ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 30 de septiembre de 2022. Última actualización: Hoy

¿En qué país vivimos?

El lunes 27 abril, 2009 a las 10:23 pm

Guido Enríquez Ruiz

Aunque parece que el inteligente y carismático Barack Obama está capeando la crisis económica norteamericana y mundial de manera acertada, lo cierto es que ya nos está empezando a golpear con un agravante de malos signos: el gobierno colombiano comienza a tratar de esconder sus múltiples errores tras el problema mundial, en lugar de mirar al país para buscar soluciones inteligentes y prácticas a sus ingentes problemas, en aumento creciente especialmente desde hace 10 años, como la violencia, el hambre, el desempleo, la impunidad, los crímenes de Estado, el alto costo de la vida, el deterioro de la educación, la comercialización de la salud, el engaño a la gente por parte de las entidades gubernamentales y otros en el interior del país cuando, en el exterior, el servicio diplomático está, con pocas excepciones, en manos de mediocres y de gente de malos antecedentes; y cuando la imagen de Colombia está en progresivo deterioro, como lo vemos diariamente en la prensa extranjera.

La economía, base de la estructura física del Estado, se está manejando de manera irresponsable y, peor aún, corrupta; el pueblo no cuenta aunque la Constitución favorezca el espíritu de una democracia participativa, pero es que ya no hay ni democracia y la pobre Constitución se manipula según los intereses no muy decentes de unos pocos. Si nuestra clase dirigente fuera honrada en Colombia tendríamos salud y educación gratuitas como un servicio del Estado y todos los ciudadanos, como en las verdaderas democracias, tendrían por lo menos una pensión de vejez.

Hagámonos algunas preguntas elementales: ¿Qué pasa con el Seguro Social, ahora Nueva EPS? ¿Qué ocurre con la gasolina? ¿Qué hay del “acuerdo humanitario”? ¿Por qué se está exterminando a los indígenas? ¿Por qué desde el gobierno se le está mintiendo al país? ¿Por qué el congreso no discute seriamente los graves problemas de Colombia? ¿Qué le está pasando al sistema judicial? ¿Por qué aquí las oportunidades son sólo para algunos privilegiados?

En un periódico conservador leía hace pocos días declaraciones de Salomón Kalmanovitz, uno de los más conspicuos codirectores que ha tenido el Banco de la República, y así se expresaba: “El (el Presidente) ha desinstitucionalizado profundamente el país y ha hecho tremendamente ineficiente el Estado y, quizá con una filosofía anti estadista -que el Estado no tiene por qué intervenir en nada –desmontó todas las herramientas de intención que tenía el Estado, juntó ministerios, ya no hay regulación del medio ambiente, el de Transporte es simplemente un ministerio que atiende a la clientela política del gobierno, el de Interior y Justicia es el de la injusticia, donde empacan la justicia con sus compinches y garantizan la impunidad a sus funcionarios. Por eso no atiende críticas. No hay forma de que las críticas le hagan alguna mella porque no hay Procurador, porque el Fiscal a veces sí, a veces no; porque las Cortes ya están cooptadas, la judicatura es una vergüenza total. Las instituciones colombianas que habían obtenido una franca mejoría en la Constitución del 91, no solamente por un mejor balance de poderes y un Estado más grande, se han deteriorado en forma importante. Este gobierno ha hecho unas chambonadas institucionales enormes”. “No hay derecho”, como dice la gente.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?