ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 23 de agosto de 2019. Última actualización: Hoy

El rescate de la calle

El jueves 29 noviembre, 2018 a las 8:31 am

El rescate de la calle

El rescate de la calle

El rescate de la calle

Sucedió el pasado sábado de mercado 24 de noviembre del presente año en horas de la mañana, un día de mucho agite comercial como sabemos, por ser día de ir a la “galemba” (como dice la gente), o galería o plaza de mercado, muy temprano en plena carrera once entre calles séptima y octava.

Me disponía como siempre acostumbro a ir a mi trabajo habitual de gestor editorial ad honorem (porque me gusta y me nace), en la “Papelería Popular”, por la misma carrera entre calles tercera y cuarta. Por la mencionada carrera y lugar indicado, bajaba un señor ya de edad, empujando un carrito con mercancía variada, quien al verme de inmediato no pudo disimular su alegría, se despojó de su gorra, pues hacía mucho sol de invierno, quemante y azaroso, me hizo un gesto natural de reverencia al estilo educado de antes y me dijo: ¡Eminentísimo profesor, muy buenos días, mucho gusto en verlo, hacía días que no tenía el gusto en verlo! Al instante lo reconocí, era un excelente amigo relojero, quien tenía antes su lugar de trabajo tres cuadras más arriba, quien también vendía el periódico “Avanzada Caucana”. Nos abrazamos cordialmente y le respondí medio en broma y muy emocionado: ¡Gracias, muy amable!, ¿no nos vemos desde la última vez, cierto? Ante lo cual, soltó una ruidosa y graciosa carcajada que inundó el lugar donde estábamos, sorprendiendo a los numerosos transeúntes que por allí bajaban y nos dispusimos a conversar de todo un poco en pleno andén, recordando los viejos tiempos.

En medio de la conversa animada, nos saludó una señora profesora, quien comentó con mucha alegría y razón algo muy importante y que motivó la presente columna: “LA CALLE ES EL LUGAR DE LOS ENCUENTROS”. Ese encuentro con mi gran amigo y con ella misma lo estaba demostrando, hemos olvidado la calle, la hemos olvidado por completo, aunque sea para saludarnos y charlar con los amigos y viejos conocidos. Creo personalmente que debido al uso de la tecnología nos hemos convertido en autómatas, nos hemos olvidado del otro y de los otros. A mí ya me ha pasado y creo que a ustedes también, que a veces saludo y ni siquiera se inmutan por estar “pegados” con esos benditos aparatos que ya sabemos.

Cambiando de contexto, siempre a través de la historia y con más énfasis hoy en día en Colombia, las calles se han convertido en las vías expeditas y necesarias para manifestarnos en contra de las pésimas políticas gubernamentales de Duque y compañía, como ahora lo están haciendo los estudiantes universitarios, quienes durante un lapso de 45 días de marchas en las calles han manifestado su descontento por la falta de recursos financieros para la educación pública. El ejemplo más contundente fue realizado durante el día miércoles 28 de noviembre del presente año, con la llamada “Toma de capitales”, en unión de sectores populares como los profesores, indígenas y otros, en una demostración contundente de repudio e indignación general. Las calles y los estudiantes fueron los ganadores ante un gobierno que no arranca. Ojalá que ahora sí.

*********************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/javier-enrique-dorado-medina/

Deja Una Respuesta

Un comentario en "Conveniencia contra credibilidad"

  1. No creo que ningún presidente colombiano, haya dado la orden de matar inocentes, fueron los uniformados que al ser incapaces de dar resultados, optaron por estupidez más infame.

Comentarios Cerrados.