ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 21 de marzo de 2019. Última actualización: Hoy

En La Balsa, si el río Cauca hablara…

El domingo 17 febrero, 2019 a las 1:06 pm

Acto de sanación y reconciliación con el río Cauca en La Balsa

El viernes 15 de febrero de 2019 desde las nueve de la mañana, consejos comunitarios afrosdescendientes, comunidades indígenas y pobladores del corregimiento de La Balsa, municipio de Buenos Aires, Cauca, asistieron al ritual de sanación y reconciliación con el río Cauca, exigiendo verdad, justicia y reparación por las miles de muertes ocasionadas en esta región por grupos paramilitares y guerrilleros quienes lanzaban los cuerpos que nunca pudieron velar sus familiares a las corrientes del Cauca.

El río Cauca es el segundo más importante de Colombia, nace en la Laguna del Buey, Macizo Colombiano

El río Cauca es el segundo más importante de Colombia, nace en la Laguna del Buey, Macizo Colombiano, tiene una extensión de 1.350 kilómetros y desemboca en el río Magdalena, exactamente en Pinillos, departamento de Bolívar, atraviesa los Departamentos de Cauca, Valle del Cauca, Risaralda, Caldas, Antioquia y Bolívar.

Adolfo Golú, representante legal del Consejo Comunitario Afrodescendiente Cuenca del Río Cauca - Microcuencas Ríos Teta y Mazamorrero de Santander de Quilichao y Buenos Aires
Adolfo Golú, representante legal del Consejo Comunitario Afrodescendiente Cuenca del Río Cauca – Microcuencas Ríos Teta y Mazamorrero de Santander de Quilichao y Buenos Aires.

Proclama del Cauca estuvo en La Balsa, a pocos kilómetros del nacimiento del segundo afluente más grande del país y esto fue lo que evidenció: “Este acto de sanación y reconciliación con el río Cauca es un homenaje a miles de víctimas asesinadas y lanzadas a sus aguas convirtiéndolas en un cementerio clandestino en los primeros años de la década del 2.000, debido a esto las comunidades dejaron de utilizar el río, la reivindicación de los derechos de las comunidades negras hacen parte del río, de su cultura y este acto, es un proceso de sanación apoyado por varias entidades, lo hacemos en el marco del Proceso de Paz y de Reparación Colectiva e Individual de las víctimas del conflicto armado, el mensaje al Gobierno Nacional es que no abandonen más a las comunidades, queremos utilizar el río no sólo para el tema turístico sino el comercial, queremos que el río Cauca vuelva a ser el mismo de antes”: dijo Adolfo Golú, representante legal del Consejo Comunitario Afrodescendiente Cuenca del Río Cauca – Microcuencas Ríos Teta y Mazamorrero de Santander de Quilichao y Buenos Aires que reúne a 11 comunidades.

La Balsa, de sector de terror, a territorio de ilusión en el Cauca

La Balsa, de sector de terror, a territorio de ilusión en el Cauca

El periodista Alfredo Molano en un especial para El Espectador el 4 de julio de 2009 cuenta en “Las masacres del Naya” que “en este caserío los paramilitares establecieron un retén permanente en el puente La Balsa, sobre el río Cauca. La construcción tiene un saliente hecho en cemento que da sobre un profundo remolino. Fue el sitio escogido por el bloque Calima para sembrar el terror. Allí se llevaba a la víctima amarrada, se paraba sobre el saliente y se le fusilaba a la luz pública; el cuerpo caía destrozado a las aguas y nunca más se volvía a saber del cadáver. En La Balsa el propio comandante del bloque, alias Bocanegra, asesinó a su mujer una noche borracho porque ella se demoró haciéndole un mandado. Estaba estrictamente prohibido rescatar cuerpos por parte de la población civil. Eran, digámoslo así, propiedad de las Auc. Se dice que en la región hay cementerios clandestinos, pero el terror ha impedido, aun a las autoridades competentes, localizarlos”.

Deyanira Peña Carabalí, presidenta Junta de Acción Comunal de La Balsa y de la mesa de víctimas municipal de Buenos Aires
Deyanira Peña Carabalí, presidenta Junta de Acción Comunal de La Balsa y de la mesa de víctimas municipal de Buenos Aires.

En este territorio de La Balsa tenían presencia las Farc en la parte alta de Buenos Aires, también operaban en la parte baja el frente Farallones del Bloque Calima de los paramilitares, debido a esto, los lugareños no volvieron a pescar, los niños y turistas no regresaron a sus paseos típicos de olla, las mujeres dejaron de lavar las ropas de sus familiares en el río. “No volvimos a hacer ninguna de las prácticas tradicionales en nuestro río. La violencia nos dañó nuestra convivencia y nuestra espiritualidad, por eso hoy en la sanación del río Cauca, recordamos a nuestras víctimas, exigimos que la minería ilegal, la puesta en marcha de proyectos como hidroeléctricas y otros que acaban la vida aguas abajo, cesen”, se lamenta Deyanira Peña Carabalí, presidenta Junta de Acción Comunal de La Balsa y de la mesa de víctimas municipal de Buenos Aires, quien pronunció que a partir de este acto de sanación, espera que La Balsa vuelva a ser un territorio de ilusión en el Cauca.

Habitantes esperan que a partir de este acto de sanación, La Balsa vuelva a ser un territorio de ilusión en el Cauca.
Habitantes esperan que a partir de este acto de sanación, La Balsa vuelva a ser un territorio de ilusión en el Cauca.

Por Stephany Cortés, Sophia Hernández y David Luna

Deja Una Respuesta