Lunes, 26 de octubre de 2020. Última actualización: Hoy

El último Quijote del arte caucano

El lunes 28 septiembre, 2020 a las 9:47 am

Édgar Negret, el último Quijote del arte caucano

Álvaro Jesús Urbano Rojas

Edgar Negret Dueñas, fue pionero en la escultura abstraccionista y geométrica en Colombia a mediados del siglo XX. Les dio formas magistrales al hierro y el aluminio como material estructural y formal. Nació en Popayán y murió en Bogotá el 11 de octubre (1920- 2012). Toda su vida luchó contra molinos de viento como imaginario de su aciaga soledad y al reposar en brazos de dulcinea que lo fue su gloria y grandeza, cuando cumplía 92 años, el 11 de octubre en la noche, al marcar el reloj las 11:40, el maestro Édgar Negret se refugia en las pléyades del arcano de oriente, mientras en Popayán su ciudad natal, a la misma hora se terminaba una ceremonia en homenaje a su cumpleaños. Con su muerte terminó una era en el arte latinoamericano de grandes contribuciones a la escultura moderna.

Édgar Negret fue el décimo y último hijo del general Rafael Negret Vivas y María Dueñas, mujer religiosa y aficionada a la pintura de quienes el maestro se refería como: “Mi papá era un general muy atareado que con frecuencia tenía que ausentarse de casa y mamá una persona que no dispuso de tiempo sino para tener y criar sus hijos. Por eso recuerdo mi niñez dentro de una atmósfera de soledad”. Sus primeros estudios los hizo en la Escuela de Bellas Artes de Cali entre 1938 y 1943. Al año siguiente, conoció en Popayán al escultor vasco Jorge de Oteiza, quien lo motivó para incursionar en los ámbitos de la escultura moderna.

Negret hace parte de la generación de artistas que junto a Ellsworth Kelly, Agnès Martin, Louise Nevelson, Robert Indiana y Jack Youngerman, compartieron sala en las principales galerías del mundo y se opusieron a los preceptos del expresionismo abstracto, de gran influencia a mediados del siglo XX.

Fue en Nueva York donde su talento originó la serie Aparatos Mágicos, en la que por primera vez, empleó el aluminio y luego de intentar unir las diferentes piezas con dobleces se decidió por la utilización de tuercas y tornillos. La serie se caracteriza por el empleo de elementos geométricos y por el rigor compositivo. Desde entonces, su obra se define por un amplio uso del aluminio como material estructural y formal, uniendo  láminas y partes con tuercas y tornillos, intercalando elementos geométricos con maestría y especial rigor compositivo.

En homenaje al maestro Negret, es un imperativo moral y su primera expresión debe ser garantizar el salvamento y mantenimiento de su obra, patrimonio cultural de la nación, y referente identitario de los colombianos y en especial de los payaneses. Muchas de sus esculturas están en grave riesgo de deterioro y afectación biológica, por lo que es urgente disponer de partidas presupuestales para adelantar acciones de conservación de las piezas exhibidas en las principales ciudades del país. No se puede abandonar un legado artístico que debe exhibirse con orgullo, para que las nuevas generaciones valoren las grandes obras de nuestro maestro y no perder lo que nunca se volverá a recuperar.

Quiera Dios que aquellas obras que hacen parte de su inventario particular sean adquiridas y protegidas al amparo de un gran museo de artes plásticas, ojalá ampliando y reivindicando su casa museo en Popayán. El Ministerio de Cultura tiene la palabra.

**************************

Otras publicaciones de este autor en Proclama del Cauca y Valle:

Álvaro Jesús Urbano Rojas
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta