Martes, 10 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

El sanandresano que investiga para la NASA, se formó en el Cauca

El viernes 8 noviembre, 2019 a las 10:13 am

Por: Isabella García Rodríguez.

“Todo comenzó cuando mis grandes debilidades se empezaron a fortalecer” Jhan Sebastián Saavedra Torres, estudiante de medicina.

Nacido en la isla de San Andrés, criado en la capital del país, Bogotá, por motivos de estudio esta radicado en Popayán y en un futuro se ve establecido en el exterior, Jhan Sebastián Saavedra Torres de 27 años es un apasionado por la investigación molecular, por el espacio, los planetas y por abrirse caminos a cada lugar que va.

Sebastián es el hijo mayor de Sandra Torres y Carlos Saavedra, quienes lo han apoyado en las diferentes carreras que ha iniciado Jhan, pues para estar hoy en día cursando su treceavo semestre de medicina e internado, él estudio ingeniería ambiental y luego ingeniería civil (sin terminarlas), debido a que su verdadera pasión era la salud, por eso se postuló en la mayoría de universidades públicas, hasta lograr pasar en la Universidad Nacional, en la Tecnológica de Pereira y en la Universidad del Cauca, por la que se decidió y actualmente se encuentra rotando en el Hospital Universitario San José.

De niño le gustaba la natación, el fútbol, jugar videojuegos además de leer textos que para esa época le parecían interesantes.

Colombiano investigador para la Nasa

Para que iniciara este proceso arduo de investigar para una entidad del prestigio e importancia como la National Aeronautics and Space Administration o traducido al español, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio; Sebastián pasó por dificultades como los malos comentarios de profesores, rechazo de grupos estudiantiles de investigación y presión por parte de su círculo sanguíneo al notar las bajas notas en algunas materias cursadas.

Yo arranque un primer semestre de medicina en el cual repetí Bioquimica, en segundo semestre la gané y en tercer semestre repetí todo, excepto Genetica y Psicobiología. Al otro semestre, me tire Fisiología. Tenía pésimos conceptos de Fisiología”, afirmó Saavedra.

A lo anterior se le suma el llamado de atención familiar, pues los padres de Sebastián le habían advertido que si continuaban las perdidas lo sacarían de la carrera. Sebastián a raíz de estas fallas académicas se dirige a un congreso sobre Fisiología para tratar de afianzar los conocimientos que estaban un poco débiles y con eso inició la historia.

Después de eso, el estudiante de medicina tenía intenciones de ingresar a grupos de estudio de su universidad “pero cuando tienes un mal promedio, no estás en un nivel superior a sexto semestre como para entrar a un grupo de investigación y tienes a su vez mala reputación, referente a que eres un mal estudiante, se hace complicado estar en un grupo de investigación”.

Con lo sucedido, Sebastián comenzó a concurrir cuanto congreso, ponencias y/o charlas se daba cuenta que le sirvieran para mejorar sus calificaciones, lo que le trajo, además de aprender, varios reconocimientos como estudiante investigador que lo llenan de orgullo, de los cuales resalta el otorgado por la Sociedad Americana de Inmunología, la Beca de Investigación Heinrich Quincke y el más importante el de la Academia Nacional de Medicina.

Los ángeles sin alas

Saavedra por esos días se encontraba un poco desanimado pues de alguna manera, las pérdidas causan un efecto negativo en el estudiante, y respecto a eso, menciona que varios profesores lo alentaron a investigar.

Jairo Alfonso Vásquez López, me coge en el parqueadero de la universidad, me ve un poco desalentado y triste,(por las anteriores fallas académicas) y me dice que me quiere proponer un tema de investigación sobre la Matriz Extracelular, él junto al mentor Carlos Alberto Navia, fueron los primeros en decirme: bueno yo le abro las puertas”.

También, en este listado se encuentra el cardiólogo Nelson López quien nos ha dado la mano y nos ha brindado su apoyo”.

En la misma línea, ya cursando quinto semestre, se le aparecen otros dos ángeles personificados en maestras llamadas Carolina Salguero, científica de la Universidad de Harvard y María Virginia Pinzón Fernández, directora y mentora del grupo de investigación quienes le permitieron explorar y aproximarse a desarrollar la idea sobre la matriz extracelular en países como Cuba, México, Estados Unidos.

