ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 12 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

El voto consciente y responsable

El martes 15 octubre, 2019 a las 8:48 am
El voto consciente y responsable

El voto consciente y responsable

El voto consciente y responsable

El voto, es el verdadero poder del pueblo, hay que usarlo para elegir a quienes nos representen bien. Parece obvio que ‘cada pueblo tiene los gobernantes que merece’ pero surge como reato de conciencia un reto moral, ¿qué puedo hacer frente a la vergüenza que vive Popayán y el Cauca? aunque no es momento de buscar culpables,  hay que indagar por qué, tras periodos de frustraciones populares, equívocos y malos gobiernos agobiados por escándalos de corrupción y políticas contra hechas, toleramos procesos de continuismo, perpetuando en el poder a gobernantes ineptos, que se adueñan del poder ante la indolencia y permisividad de un electorado que se ha dejado confundir por maquinarias politiqueras. 

Ese generalizado descontento, ante el fiasco de una dirigencia amorfa que ha mutado de partido en partido, para arraigase en el poder con coaliciones de dudoso raigambre, avalados por colectividades sin filosofías y principios programáticos con diversos rostros que en los últimos años han fortalecido carteles de la corrupción, mimetizados en partidos de alto contenido social para tener posibilidades de éxito.

Muchas de los entuertos mafiosos, permanecen en el imaginario electoral caucano, logrando la captura de la gobernación y las principales alcaldías, organizados en grupúsculos politiqueros como lobos con piel de ovejas, reflejo fiel del oportunismo, para mantener la cooptación de un sistema que solo beneficia a familiares, amigos y financistas, en detrimento de la población, avalados por partidos anodinos, carentes de principios y con clara inclinación al servicio de las mafias de cuello blanco, enemigos a vencer con el voto libre, responsable y consciente. 

Por si las frustraciones y desengaños de los gobernantes que elegimos, no fueran suficientes para frenar una nueva estafa en las urnas, basta ver el perfil de quienes a su nombre avanzan en la competencia electoral para advertir que tampoco cuentan con la experiencia suficiente, ni mucho menos la preparación, para ejercer un cargo que debería reunir mayores exigencias de preparación, de trayectoria y de conocimientos esenciales en administración pública, para que no se repitan estos fiascos que en buena medida se debe a las acciones perversas del pacto de corruptos y de manera especial a la falta de gobernabilidad de mandatarios acorralados por la justicia y por su incapacidad para gobernar con decoro.

No podemos dejarnos llevar por la apatía, la desconfianza y el pesimismo, debemos ser coherentes con nuestras convicciones, en un clima de respeto, de diálogo y de espíritu cívico, renunciando a todo fanatismo, violencia, agresividad, votando de manera consciente, libre y responsable.

Históricamente los caucanos hemos castigado en las urnas a quienes desde la corrupción y el clientelismo, han querido perpetuarse en el poder, y a lo más que han llegado es a obtener una curul en el Senado en una prolongación de una inexorable agonía. 

Votaré por quienes tengan proyectos sustentados en valores éticos y políticas claras a favor de la dignidad de las personas, la salud, la defensa de la vida y el medio ambiente, en el entendido que no se trata de elegir un mega-líder que todo lo puede, sino a alguien idóneo para orientar a los caucanos y payaneses en torno a un proyecto de región, que fomente el emprendimiento, la reconciliación, con voluntad de servicio y el respeto por lo público.

*********************************************

Para leer más columnas de opinión del autor

clic
Deja Una Respuesta