ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 4 de junio de 2020. Última actualización: Hoy

En Santander de Quilichao esta emergencia no debe ser politizada

El viernes 3 abril, 2020 a las 5:51 pm
En Santander de Quilichao esta emergencia no debe ser politizada

En Santander de Quilichao esta emergencia no debe ser politizada

Por Jaime Soto Palma

Recientemente, el anuncio de la muerte de la primera quilichagueña por contagio de COVID 19 dejó a una parte importante de la opinión pública de este municipio completamente atónita, temerosa y alarmada. Y no era para menos puesto que la tensión es mucha.

De la paciente se supo que era una joven de 19 años que presentaba un cuadro de salud con factores de riesgo muy altos, con parálisis cerebral, neumonía, asma e insuficiencia cardiaca, que llegó al hospital Francisco de Paula Santander el 26 de marzo y que de aquí fue remitida de urgencia a una clínica de Cali donde falleció. También, que las autoridades de salud local con especialistas de primera línea iniciaron una búsqueda frenética por encontrar la fuente del contagio.

Pero no todo en su momento giró en torno a este suceso, ni a los llamamientos de la alcaldesa para que, dadas las circunstancias, aplicáramos los y las quilichagueñas con todo rigor medidas estrictas para prevenir más contagios, también, la aparición de un grupo ciudadanos que, tal vez, movidos por razones políticas y/o personales, a través de las redes sociales se dieron a la tarea de instrumentalizar el dolor y la incertidumbre de la ciudadanía para caldear los ánimos de los ciudadanos.

Por razones estrictamente éticas, esta crisis no debe ser politizada; el virus no hace distinción entre un excandidato perdedor u otro, u otra ganadora, entre una persona de izquierda o de derecha, entre un joven o un viejo, entre un rico o un pobre, entre un hombre o una mujer, no, por lo que la lucha contra esta pandemia es de todos y de todas por igual, sin marcas y sin zancadillas, y llegado el caso haciendo propuestas a la institucionalidad local en aras de mejorar la contención.

No hay duda que el esfuerzo de la alcaldesa de Santander de Quilichao para llevar a buen puerto esta crisis ha sido enorme, qué mujer más dura para el trabajo y el sacrificio, así que, intentar cuestionar su gobierno atribuyéndole errores en el manejo de la pandemia porque sencillamente una persona dio positivo para COVID 19 y falleció, es claramente un adefesio.

Tampoco, es aceptable que se le endose a la alcaldesa las evidentísimas falencias y precariedades de nuestro sistema de salud, este es un tema nacional que atañe al gobierno central y Departamental, a la politiquería y a la corrupción, por ello, y pese a las críticas sobre la supuesta mala atención en el servicio de urgencias del Hospital Francisco de Paula Santander, resulta un deber, con mayúscula, exaltar la disposición de sus médicos y enfermeras en esta emergencia, así como el de todo el personal de salud de la Secretaria Local de Salud y Quilisalud. Por fortuna, según el Ministerio de Salud, la curva epidemiológica del virus empieza a estabilizarse.

Pero también en esta emergencia hay instituciones que están haciendo lo propio, tal es el caso de la Policía Nacional y del cuerpo de Bomberos, y la solidaridad de los animalistas, de algunas organizaciones que hacen parte del movimiento social de mujeres, del Representante a la Cámara Carlos Julio Bonilla quien no ha cesado de suministrar mercados a los más pobres y necesitados de este municipio y, de cientos y cientos ciudadanos anónimos.

Finalmente, ya habrá tiempo, cuando pase esta emergencia de hacer una valoración de las fallas estructurales de nuestro sistema de salud y, de seguir soñando como siempre.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta