ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 23 de mayo de 2024. Última actualización: Hoy

El Valle del Espanto

El jueves 11 abril, 2024 a las 7:50 pm
El Valle del Espanto

Su tierra no es ni la sombra de lo que fue en el pasado, en un valle de espanto y terror la convirtieron estos despiadados, guarida de malhechores, de hienas hambrientas que deambulan bajo la luz de la luna acechando inocentes.

“Ya se acostumbraron a vivir entre el dolor y el caos, ya se acostumbraron al hedor a azufre y sangre que impregna el ambiente. Los estruendos, estallidos, la expansión del terror, es el pan de cada día”, relataba la anciana cuyas carnes fueron consumidas por la perturbación y la intranquilidad desatada por los insensatos de corazón ennegrecido.

Desde que la humanidad se convirtió en mercancía y la paz fue secuestrada por los que bajan de las montañas, las tribus perdieron toda esperanza, la desolación y el abandono reinan.

Que triste por ellas, por las mártires y también por las del vientre maldito, por aquellas de temple frágil, por las que fueron incapaces de guiar a sus crías y por las que son solo víctimas de este sistema pervertido.

Ellas ya no cantan, ya no ríen, hace mucho que son cuerpos sin alma, solo cargan penas en su pecho, penas tan oscuras como los trajes que lucen cada día para enterrar a sus muertos. Sobre sus espaldas deformes cargan la desgracia de todo un pueblo y ahora pretenden pasarle su pesada carga al carcelero del pueblo.

Que triste por los que esparcieron sus semillas y se olvidaron de cultivarlas, por los que no estuvieron para ver la vida germinar del vientre de quien decían amar, por aquellos que les negaron un techo, un plato de comida, un hogar, pero más tristeza dan esos pobres ángeles desprotegidos que no tuvieron quien los librara de la pugna entre el bien y el mal.

Los caminos que conducían a las orillas del caudaloso y cristalino río Yalzag están desolados, solo sangre emana de las entrañas de este afluente que en el pasado fue testigo de la ardiente llamarada en torno a la cual todas las tribus de la región se congregaban.

Pero luego todos vieron como río abajo arrastrabas a los silenciados, a los condenados, los mutilados, los torturados, a aquellos que nunca regresaron, tu lecho ha presenciado las hazañas más atroces y despiadas.

¿Por qué callas, de que sirve que tu caudal sea ensordecedor y golpee con tanto ímpetu una y mil veces las rocas? Si eres incapaz de alzarte y rebelarte contra esta horda. ¿Por qué has enmudecido y te has convertido en cómplice de sus secretos? Si tú puedes desatar una avalancha de justicia.

¿Sabes? eres tan cruel como ellos, ya no tienes alma, dejarás de fluir como el Éufrates y el Tigris, con los años desaparecerás como el Coello.

De este pueblo ya no queda nada, nadie se atreve ni siquiera a visitarnos, ya desatamos su ira, la densa niebla gris ya se posó sobre nosotros, del suelo solo brota lava ardiente, las manecillas del reloj apocalíptico ya marcan el fin, el cielo y el infierno abrieron sus puertas, ya se escuchan las trompetas, ya es hora de ir al juicio.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?