Dos mujeres que empezaron a creer en mí me dan ese chance y cada experiencia investigativa la tuve que desarrollar afuera para poder fortalecerme”.

Proyecto de investigación

La Nasa enviará para el 2035 a nueve astronautas a Marte, para ello requieren disminuir los riesgos de infarto, entre otras contraindicaciones que se producen por el cambio en la atmósfera, pues una vez el cuerpo humano no tenga la gravedad que mantiene en la tierra, su organismo inicia a perder masa muscular hasta en un 5% y densidad ósea hasta en un 2% cada mes, además de los riesgos psicológicos que corren debido al aislamiento, donde son propensos a sufrir de estrés o depresión.

Para reducir estas pérdidas en su personal, la Nasa por medio del programa de investigación humana (Human Research Program Nasa) da oportunidades a las personas que están realizando investigaciones a nivel humano y de laboratorio, que contribuyan a encontrar soluciones a la problemática de infartos cardiovasculares. En ese sentido, Sebastián y su compañera Luisa Fernanda Zuñiga Cerón, médica interna de la Universidad del Cauca, están aportando desde sus estudios a identificar los cambios que existen en las células en estado de microgravedad, es decir, cuando ya se encuentran fuera del planeta tierra.

Mi póster está más asociado a observar cómo a nivel del ecosistema celular se cultivan las células de manera in vitro y después son ubicadas en un modelos experimentales: ratas o como en este caso próximamente como ellos aspiran (refiriéndose a los de la Nasa) hacer manejos para disminuir los factores de riesgo en un paciente que se infarte viajando o estando en Marte, ya sea por medio de terapias celulares inyectables o administradas por algún dispositivo a nivel cardiovascular”.

Sebastián lleva en esta investigación casi seis años y menciona que lo que hace más difícil la réplica de los procesos de prueba en Marte, es que a nivel molecular, los estados de microgravedad cambian, pues hay diferencias con la gravedad de la Tierra y al tener esos cambios no se obtiene resultados iguales. De acuerdo a lo anterior, el estudiante ha podido comprobar que «a nivel funcional, las vitaminas que no se espera que cambien, sí cambian; pasan de un metabolismo mucho más rápido estando en la tierra, a uno más denso, cuando están en el espacio«.

Desde el primero de enero hasta el primero de febrero estará en Estados Unidos para continuar con su investigación de la Nasa, en la Universidad de Houston.

Sebastián con este logro se siente orgulloso, satisfecho y con más confianza en sí mismo, porque ya tiene más conocimientos hacía el área celular. Así mismo menciona que “Todos los sacrificios, las pérdidas y las ganancias que he tenido, tienen al final un resultado, porque si alguien me preguntara cómo es el camino, les diría el camino no es fácil, pero no es imposible”.

Igualmente menciona que para lograr las metas, se necesita tener mucha resiliencia, disciplina y adaptación al cambio,”porque en algún momento de nuestras vidas, vamos a ganar y perder cosas, pero lo prioritario es no dejar que el sueño se detenga”. Anexa que a él le sirvió mucho volverse un sordo a los malos comentarios Vas a tener personas o profesores o amigos que te van a decir que algo es inviable. El objetivo es seguir investigando en lo que tu crees que sí es posible”.

Sus costumbres

Jhan Sebastian tiene una costumbre de dejarse conocer en los congresos que asiste para tener más posibilidades de estudiar “Mis profesores me enseñaron que en cada congreso debía buscar la persona que le permitiera abrir una puerta, para una pasantía, para acceder en este caso, a hacer sus trabajos de investigación”.

Ese consejo lo siguió al pie de la letra y comenzó a tocar puertas y a tener una red, para que alguien le interesara su idea. “Se fueron abriendo las puertas, entonces tuvimos la oportunidad de estar en la Universidad Nacional, Universidad de Antioquía, en la Universidad de Harvard, en la Universidad de Texas y ahora último, pudimos estar en el evento de la Investigación Humana de la nasa, y en el mismo evento, presentarle la idea a personas que la vieron más viable y pues ahorita tener una próxima pasantía”.

Su futuro

Como meta a corto plazo aspira terminar su carrera, aterrizar dudas y refortalecerse. A largo plazo, espera lograr acceder a la especialización de Neurocirugía o poder realizar un doctorado a nivel investigativo por medio de una beca.

También te puede interesar
Deja Una Respuesta