ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Nueva masacre en Buenos Aires deja siete muertos     ~    

La estatua del Morro y los pactos sociales pendientes     ~    

Indígenas anuncian nuevas movilizaciones     ~    

¿Qué tan preparados estamos en Santander para enfrentar la segunda etapa del virus?     ~    

Llegan 50 nuevos ventiladores al Cauca para la atención de la pandemia     ~    

Más de $160 mil millones en recursos de regalías para municipios de Alto Patía y Norte del Cauca     ~    

TELEPACÍFICO NOTICIAS RECIBE EL PREMIO CAMACOL CON EL MEJOR TRABAJO PERIODÍSTICO EN TELEVISIÓN     ~    

Una discapacidad intelectual no te define, Concierto de Gala     ~    

En celebración de Amor y Amistad: Protocolos de bioseguridad     ~    

Excelente balance de inscripción 1.000 mujeres y personas con discapacidad trabajando desde casa     ~    

La Mielofibrosis, un cáncer raro y silencioso de la sangre     ~    

Periodistas del norte del Cauca ganadores del primer concurso de periodismo     ~    

La magia del ser integral     ~    

Autorizado plan piloto de consumo de licor en discotecas y bares     ~    

Inicia la cuenta regresiva para el Festival Petronio Álvarez     ~    

Belalcázar reconoció a sus hijas mitad indígenas     ~    

El Cauca produjo la mejor cosecha de café aún en pandemia     ~    

Calle 25 Norte es una realidad, Alcaldía de Popayán notifica finalización de obra     ~    

¡Quilichao Vive con Salud!     ~    

Colombia llega a 23.665 fallecidos por COVID-19     ~    

Domingo, 20 de septiembre de 2020. Última actualización: Hoy

El lunes 26 enero, 2009 a las 8:48 pm
EL TLC PARECE UN FALSO POSITIVO

www.lagranepoca.com/articles/2007/02/25/144.html

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy
Colombiano
leoquevedom@hotmail.com

Las cosas se pueden ver de color rosa o huelen a olla podrida según por el lente que se miren o según la nariz del sujeto. Ya Colón dio la sorpresa de hacer ver que la tierra no era una mesa lisa sino una naranja redonda. Usted, desde su lado, ve el 6 bien sentado y desde la otra orilla alguien le discute que es un 9 bien parado. Cada quien habla del mercado según se haya llenado su cesto.

Del Tratado del Libre Comercio en Colombia se habla muy bien en las altas esferas, mas el pueblo, que es más sabio, lo rechaza porque es como un harakiri para el mercado interno. Desde arriba dicen que es la gran panacea para Colombia y Estados Unidos. Y Obama con los demócratas le tiene reservas muy serias. Si fuera negocio tan bueno hace tiempo se había aprobado. El tome y dame también tiene sus peros éticos en esta era pragmática. Ya no es la simple oferta y demanda.

El comercio no es una actividad aislada del contexto socio-político. Mucho menos hoy con la competencia entre naciones y la globalización salvaje. Cada quien mira primero si conviene a sus intereses económicos o por qué el que lo pone en bandeja, lo hace. ¿Será, como dicen los teatreros, que el libreto ya está montado y los protagonistas están que salen a la escena? ¿Qué componendas se esconden tras bastidores y tramoya?

¿Dónde caben los campesinos, dónde la agricultura, dónde el ingenio propio y las patentes, la industria nacional, su mano de obra y el empleo? ¿Dónde está la modernización del Estado, el apoyo a la tecnificación y a ponernos a tono con los vecinos y el mundo? O sólo se favorecerán los importadores que llegan en alianzas amañadas y los pequeños productores perderán sus siembras, sus empresas y sus sueños? Qué se exportará y quién lo hará son otras preguntas esquivas. ¿También lo harán los mismos consorcios temporales como se estila en estos tiempos de amiguismo y mordida?

Los negocios en tiempo de crisis deben hacerse con lupa, con veedores confiables, mirando si encajan en las políticas de los Estados vecinos. Mucho más si Colombia está en la mira por su pasado y presente. Con el nuevo de gobierno en USA las relaciones han cambiado y las estrategias de mercadeo no pueden ser las mismas de hacer lobby en el despacho de Obama. Muchas cosas tendrán que reformarse en el mapa nacional.

Los retos no son sólo para el Gobierno. Lo son para los empresarios, para los comerciantes, para los que tienen el poder económico en los bancos. Hay muchas manos calificadas pidiendo trabajo y no hay fuentes que lo ofrezcan. Hay muchas tierras esperando cultivos pero no hay apoyo y garantías para ello. La crisis es la gran oportunidad para este país que ha sido llamado la despensa y la reserva del mundo.

¿O, seguiremos esperando que el país se siga parcelando y vendiendo a retazos en lo que cándidamente se llama la inversión extrajera?

El TLC no será positivo para el agricultor, ni para el consumidor, ni para el que ame al país. Sólo beneficiará a las multinacionales, a los granjeros foráneos, a la industria extranjera y a los consorcios que consigan los contratos de importación y exportación.

23-01-09 – 6:58 p.m.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta