ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 20 de enero de 2022. Última actualización: Hoy

Enfrentamientos y vías de hecho entre hermanos caucanos no pueden seguir ocurriendo, hago un llamado al Gobierno Departamental y Nacional: Carlos Julio Bonilla Soto.

El sábado 20 abril, 2013 a las 5:50 pm

Carlos Julio Bonilla Soto

En el año 2007 unas tierras, que se encuentran ubicadas entre los municipios de Buenos Aires y Santander de Quilichao, en el predio San Rafael y Corcovado, fueron entregadas a la comunidad indígena del Resguardo de Toribio, sin embargo, los mismos terrenos habían sido prometidos a las comunidades Afro de la zona. El 22 de mayo de 2011 un grupo de personas de las comunidades afrodescendientes e indígenas se enfrentaron en una batalla campal que se extendió hasta el 23 de mayo, arrojando un balance de 17 personas heridas, un menor de edad muerto y cuantiosos daños materiales. Esta disputa por la tierra ha originado otro conflicto en el norte del Cauca y hasta la fecha aún no hay solución concreta a las comunidades.

Ayer, 19 de abril de 2013, nuevamente en el oriente caucano, un grupo de indígenas invadieron terrenos ubicados en San Andrés de Pisimbalá, donde se encuentran asentadas comunidades campesinas, ocasionando una nueva tensión y enfrentamientos entre hermanos caucanos; hasta tal punto ha llegado la situación que el pasado 28 de marzo de 2013 (Jueves Santo) personas no identificadas incendiaron la capilla doctrinera, una joya religiosa considerada patrimonio histórico-cultural de la humanidad. Tras este hecho el gobierno departamental del Cauca lideró convenios que concluyeron parcialmente en un acuerdo de respeto entre las partes, el cual se rompió el día de ayer.

El representante Bonilla Soto indicó: “Hoy 20 de abril de 2013, como dirigente caucano, hago un llamado a las autoridades (gobiernos nacional y departamental) para que decididamente contribuyan a que las diferencias entre las comunidades se resuelvan de manera civilizada, sin acudir a la fuerza, mediante el diálogo y la concertación política. Sugiero que se nombre una comisión que en el sitio de los acontecimientos busque soluciones acordadas con las partes, toda vez que el origen del conflicto se ha provocado por la falta de presencia real y constante del Estado en las zonas afectadas. La solución de estos problemas también estimula un contexto propicio al proceso de paz entre colombianos. Igualmente, hago un llamado a las partes para que se respete el derecho a la vida y a la integridad personal de los dirigentes y demás integrantes de ambas comunidades e impulsen procesos que permitan encontrar un acuerdo por la vía pacífica”.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?