Jueves, 5 de agosto de 2021. Última actualización: Hoy

EL ÚLTIMO BOSQUE ENCANTADO

El viernes 28 septiembre, 2018 a las 12:09 pm

EL ÚLTIMO BOSQUE ENCANTADO

EL ÚLTIMO BOSQUE ENCANTADO

EL ÚLTIMO BOSQUE ENCANTADO

A simple vista parece un terreno yermo, sólo, baldío y triste, sin ninguna belleza a la vista, sin nada qué mostrar. Diría alguien por allí: “en ese lote no hay nada para mostrar, solamente cuatro árboles de frente, dos corpulentos de mango, que entre noviembre y diciembre se convierten en la presa favorita de los niños y niñas, con algunos adultos, dispuestos a devorar los suculentos mangos que ofrecen junto a su magníficas sombras y dos más, muy endebles, que ofrecen solamente sendas sombras benéficas para los días del intenso verano”. Pero más allá, al fondo y al lado izquierdo, observamos una bella e inmensa arboleda bordeando y acompañando al susurrante río Quilichao, como inseparables amigos, pues el uno no puede vivir sin el otro desde hace muchos años, según dicen.

EL ÚLTIMO BOSQUE ENCANTADO

Junto a la gran arboleda hay una pequeña cancha de fútbol que día tras día se llena esporádicamente con muchachos que juegan el tradicional futbolito y otros días, con la bulla vocinglera y juvenil de los estudiantes que allí practican sus clases de educación física, sin olvidar eso sí, los ocasionales campeonatos de fútbol y de diferente clase que allí se realizan con buen acompañamiento de público y una buena dosis de música.

A lado y lado del mencionado terreno están como buenos vecinos algunos barrios tradicionales, como por ejemplo una parte del barrio Los Samanes, contigua a la Urbanización Privilegio y los barrios La Corona 1 y Corona 2, sin olvidar la congestionada calle 10 que lo bordea y el puente Los Soldados, que lo comunica con el barrio Centenario.

Ese pequeño terreno verde y sólo, con su vida cotidiana sencilla ya descrita, parece aferrarse a su actual destino y no dejarse engullir, si así se puede afirmar, por la inmensa ola de los barrios circunvecinos y del progreso creciente que se le va acercando poco a poco, paso a paso, pues ya sabemos que nuestro actual y amable Santander de Quilichao, está dejando su cascarón de pueblo para convertirse en una ciudad, algo desordenada y con muchas dificultades de toda clase, como ya lo sabemos de sobra.

EL ÚLTIMO BOSQUE ENCANTADO

Es por lo anterior que para mí, personalmente y por la inmensa fortuna de vivir frente a él, lo considero el último bosque encantado de Santander de Quilichao, el último vestigio de ese pueblo que se niega a morir en las fauces de una ciudad caótica y sin sentido. Todas las mañanas, antes de salir el sol, antes que aparezcan las primeras motos y el consabido barullo de siempre, disfruto del concierto natural que me ofrece ese pequeño bosque encantado y por eso, me inspiré en él y le escribí este poema en su honor y que hoy comparto con ustedes:

INSTANTES ETERNOS

EL ÚLTIMO BOSQUE ENCANTADO

Ver caer las hojas secas / en verano / el volar apacible y fantástico / de las mariposas / escuchar el suave rumor / del viento mañanero / y el tenue movimiento / de las hojas de los árboles / estos son los placeres eternos / que tengo allí nomás / al alcance de mi mano / al abrir mi ventana / por la mañana / y mirar un pequeño bosque mágico / y encantado / allá en el fondo.

********************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/javier-enrique-dorado-medina/

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?