ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Iglesia agradece por acogida del Madrugón de Oración     ~    

CRC invita a conmemorar una navidad ambiental y sostenible     ~    

Buscando en mi despensa mental     ~    

Como un acierto fue calificada creación de nueva secretaría     ~    

Medidas sanitarias para disminuir contagios por covid – 19 en Cali     ~    

Operativos diurnos y nocturnos para evitar rebrotes en diciembre     ~    

Primer quemado con pólvora en el Cauca es de Quilichao     ~    

Traslado de archivos del IGAC de Quilichao a Popayán perjudicaría a la región     ~    

Niño de 9 años es el primer quemado con pólvora en Cali     ~    

Secretaría de Salud invita a no manipular pólvora para evitar quemados     ~    

Gobierno Departamental transforma vida de los caucanos, con apoyo de Cooperación Internacional     ~    

AGROSAVIA entregará semilla de yuca para uso industrial en Cauca     ~    

Colibrí Dorado: Un incentivo al cuidado del medio ambiente     ~    

¡Enciende la vida! Cauca avanza sin pólvora     ~    

En Colombia 36.766 personas han muerto por coronavirus     ~    

El fracaso del proyecto doble calzada Santander – Popayán     ~    

Restricciones en Quilichao por temporada decembrina     ~    

La mítica historia de “El santo Cachón”     ~    

Caucano ganó carrera Grands BMX 2020 en Estados Unidos     ~    

Aprobada construcción vía que une Panamericana con Bolivariana     ~    

Miércoles, 2 de diciembre de 2020. Última actualización: Hoy

El Pueblo de la CH

El domingo 8 noviembre, 2020 a las 11:56 am

El Pueblo de la CH

El Pueblo de la CH

Erase una vez un pueblo muy chévere, los chinitos jugaban ponchado, los más grandes, un parche de chamos y chamas guapachosos se reunían para pachanga en el boliche, a bailar guaracha.

Las madres enchancletadas chineaban a sus chiquitos, ordenaban recoger los chécheres, dejar la locha e ir con una chuspa a comprar un cuchiflí o un chunche.

A las chicas se les advertía no subirse al cacharro de ningún chambón, conchudo y mamarracho, es mejor un cachaco cachetudo que un chorreado chiveado, y para evitar chicharrones, avisar antes de salir para no quedarse con los crespos hechos, viendo un chispero.

Los cuchos, ya chochos, entre el chance, el chisme y la charla sobre sus achaques, también vivían felices apapachados.

Charo y Chepe son dos noviecitos, se la pasan arrunchados; cuando salen comen choclo, chontaduro, chocolate, chancacas, aplanchaos, achiras, changua, sancocho y cholaos.

Un día Chepe quiso pedir la mano de Charo, estaba achantado, se quitó la cachucha y el poncho, se puso de rodillas y empezó a hablar.

Ay chamaco, deja tanta cháchara, sácate las chacras y dime ¿qué te pasa? Chepe sacó el anillo, Charo se puso a chillar, pero aceptó a su cholo, quién ya tiene chamba para trabajar”.

La ortografía de la lengua española consideró a la CH como letra desde 1754. Sin embargo, en 1994 al igual que la “LL”, la CH se eliminó en el X Congreso de la Asociación de Academias de la Lengua Española, lo que significa que la CH ya no se cuenta como una letra del abecedario. Sin embargo, esta fusión vive imponente en nuestra escritura y sobretodo en nuestra oralidad.

La CH sin duda une al pueblo latinoamericano, pero cómo no, si es una de las letras más importantes del Quechua, la lengua de los Andes, de los incas y de varias otras tribus, que han nutrido nuestro idioma con palabras como cancha, poncho, morocho y chacra. También del Náhuatl, la lengua de los aztecas, del que provienen chocolate, achinche, chicle y apapachar y claramente del Mapuche de nuestros hermanos sureños del que provienen chinche, pichi y chorro.

Pese a lo anterior, el “cachai” de los chilenos viene del inglés “To Catch” y en cuanto al “che” de los argentinos, la verdad es que los filólogos no se han puesto de acuerdo, para algunos proviene del guaraní, para otros del romanche y para otros de los árabes y judíos sefardíes que habitaron Valencia.

La CH también vino a América del Viejo Mundo, pues era un fonema usado en Latín, la madre del español, el portugués y el francés traído por los conquistadores. Así, de Castilla vinieron palabras como chabela, chacal, chaval y cháchara; borracho del catalán, abrochar del portugués y del elegante e intelectual francés chalet, chance, chic, cliché y coche.

En fin, la Ch es tan chula que hasta tiene un superhéroe, que con su chipote chillón, chicharra paralizadora, pastillas de chiquitolina pero sobre todo con su nobleza de lechuga y su gran corazón une a un gran pueblo, diverso, talentoso, creativo y lleno de amor, como el latinoamericano, el pueblo de la CH.

***************************

Otras publicaciones de esta autora en Proclama del Cauca y Valle:

Victoria Paz Ablanque
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta