Viernes, 30 de septiembre de 2022. Última actualización: Hoy

El vaivén del proceso de paz, la crisis económica y las campañas electorales del 2015

El martes 13 enero, 2015 a las 9:57 am
Fernando Dorado G.

Fernando Dorado G.

Popayán, 13 de enero de 2015.

Todo parece indicar que tres temas serán los que concentrarán la atención de los colombianos durante el año 2015: el proceso de Paz, la crisis económica y las elecciones regionales y locales.

Proceso de Paz en Colombia

En el proceso de Paz lo determinante será el comportamiento de los negociadores de la guerrilla. En la medida en que los sectores moderados de las FARC desplacen a los comandantes guerreristas de la dirección de los diálogos de La Habana, en esa misma medida – en forma simultánea y proporcional –, el uribismo verá reducida su capacidad de incidir en la sociedad.

Con su habilidad y experiencia, Uribe intentará – como ya lo hace – negociar con el gobierno para incidir en la parte final del proceso, y así no quedar totalmente aislado de las decisiones finales relacionadas con el mecanismo de refrendación de los acuerdos [1]. Tratará de intervenir en el diseño de una posible Asamblea Nacional Constituyente.

Igualmente, la declaratoria unilateral de cese de fuegos por parte de las FARC es un golpe en la médula del uribismo. Por ello, las fuerzas uribistas infiltradas en el ejército hacen esfuerzos desesperados por provocar su rompimiento, y los sectores guerreristas dentro de las FARC también juegan a lo mismo.

El gobierno se mueve a veces vacilantemente entre esos dos extremos. Pero, es indudable que tiene una posición cómoda y un gran margen de maniobra. En las próximas semanas se verá qué tanta voluntad de Paz tiene Juan Manuel Santos al tener que ajustar su política a la presión que le ha puesto la guerrilla con el cese de fuegos. Deberá garantizar la presencia del ejército en todo el territorio pero a la vez desescalar o bajarle temperatura al conflicto, y quitarle presión a la guerrilla en zonas claves del país.

Por otro lado, la crisis económica va a empezar a influir en la vida social y política. Si las negociaciones continúan alargándose va a fortalecerse un sentimiento de indiferencia entre la población que ni siquiera el uribismo podrá aprovechar. La sociedad se va a empezar a concentrar en otros temas diferentes a la Paz. El gobierno prepara reformas regresivas como la de las pensiones y seguramente otras, como una nueva iniciativa – seguramente camuflada – en el terreno tributario.

Las campañas electorales a gobernaciones y alcaldías tendrán que centrarse en temas concretos y particulares de las regiones y localidades, a riesgo de desgastarse con el tema de la Paz ante la opinión pública de los entes territoriales.

Ya en lo electoral, en algunas regiones y ciudades las fuerzas políticas se van a alinear en tres bloques: el santismo, el uribismo y las fuerzas democráticas-alternativas. En otras partes la polarización obligará a las fuerzas alternativas a hacer alianzas programáticas con el santismo para derrotar al Centro Democrático.

Las fuerzas que ya trabajan por construir un Nuevo Proyecto Político deberán saber actuar – con visión supra-partidista – para ubicar puntos de apoyo en gobernaciones, alcaldías, concejos y asambleas, sin pegarse de partidos que han quedado reducidos a siglas que ya no reflejan una verdadera identidad ideológica.

El 2015 pinta muy movido e interesante. Todo está dado para que la juventud empiece a intervenir con fuerza y autonomía en la política, haciendo énfasis en comportamientos éticos, coherencia política y honestidad a toda prueba, pero a la vez, con creatividad y flexibilidad.

[1] El Tiempo. “Proponen ‘pacto político y de Estado’ para refrendar acuerdos de paz”. Ver: http://bit.ly/1waKBcT

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?