ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 23 de julio de 2024. Última actualización: Hoy

EL PASEO EN PANAMÁ Y EL PERIODISMO BASURA

El miércoles 10 julio, 2024 a las 7:53 pm
EL PASEO EN PANAMÁ Y EL PERIODISMO BASURA
PETRO, EL PASEO EN PANAMÁ Y EL PERIODISMO BASURA
Imagen: https://www.minuto30.com/
Por Germán Ayala Osorio
Por Germán Ayala Osorio

La llegada de Gustavo Petro a la presidencia de la República constituye una ruptura en la historia política del país porque no es hijo de la oligarquía, y menos aún es un político emergente y cercano a las mafias del narcotráfico que durante más de 30 años aportaron millones de dólares a candidatos presidenciales que finalmente se convirtieron en jefe del Estado colombiano; como tampoco es el títere al que los «cacaos» estaban acostumbrados a poner en el solio de Bolívar para imponerles la agenda económica atada esta a la doctrina neoliberal.

Su forma de gobernar y su estilo «poco apropiado» para las élites y los periodistas oficialistas acostumbrados a manosear a los presidentes de la República, sacó lo peor de la clase política y empresarial, así como del periodismo servil al «viejo» establecimiento. En esta columna haré referencia a este último actor político, a propósito de varios tratamientos desafortunados del video en el que, de acuerdo con esas mismas versiones, se ve al presidente Gustavo Petro paseando por un parque en Panamá, de la mano de una mujer (se dijo, inicialmente, que era una mujer trans).

De las imágenes se ocuparon varios medios y periodistas que en un primer momento dejaron ver su transfobia y por supuesto, el morbo que les produce saber si a Petro le gustan las mujeres trans; y claro, disfrutarían saber si la primera dama, Verónica Alcocer y Petro siguen juntos y conviven aún como esposos al interior de la Casa de Nariño. Unos y otros operaron como voceros de esa parte de la sociedad colombiana que al devenir pacata, premoderna, farandulera, morbosa, mojigata, gazmoña, puritana, morronga, clasista, racista, machista, homofóbica y transfóbica, suele disfrutar del chisme y las habladurías, en particular cuando hay de por medio relaciones sexuales.

Antes de que el presidente Petro trinara sobre el referido video, en Blu radio, La W y La FM, medios opositores y enemigos de Petro, abordaron el asunto con criterio farandulero y con esa sorna que suele aparecer cuando se tratan asuntos sexuales «pecaminosos» como tener relaciones homosexuales.

A pesar de que el presidente no confirmó, como tampoco negó que era él quien caminaba de la mano de una dama por un parque en ciudad de Panamá, el hecho «notimorboso» siguió rodando en las redes sociales, en particular en la red X, la más grande hoguera en las que suelen escaldarse los egos y las posturas políticas en medio del crispado ambiente político que se respira en el país desde el 7 de agosto de 2022.

El payaso-humorista, Daniel Samper Ospina sacó provecho de lo ocurrido para continuar expresando su Petrofobia, esta vez con el tema sexual que parece encantarle al columnista de la revista Cambio. Recordemos que fue director de la revista SOHO y que en su momento circuló un correo electrónico en el que, al parecer, se refería en términos desobligantes y lascivos de las modelos que posaban desnudas para esa publicación. En la red internet se encuentra esto: «Ni se te ocurra, por nada del mundo, decir que te las mostré, pilas que me matan”, escribió para email que envió en 2011 a una persona que reconoce como su “mentor”. También usó frases como: “Están muy buenas”, “de resto hay una marimacha” y finalmente “guárdame la espalda, tú no has visto nada”.

En las últimas horas el portal La Silla Vacía publicó un artículo en el que «comprueban» con testimonios recogidos in situ, que efectivamente el señor que camina de la mano de una mujer vestida de azul, es el presidente, Gustavo Petro. Aquí el asunto problemático no está en el número de las fuentes consultadas e incluso si estas existen o no. Sobre este último punto hay que decir que es una práctica recurrente en el periodismo masivo inventar fuentes para poder que directores, editores o periodistas puedan expresar sus opiniones. Lo que sí resulta problemático y conflictivo es que medios y periodistas conviertan en un hecho noticioso, con tintes políticos, lo que corresponde a la vida privada y a la decisión autónoma de un hombre y de una mujer. Que se trata del presidente de la República no legitima y mucho menos le quita el carácter amarillista, morboso y estigmatizante con el que medios y periodistas asumieron las llamativas imágenes.

Las empresas mediáticas y los reporteros quisieron elevar el «hecho amoroso» en un asunto de Estado. Unos y otros actuaron como lo hicieron los medios americanos cuando ocurrió el «bragetazo» de Clinton con Mónica Lewinsky: con un vulgar sensacionalismo, un inquietante morbo y una especial inclinación a contaminar el periodismo con la basura del oficio: la farándula. Algunos se atreven a llamarla «periodismo de farándula» que se auto valida con frases que millones de colombianos recuerdan de espacios «periodísticos» dedicados a hurgar en la vida íntima de los famosos: «el dulce sabor del chisme, la esquina del chisme y en la Red, nada se nos escapa».

Termino con lo dicho por Petro: «Siempre he considerado que la intimidad es la “última ratio” de la libertad, la última trinchera del ser libre, y conservaré este principio hasta que escriba de mí mismo o muera”.

***********************
Publicación original: https://ayalalaotratribuna.blogspot.com/
*******************************
Otras publicaciones de Germán Ayala Osorio
[i] PhD en Regiones Sostenibles, Politólogo, Especialista en Humanidades Contemporáneas y Comunicador Social-Periodista.

Germán Ayala Osorio
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?