Domingo, 5 de diciembre de 2021. Última actualización: Hoy

EL PRIVILEGIO DE ENVEJECER

El viernes 22 febrero, 2019 a las 3:35 pm

½ en Serio

EL PRIVILEGIO DE ENVEJECER

EL PRIVILEGIO DE ENVEJECER
Por Julio César Espinosa*

Que dizque envejecer es un privilegio concedido a unos pocos, leí en estos días a un tierno y anónimo articulista. Sí. La inmensa mayoría de terrícolas no envejecen, solo a unos cuántos se nos ocurrió la maravillosa idea de declinar y arrugarnos.

Vaya pues con el articulista. Prefiero a otro cronista del vecindario intelectual, nacido en Codazzi, bien conocido como Donaldo Mendoza, a quien le quedan mínimo cincuenta años de vejez y para quien “los momentos más felices de nuestra existencia fueron los vividos en la niñez y la adolescencia… cuando no trabajábamos y éramos vigorosos”. Exacto.

Pero hay algo más que se le escapó a mi vecino. En la juventud estaba el amor, que es la multitudinaria presencia de un solo ser capaz de completarnos hasta en un 50%. Mientras que en la edad del jubileo, por contraste, suele eclosionar un intenso deseo de estar solo y estamos tan ahítos de experiencia que la soledad nos completa hasta en un 98%. Ese 2% restante hay que dejárselo al Sildenafil y a los impuestos. Bienaventurados los que no requieren Sildenafil, porque ellos serán saciados.

El “júbilo” (gritar de alegría) que viene implícito en la jubilación confirma la maldición bíblica de que trabajar es una de las formas de la desdicha o del aburrimiento. Se grita de alegría porque ya no se tiene que trabajar.

Trabajar, trabajar y trabajar, ubérrimo ideal antioqueño y centrodemocrático, es un verbo que nos arrebata ocho horas diarias de nuestra existencia, que deberían ser para otros menesteres menos para trabajar. Esa maldición cesa al llegar la edad de la jubilación, cuyo mayor premio ese ese, que ya no podemos o no queremos o no necesitamos trabajar. Entonces notamos que el reloj se estira en un tedio universal y entonces encontramos tiempo de sobra para leer, para meditar, para hacer cálculos innecesarios como el de cuánto se demorará el sol en enfriarse o cuánto pesa la tierra y en cuál balanza se la pesaría, qué cavilará un espermatozoide que no pudo fecundar y otra vainas soporíferas y bizantinas como el número de ángeles que caben en la punta de un alfiler.

Ay, la vejez, cuando la voz se hace más cavernosa, el oído duro, el hueso blando, la vista apagada, las vértebras crujientes, el paso lento, el trote o la carrera imposibles; cuando cualquier distancia es lejos, la piel es  fláccida y vivimos esperando la huelga del corazón. ¡Qué catástrofe! ¡A qué cerebro se le ocurre llamarlo privilegio!

Sedientos de consuelo, algunos vejestorios se han dado a la tarea de elaborar una lista de las ventajas de ser viejo, que no son más que míseras condolencias porque ya uno se encuentra con una pata en el panteón y otra en el hospital. Verbigracia, que le ceden el puesto en el bus, en la fila de los servicios públicos, en las salas de espera. Que se encuentra por fin el sentido de la existencia, la verdadera felicidad, la ricura de estar solo y la alegría de la ternura. Sí, todo eso es cierto.

Pero también se encuentra el viejo con esa dinamita de fuego lento que es la nostalgia, el indefinible sentimiento permanente del anciano, porque la vejez es ante todo un repasar y repasar  hasta el infinito los momentos felices del pasado, cuando no nos orinábamos en los calzoncillos y usábamos del vigor corporal como si éste fuera eterno.

Entonces se comprende que muchas obras artísticas hayan salido de un corazón maduro, porque la gracia de la puta vejez es que al fin entendemos cómo es el mundo, cómo hay que tratar a las mujeres (o las mujeres a los hombres), cómo funciona la sociedad; y se arrepiente uno de no haber matado a unos cuantos HP, que nos tumbaron en los negocios y se fueron riéndose de nuestra ingenuidad.

*Miembro de la Asociación Caucana de Escritores A.C.E.

*********************************************

Otras publicaciones de este autor: AQUÍ

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?