ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 7 de febrero de 2023. Última actualización: Hoy

En el día del padre… un hasta pronto

El sábado 16 junio, 2012 a las 9:12 am

Sos el bombero, medico, astronauta o abogado que de niño quise ser, mi referente de hombre que todo lo puede, que todo lo lucha; de pequeño me asombraba la capacidad, inteligencia y fuerza física para construir esos mesones inmensos que no cabían en la casa de mis  abuelitos y que teníamos que dejar afuera en la calle de Kennedy – el barrio en que vivimos-.

Cuando en la escuela pedían trabajos de manualidades siempre el martillo, el serrucho y las ideas se hacían presentes y ahí te veía como un constructor, tú, mi padre, mi orgullo, el ser que con mínima primaria superaba en mi corazón a los más reconocidos doctores.

Nuestra ilusión de lugar propio de habitación la diseñaste y nos arrastraste a la fascinante tarea de hacerla con los brazos y el sudor familiar, tú, ingeniero y arquitecto constructor de sueños y realidades, nos diste la tranquilidad de un techo para el abrigo, ahí también estabas presente grande, inmenso; tú, el trabajador de FEBOR, el de poco salario pero inmensa voluntad de sacar los hijos adelante.

Cuando en el colegio nos colocaron de tarea hacer una poesía, otra vez tu mano, tus ideas, nuevamente la capacidad de sorprender y unas frases, unas oraciones y ahí de nuevo la obra, ahora con contenido social, marcando mi ruta, señalándome el camino de la rebeldía, de la opción preferencial por los pobres – es decir por nosotros mismos-.

Contigo aprendí a enfrentar la vida, aquello de que “usted no es más que nadie, ni menos que nadie, no se la monte a nadie, no se la deje montar de nadie” fue la máxima con la que he actuado en mi vida, tu salida de FEBOR por hacer parte del sindicato fue una lección de honor y dignidad que marco mi existencia.

Dicen que no hay persona fallecida mala, pero es que este escrito es para ir contigo – aunque sea en este papel- hasta la eternidad, por ello exalto tus virtudes, porque quiero que sepas, padre, que aunque duele mucho en el alma, debes descansar, que esos domingos que de niños jugábamos todos volverán, descansa padre que VOLVEREMOS A ENCONTRARNOS Y SEREMOS NUEVAMENTE LA FAMILIA FELIZ QUE HEMOS SIDO.

TE AMARE POR SIEMPRE.

WALTER ALDANA QUICENO

ORGULLOSAMENTE…TU HIJO.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?