ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 1 de febrero de 2023. Última actualización: Hoy

EL PÉNDULO DE MERCOSUR

El viernes 23 diciembre, 2016 a las 1:28 pm
José López Hurtado

José López Hurtado

Cuando la canciller venezolana responde a la decisión de Paraguay, Brasil y Argentina, miembros fundadores del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), aparte de lo que se pueda pensar sobre las líneas trazadas por cada uno de sus gobiernos, particularmente de los dos últimos envueltos en escándalos y en tormentosa transición, de suspender a su país de ese organismo, diciendo que es una determinación «írrita» , que obedece a un nuevo Plan Cóndor o Triple Alianza, está siendo consecuente con el estilo ramplón de la diplomacia venezolana desde los tiempos del comandante Chávez, así mismo como en Colombia ha sido desde inicios del régimen Santos.

Invocar una pretendida non sancta coalición en contra del gobierno revolucionario (!) socialista de Venezuela, similar a la que se diseñó cuando las terribles dictaduras del Cono Sur en connivencia con la CIA, en contra de los opositores políticos, o hablar de una hipotética alianza, como la que se produjo entre Argentina, Brasil y Uruguay, por entonces, en 1865 y 1870, para subyugar al floreciente modelo autónomo en el que se había encarrilado Paraguay, pues representaba un «mal ejemplo» para el resto de América Latina, no es más que un imperdonable desconocimiento histórico de nuestra realidad continental, y una absoluta descontextualización de los hechos, lo que precisamente induce a la chabacanería altisonante de la titular de las relaciones internacionales, quien pretende desconocer que su país en forma reiterada ha desobedecido 112 resoluciones ordenadas por el organismo y 300 parámetros requeridos desde julio pasado, en una flagrante violación de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados, que califica esa actitud, como «una grave violación», por la no internalización de Venezuela de esas normas de Mercosur, lo que acredita su suspensión.

Pero además, y que resulta fundamental, como se lo han hecho saber los miembros del organismo, la reiterada violación de los derechos humanos y su rotunda negativa a adelantar el plebiscito que marcaría el destino de Maduro al frente de los destinos del país, habría movido a sus homólogos a tomar la decisión.

Olvida además la canciller venezolana que ya están demasiado lejos los días de 2006, cuando se suscribió el Protocolo de Adhesión de Venezuela a Mercosur, si es que desea justificar su defensa en razones meramente políticas, cuando su país en el clímax de la revolución bolivariana que exportó con petróleo a todo el Continente, era la que colocaba las condiciones, pero que ya el péndulo decisorio de sus protagonistas, pasó al otro lado. Ironías.

Por lo tanto, no aplica, en modo alguno como defensa, según lo han querido presentar las autoridades venezolanas, que los «principios de gradualidad, flexibilidad y equilibrio, reconocimiento de las asimetrías y del tratamiento diferencial», no se estén respetando.

Es simplemente la sanción al repetido incumplimiento de unas obligaciones, como miembro de un órgano de integración y la grave afectación de los derechos humanos que el Estado venezolano ha inferido, además, como se ha dicho, de otros protocolos de naturaleza económica.

Así que, mucho menos, podría invocarse en este caso, como lo hacen los amigos de la revolución bolivariana (!),y algunos tratadistas, el «Casus foederis», propio de otros mecanismos de defensa mutua, como vrg, el TIAR o Tratado de Rio y la misma Triple Alianza, aplicable a otros menesteres diplomáticos.

NOTA : A mis apreciados lectores en Colombia y el extranjero , les deseo una Feliz Navidad !!!

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?