Lunes, 3 de octubre de 2022. Última actualización: Hoy

EMERGENCIA AMBIENTAL Y SOCIAL EN POPAYÁN

El martes 4 febrero, 2014 a las 12:38 pm

Avalancha río Molino

De: Mario Pachajoa Burbano/ mariopbe@gmail.com / Popayán, Red Patoja

Alberto Solemann nos envía una dramática página y muy valiosa, para que las personas se enteren descarnadamente del problema que está a punto de transformarse en tragedia y seguramente con pérdidas de vidas humanas, si los que pueden, tienen el poder y los fondos para solucionarlas, no intervienen ahora…

EMERGENCIA AMBIENTAL Y SOCIAL EN POPAYÁN

Por: Alberto Soldemann

Estimado Mario, no sé si se ha dado cuenta de que Popayán ha sido azotada el 24 de diciembre de 2013 por una avalancha del río Molino que se represó en la parte rural y bajó con lodo, troncos de árboles causando daños considerables en la parte urbana, especialmente en el barrio Bolívar donde funciona (todavía) el centro de acopio de alimentos perecederos y una galería municipal.

Las autoridades de turno ni la población costumbrista de mala costumbres no han tomado en cuenta a tiempo las necesidades en proteger sus cuencas hidrográficas. Existe un POMCH (Plan de Ordenación de la Cuenca Hidrográfica del Río Molino y Pubús) desde el año 2006 que no ha sido tomado en cuenta en el POT de Popayán por decisión (u omisión) del alcalde. Es más, las aguas superficiales de los ríos que pasan por Popayán son contaminadas por ausencia de tratamientos de aguas residuales.

En la parte urbana las zonas de amortiguación no se toman en cuenta. Hay invasiones a estos espacios críticos no solamente de pobladores pobres sino de las autoridades dando malos ejemplos a todo el mundo (caso de los dos hospitales importantes, la Clínica Estancia y el Hospital san José y la DIAN). Los ríos en vez de funcionar como arterias placenteras y limpias se mal usan como botaderos de basuras. Los puentes en su mayoría son mal construidos y represan caudales altos acompañados por basuras y troncos de árboles. Las orillas no son protegidas; cuando se observan muros de contenciones, son mal hechos y se cayeron cediendo a la presión de la avalancha.

El problema es que no existe solución a corto plazo ya que los daños ambientales en la cuenca del río Molino son muy graves. Se calcula que unas 5000 has de las orillas se encuentran con erosiones graves y pueden derrumbarse y represar de nuevo el río cuando las lluvias sean muy intensas.

Se ha comenzado hace unos dos años un proyecto de fortificaciones de laderas con apoyo de la cooperación técnica alemana GIZ que ofrece soluciones al problema y cuenta con respaldo de la población local rural organizada en una red de observación agroclimática. Pero la cobertura de este proyecto loable es insuficiente y no hay dinero disponible para ampliarlo en toda la cuenca.

El macro-clima ha cambiado. Se observa que el patrón tradicional desaparece paulatinamente y se imponen fenómenos “niños” y “niñas” con tendencias crecientes. El 24 de diciembre aparecieron lluvias concentradas con precipitaciones hasta 3 veces por encima de lo normal. El alcalde ha declarado calamidad y varios, incluyéndome, hemos adscritos a una red de apoyo para mitigar futuros desastres y respaldar un programa de alertas tempranas. Además estoy trabajando en constituir un frente unitario entre los comerciantes de la ciudad para promover un programa de abasto racional y unitario de alimentos que tiene como uno de sus objetivos reubicar las bodegas construidas sobre las orillas del río Molino y respaldar un centro de mayoristas en otro sitio en la periferia de la ciudad que sea más seguro y menos contaminado.

Por los intereses particulares económicos de muchos no es tarea fácil ni muy rápida a implementar. Así que Popayán vive ahora gracias al señor en el cielo y el sol que nos manda.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?