Miércoles, 26 de febrero de 2020. Última actualización: Hoy

El taitapuro de La Pamba

El lunes 23 diciembre, 2019 a las 11:04 am
El taitapuro de la pamba
Pandiguando

El taitapuro de La Pamba

El 22 de diciembre de 1909, el abuelo lucía cansado después de recoger los leños y traer el agua del chorrito de la Pamba, afluente construido por Pedro Agustín Valencia a mediados del siglo XVII, con ladrillos y piedras de cantera en mampostería hispánica y árabe; fue el primer acueducto de Popayán, allí los vecinos acudían con cántaros y vasijas de barro a recoger el agua, es el lugar más plano de la Villa de Pubenza en cuya heredad se construyen mansiones de terratenientes, mineros y comerciantes; personalidades que ocupan destacadas posiciones en el reino de España en la Nueva Granada y la República de Colombia.

La Pamba es uno de los barrios más antiguos de Popayán donde se instauró la logia masónica de mayor influencia en la historia de la patria. La palabra “Pamba” significa “Planada” en lengua quechua, Una de las hermosas casonas fue la levantada a mediados del siglo XVIII por José María Mosquera y Figueroa, residencia paterna del general Tomás Cipriano de Mosquera, el masón de más alto rango, cuatro  veces presidente y estructurador del Estado colombiano y donde nacieron y vivieron los masones más influyentes de la independencia colombiana: El sabio Francisco José de Caldas, el prócer Camilo Torres, el general José Hilario López y el general José María Obando.

Adornaban la sala el colorido  de los calados de doña Julia: breva, limón, papaya, cidra, higuillo, coco y el dulce de ijillo, en el patio a fuego de leña se freían las rosquillas, mientras en el salón de baile la estudiantina de Gonzalo Vidal, interpreta en un cordófono magistral la canción “24 de diciembre”, muy de moda en 1908 cuya letra reza: “llegó diciembre con su alegría, mes de parranda y animación, en que se baila de noche y día y es todo juergas y diversión, se hacen natillas se fríen buñuelos, se dan regalos en caridad y engringolados chicos y abuelos hacen el árbol de navidad, el marranito que habían comprado desde noviembre para engordar ya de las patas bien amarrado empiezan todos a chamuscar, nube de globos el cielo llenan pólvora chorros llena también y algunos novios en noche buena por chupar piña ni oyen ni ven».  Esta es la primera canción parrandera “paisa”, la escribió Francisco ‘El Mono’ González, nacido en Titiribí (Antioquia). Canción que en 1938, el maestro Lucho Bermúdez decidió transformarla en porro y dársela a Rafael de Paz, quien la grabó con Matilde Díaz como cantante, con gran éxito en América Latina.

En ese diciembre, se preparó un ritual especial, se hizo un monigote llamado Taitapuro con la figura del presidente Rafael Reyes y se programó su incineración a la medianoche del 31 de diciembre, en el evento se leyó un testamento, cuyo contenido tenía un alto grado de sarcasmo por la indignación que causó la pérdida del istmo de Panamá, sin lugar a dudas, era un memorial de agravios contra el gobierno Conservador y contenía ataques  frontales contra los lideres centralista del Estado Soberano del Cauca. Tal ceremonia se hizo como ritual de purificación para alejar las malas influencias y las energías negativas de la fallida gobernación del Departamento de Popayán. Ritual de fuego que exhorta lo malo del pasado para permitir la regeneración de energías, ese fin de año se extinguía para la historia de Colombia el departamento de Popayán, creado el 5 de agosto de 1908  y que expira, más con pena que con gloria, el 1 de enero de 1910, siendo parte de las reformas administrativas del presidente Rafael Reyes, casado con Sofía Angulo, quien provenía de la alta sociedad de Popayán; desapareciendo Popayán como departamento y siendo reunificado el departamento del Cauca hasta la expedición de la ley del 16 de abril de 1910, fecha en la que fue instituido el departamento del Valle del Cauca.

************************************************************************

Para leer más columnas de opinión del autor aquí

Clic
También te puede interesar
Deja Una Respuesta

Un comentario en "El taitapuro de La Pamba"

  1. Carlos Alberto Perez dice:

    Pero este relato quedó inconcluso o es que hay una segunda parte. Muy buena anécdota histórica.

Comentarios Cerrados.