Jueves, 9 de febrero de 2023. Última actualización: Hoy

EL RIESGO DE ABRIR UNA VENTANA

El domingo 17 enero, 2016 a las 12:01 pm
Bulevar de los Días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy
Loco-mbiano

Cazadores de Sombras

http://www.labutaca.net/imagenes/tag/cazadores-de-sombras-ciudad-de-hueso/

Pasáramos por la Vida como Virgilio el de Dante, por entre infiernos, limbos y paraísos con la esperanza de ver por la ventana a nuestra Ilusión. O comenzáramos a escribir en la mitad de la Vida, como Cervantes, los pasos con los que vamos trazando la elipse más feliz de una tarde iluminada en pos de nuestra Dulcinea hacia la Isla del Toboso. Y si tomáramos estos casos como ejemplarizantes para nosotros, harían cambiar el rumbo de muchas vidas.

La película Cazadores de sombras, algo escabrosa y tenebrosa, dejó esta frase del título a modo de reto. ¿Seremos capaces en un momento crucial de la Existencia de abrir la ventana frente a nosotros y al alcance de la mano que nunca nos hemos atrevido? ¿Preferimos, – más bien – retroceder y esperar y seguir con la incertidumbre?

La ficción de la película contiene mucho de suspenso y hace entrever muchas expectativas. Parece horrorífico y fatal lo que hay más allá, tras la ventana en que se hunde la mano por la pared de humo blanco. ¿Qué habrá al otro lado? ¿Qué sucederá si yo traspaso voluntariamente los límites que se me presentan?

Cuántas personas conocidas, a nuestro alrededor o ignotas en siglos anteriores, se han atrevido a llevar a cabo la feliz hazaña de correr la cortina o dar el paso definitivo. Pensamos llevar a cabo un proyecto, salir de la indefinición y no nos atrevemos, como Alicia, a bajar por el hueco a recorrer los rincones y avenidas fantásticas que se nos presentan por senderos nunca antes vistos.

Volvemos a oír – de lejos – la frase que nos canta aún en el aire del tiempo: la Vida es sueño, que si nos atrevemos, se vuelve realidad. Lo piensa el poeta cuando fabrica sobre palabras y fantasías mundos nuevos, lo hace el escultor cuando, a punta de golpes sobre la piedra o el mármol, descubre diosas o dragones o pensadores casi mudos, porque como el Moisés de Miguel Ángel, solo falta que hablen.

Sí. Somos unos cazadores de sombras, de fortunas que se esconden frente a nuestro futuro inmediato, en un momento confuso de la vida y no nos atrevemos a tomar el camino que se nos muestra entre la duda y la angustia. Nos asusta, entonces, el qué dirán, el miedo de tener que caminar más de dos pasos y a encontrar piedras que se metan en nuestro zapato.

La ficción es, entonces, una lección, una muestra que se nos pone delante y nos hace exclamar: ¡Eureka, lo esperaba! ¡Sí es posible y no me debo asustar! Se me abre una nueva oportunidad y otra vida.

Estirar la mano con el puño decidido y romper el celofán que abre la ventana es un reto para llevar a cabo muchos proyectos. Es la hora de saber si somos irresolutos o queremos cambiar de ruta y capturar el triunfo sobre nuestra duda.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?