ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 14 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

El populismo neoliberal

El lunes 11 noviembre, 2019 a las 10:58 am

El populismo neoliberal

El populismo neoliberal

Lo que conocemos en ideología política como “Populismo” ha estado circunscrito a ciertos movimientos de izquierda. Consiste en ofrecer a la población más de lo que puede dársele con los recursos del Estado, de por sí estrechos, de por si insuficientes.

Pero alguien, de la nueva ideología mundial, y ante la crisis del modelo neoliberal y sus instrumentos: la Apertura Económica, los Tratados de Libre Comercio, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) han dado en llamar su fracaso como “Populismo Neoliberal”, con el que acceden al poder personajes nefastos, o por lo menos para dejar al desnudo la pauperización de la inmensa mayoría de la población, y en ese marco se concentra la discusión política hoy; tambalean las democracias más sacrosantas, hasta en la cuna del capitalismo y del libre mercado, los EE.UU, se deja ver una crisis inatajable a pesar de las medidas proteccionistas y ultraconservadoras del presidente Trump, como crasa explicación de que el mercado no lo regula todo.

Al neoliberalismo lo metieron como una vacuna insalvable, antitetánico para todos los males, consistente en reducir el gasto público, mermar los beneficios a la masa trabajadora, realizar reformas a los regímenes de seguridad social, privatizar los servicios públicos, de salud y educación “como oportunidad de negocio”, para que entraran en el rango de la libre competencia; baja en la carga tributaria para los más ricos como pautas insalvables del modelo porque con ello se generaría mayor dinámica entre oferta y demanda; como consecuencia se fortalecería el engranaje empresarial y financiero para proveer trabajo y crecimiento económico, de allí la constante preocupación por mantener índices de desempleo manejables (por debajo de un dígito). Y había ejemplos para mostrar: Chile en primer lugar; posteriormente Perú, Costa Rica, México.

Pero el resultado ha sido nefasto. Concentración de la riqueza, pauperización de inmensas capas de la población, desruralización de los países, crecimiento acelerado de tugurios en las ciudades, baja en las condiciones laborales, crecimiento de los impuestos indirectos (IVA), profundas flaquezas en los sistemas de seguridad social, imposibilidad de obtener una pensión después de una larga vida laboral, desaparición de la vocación productiva de los países y sus regiones.

Son esas las causas tangibles de los problemas sociales  que se muestran en todo el mundo, la ola de inconformidad estuvo en Europa con los indignados; pasó por los Países Árabes con cambios de gobierno; estuvo en África derribando dictaduras abyectas al modelo y, ahora, incursiona por América Latina desde La Patagonia hasta el Sur del Río Bravo.

Una mirada: México y Chile poseían el mayor número de multimillonarios, pero también el mayor número de población marginal. Colombia es el tercer país más desigual del mundo, aunque la habilidad de nuestros políticos representantes del modelo lo han aplicado a cuenta gotas.

Son los discursos que prevalecen hoy: el de buscar salidas económicas diferentes al modelo neoliberal, un fracaso comprobado, o buscar alternativas económicas por fuera de la avaricia del mercado, en una economía basada en la propiedad privada pero como fundamento de desarrollo, diferente al cacareado crecimiento económico.

Eso se pondrá a prueba en Colombia en las jornadas del próximo 21 de noviembre; no contra el gobierno, sino contra el modelo, ajustado a la demagogia del “populismo neoliberal”.

**************************************

Otras publicaciones de este autor:

El populismo neoliberal
También te puede interesar
Deja Una Respuesta