ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 19 de enero de 2020. Última actualización: Hoy

El pesebre, un punto de encuentro

El viernes 13 diciembre, 2019 a las 11:16 am
 El pesebre, un punto de encuentro
El pesebre, un punto de encuentro

El pesebre, un punto de encuentro

“Jesús en el pesebre. He aquí una buena lección para aprender que todas las grandezas de este mundo son ilusión y mentira”- San Francisco de Sales

Llegó Navidad y hacer nuestro el pesebre o leer con agrado los rituales cristianos debe ser el mayor y el único mérito de un verdadero seguidor de Jesús, pero quien se contentará con sólo el grito en el templo, o el alarido en la iglesia, o con el diezmo mezquino, o con la hipócrita manía de acercarse a la fe cristiana (ortodoxa, anglicana, protestante y católica) y no valorará todo lo demás, demostraría ser más antojadizo religioso que amante y seguidor de Jesucristo. Pero convengamos algo, ser cristiano es un mérito y no un adjetivo de moda en el siglo XXI para llegar a dominar las emociones de una sociedad ávida de esperanza.

En diciembre y en particular Navidad, muchos no quieren ver que este mes se convirtió simplemente en un medio útil de estudio económico y en una excusa de control religioso y político. Pero dejémonos de necedades; este tiempo de encuentros debería llegar a ser la época ideal donde la moción de los afectos movilice a todos los seres humanos tras la paz y la felicidad; porque el Pesebre sin tender a ser fanático, es el lugar propicio para el encuentro con el otro y la magia que surge de sus formas permite sin distinciones rehacer la humanidad.

El pesebre y la novena de aguinaldos, tienden a desaparecer bajo el influjo de seudociencias que intentan desvirtuar la obra magnifica de Jesús para vender sus propias interpretaciones de redención y gracia. Y, en caso de equivocarme, gozaría en ser corregido por quien esté más versado entre tantos millares de fanáticos. Pero mientras tanto, debemos volver al pesebre y a la novena de aguinaldos donde se narran los hechos sobre el anuncio y el nacimiento del niño Dios.

Hoy, en lugar de vender paraísos más de allá de la razón y más acá de las ganas en imperativo que se muestre un Jesús vivo, que las sectas, seudociencias y religiones hagan vivir más con amorosa vivacidad, a los ojos de los vivos a Cristo, el Dios humanado. Que lo hagan sentir vivo, de una eterna presencia, a los presentes sean creyentes o no. Que lo muestren en todas las acciones y con una grandeza perenne.

El pesebre ha de manifestar cuánto hay de sobrenatural y de simbólico en sus principios humanos, tan obscuros, tan sencillos y populares, y cuánto de familiar humanidad, de popular sencillez, en fin, es el espacio terrenal ideal elegido para nacer. Por lo tanto, el pesebre tiene la magia de mostrar, en fin, esa epopeya trágica en la que pusieron manos el cielo y la tierra. Desde de allí cuántas enseñanzas son dictadas para nosotros, apropiadas para nuestros tiempos, para nuestra dolorida humanidad; en ese pequeño o gran escenario natural se recrea la humana participación de acontecimientos que se inician en el establo de Belén y terminan en la nube de llanto, odio y desesperación del Gólgota en Jerusalén.

El pesebre debe seguir incrustado en la tradición apostólica, en la Iglesia, y desde allí aniquilar la tiniebla y el silencio, el odio y la discrimación, la mentira y la violencia, la guerra y la muerte. Debe permitirnos distinguir en todos los escenarios lo cierto de lo probable, lo histórico de lo legendario, el fondo de lo agregado y lo primitivo de lo dogmático. Pero no en el sentido de la beatería mecánica, sino en el sentido humano y viril de la renovación de las almas.

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

Clic
También te puede interesar
Deja Una Respuesta