Domingo, 24 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

El poder mal asumido acaba siendo enemigo de quienes lo acarician

El martes 28 abril, 2015 a las 8:26 pm
Fernando Maclanil

Por Fernando Maclanil

Acaban de enviar a la cárcel a Arie Aragón. Parece mentira. Está preso en Puerto Tejada, Cauca, según los medios de comunicación.

Hay que tomar esta información con cuidado, pues en varias ocasiones el grupo contrario al suyo lo apresó muchas veces pero a punta de cuetes.

De esta información me interesa, en caso de ser cierta, pues aún lo dudo, el sádico gusto que tenemos los afro descendientes de alejarnos con evidente asco de nuestra propia gente, la cual, al final de cuentas, es la única que puede rodearnos con total sinceridad en momentos aciagos.

Perder la libertad mientras seamos padres, esposos, hermanos, hijos, primos, amigos no debe ser un destino para nadie. Lastimosamente el poder mal asumido, y el disfrute equivocado de sus efímeras bondades, acaba siendo el propio enemigo de quienes lo acarician, pues el poder está lleno de traicioneros, de racistas, de cínicos, de egoístas, de baches en el camino y de abismos sorpresivos.

Quienes estamos determinados por las consecuencias del poder tenemos dos opciones. La primera, sentir sus efectos positivos o negativos, y la segunda, presenciar el ocaso de los dioses.

Hoy la historia, o mejor dicho: la voluntad de quienes estuvieron sobre nuestros hombros, nos muestra a un hombre que va a dormir solo en una celda, y que tiempo atrás estuvo rodeado de miles de personas que hoy no tendrán el valor de acompañarlo en su morada oscura.

El poder es de cuidado, y aunque haya varios tipos de poder, creo, sobre todo, en el poder de la humildad. Quien es humilde es sabio. Quien es sabio, asume al poder como algo frágil en las manos que no cabe en el corazón pero que puede escucharlo.

Los habitantes de Villa Rica fuimos capaces de hacer de un barrialero un municipio, pero no hemos podido hacer un paraíso (perdónenme el exceso). Lo tuvimos todo en las manos para ser excelentes líderes y lideresas. De una cancha de fútbol hicimos un parque, de una escuela una Estación de Policía, de un potrero un Parque Sur, de varias calles despavimentadas lo contrario, pero no hemos podido hacer un pueblo respetuoso de las ideas y de las personas.

Algo muy bello de nos escapó de las manos hace catorce años. Ahora se disfruta de la enemistad como si fuera el tesoro que garantizará un buen futuro.

Lo tuvimos todo para estar por encima de nuestros miedos y de nuestro egoísmo. Lo tuvimos todo para ser más humanos, pero decidimos ser lo que somos ahora: un pueblo ajeno a sí mismo, dividido por intereses que vienen de afuera y que se aceitan en las absurdas confrontaciones de dinero y de poder de algunos que pujan por ser mejores que los demás.

Si hubiésemos controlado a nuestros líderes desde un principio, seguramente no tendríamos que escuchar estas noticias tan tristes para el futuro liderazgo, aunque sé que esto que acaba de ocurrir es un campanazo de alerta para no repetir las equivocaciones de Arie sino sus aciertos que para incomodidad de muchos han sido bastantes.

Es en estos momentos en donde lo afro me une al otro. Es un corracial el condenado. Perseguir sus errores, sus defectos, sus equivocaciones, sus excesos mientras esté preso, no es un acto de respeto ni de humanidad. Lo dijo Daniel santos en su hermosa canción: «Cuatro puertas hay abiertas, el Hospital y la cárcel, la iglesia y el cementerio». A muchos nos falta la cárcel y el cementerio, y a ellos se llega porque así lo decide la naturaleza en un caso, o por decisiones equivocadas o por calumnia.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?