —Quizá creemos que tienen significados. Quizá eran simples representaciones, prototipos de una sencillez hierática, no para entender, sino para intuir ciertas dinámicas internas del ánimo y el espíritu: vigilancia, atención, estado de alerta percepción.

En cuanto a su estética, me parecen prodigiosos diseños geometrizantes que se adelantaron en mucho al «arte moderno«. Esas estatuas son más modernas que Picasso; y tienen una poderosa fuerza física que las ata a la tierra, a la Pacha Mama de donde provienen todo el orden natural y el cosmos del que hemos nacido todos los seres de este mundo. Siento que esa escultura tiene una dignidad a la que debemos reverencia.

*RVQ – JULIO CÉSAR ESPINOSA*

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta