Martes, 4 de octubre de 2022. Última actualización: Hoy

El voto: la mejor arma contra la corrupción

El lunes 28 febrero, 2022 a las 8:56 am
El voto: la mejor arma contra la corrupción

El voto: la mejor arma contra la corrupción.

Por: Álvaro Jesús Urbano Rojas.

En los últimos años los caucanos hemos elegido mal, siendo esta equivocación la que amplía la brecha entre pobres y ricos; tantas tragedias y desatinos ensombrecen y perturban nuestro entorno social, corrupción, deficiencias en el servicio de salud, tomas a la vía panamericana por las comunidades indígenas y campesinas para lograr el cumplimiento de compromisos de Estado, eventos que hacen parte de nuestra cotidianidad y que traen como consecuencia el desarraigo de las nuevas generaciones que ante la imposibilidad de forjar emprendimientos, emigran a otras latitudes en busca del éxito personal y profesional.

Llego la hora de frenar los continuismos y castigar a los malos congresistas, necesitamos construir proyectos de inclusión social y de unidad política para resolver la problemática que nos agobia, requerimos de una clase política capaz de interpretar las fuerzas vivas de la región para afrontar los nuevos retos de la pandemia y la guerra fría que afecta al mundo e impacta a Colombia; políticos que sepan descifrar la nueva realidad social, sin polarizar y por sobre todo, unir la sociedad para solventar las tensiones sociales, congresistas que lideren proyectos de crecimiento y desarrollo económico para acabar con la pobreza y el desempleo y neutralizar la ola de inseguridad que nos agobia: atracos, robos, fleteos y aumento de personas en indigencia, la prostitución infantil, el micro tráfico, el crédito gota a gota, el mal servicio de transporte público y la corrupción.

Requerimos congresistas honestos, que privilegien el interés colectivo y destaquen nuevas categorías culturales, inclusión, convivencia pacífica y sostenibilidad ambiental, cerrando ciclos que han provocado frustraciones, haciendo de nuestros sectores deprimidos un villorrio de hacinamiento donde sucumben las esperanzas de vida digna, generando fatigas, falta de armonía, pobreza, carácter y decisión en nuestro compromiso como seres humanos.

Necesitamos una clase dirigente con prospectiva estratégica, que implemente herramientas legislativas y jalone recursos para lograr el crecimiento sostenible y sustentable del país, que estimulen el emprendimiento de los jóvenes donde afloren las oportunidades para todos, con un macro proyecto que promueva la iniciativa privada en el Cauca, generando empleo, para afrontar los retos de la recuperación de sector productivo y social del país.

El Cauca requiere de Senadores y Representantes a la Cámara que apoyen y gestionen proyectos de impacto como la operación del Sistema Estratégico de Transporte Público, la doble Calzada Popayán – Santander de Quilichao, involucrar al Cauca en proyectos de gran envergadura que generen riqueza, desarrollo sostenible y sustentable para disminuir la pobreza, los niveles de concentración del ingreso, gestionando políticas públicas bajo los principios de solidaridad, complementariedad y subsidiaridad del Estado.

Requerimos de un proyecto Político-Económico de todos y para todos, en el cual sea posible identificar vínculos cercanos relacionados con nuestras actividades económicas, nuestro perfil histórico-cultural y nuestras condiciones físico-ambientales, que tengan el liderazgo suficiente para organizar las diferentes fuerzas antagónicas del Cauca, potencializando su accionar con vínculos e intereses conciliables que pueden convertirse en potestades socio políticas para vencer y destronar la inequidad, la injusticia y la pobreza.

En el Cauca tenemos que derrotar empresas electoreras muy estructuradas y con músculo financiero fuerte que canaliza recursos públicos para influir de manera significativa en los procesos democráticos, una red de financiadores dedicada a la compra de votos, que todos la conocemos pero nadie se atreve a denunciar, por la inoperancia de la justicia y los organismos de control; una mafia que actúa como cartel de la contratación y el narcotráfico, que parte de sus jugosas utilidades las utiliza para cometer delitos de corrupción al sufragante y financiamiento ilegal de las campañas, cuyo accionar impacta negativamente en dos pilares de nuestra democracia: la representación y las elecciones; profundizando las desigualdades sociales. La compra de votos afecta en especial a los más pobres, siendo estos, paradójicamente, los más vulnerables y propensos a participar en las transacciones.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?