Viernes, 20 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

EL PAÍS DE LOS CÍNICOS PERFECTOS

El viernes 27 octubre, 2017 a las 2:23 pm
EL PAÍS DE LOS CÍNICOS PERFECTOS

EL PAÍS DE LOS CÍNICOS PERFECTOS / Lic. Javier Enrique Dorado Medina

Para entrar de una vez en materia, el adjetivo cínico es aplicable a la persona que tiene una actitud irónica o sarcástica, propia de individuos que se interesan en disimular sin descaro. Esas personas sienten indiferencia o desprecio por la sociedad, que tienen un comportamiento displicente y capacidad para mentir en forma descarada y sin un poquito de vergüenza personal o de honestidad. Algunos sinónimos del adjetivo cínico son hipócrita, sarcástico, irónico, burlón, falaz, desvergonzado. Y los antónimos correspondientes son: franco, sincero, auténtico.

Germán Vargas LlerasDe acuerdo con la anterior explicación sencilla del adjetivo en mención, para mí, el prototipo perfecto del cínico colombiano es a no dudarlo el actual aspirante a la Presidencia de la República y anterior vicepresidente, Germán Vargas Lleras, quien con sus actitudes de indiferencia hacia los colombianos más humildes, como en el incidente del famoso coscorrón a un humilde trabajador, cuando era ministro de vivienda, dejó ver su verdadera imagen y su talante, llamándose por tal motivo “el candidato del coscorrón”. Recordemos también, en otra ocasión, durante la inauguración de algunas obras, un ciudadano respetable y bien educado, se le acercó y le dio la mano para saludarlo, pero él olímpicamente y maleducado, no le dio la mano y pasó derecho, haciéndole la broma que hoy en día llaman los muchachos “gancho”, ganándose así este apelativo burlesco pero merecido. Para rematar este caso personal de cinismo a la colombiana, se produjo el destape del candidato en mención, en contra de su antiguo patrón el presidente Santos, concediendo entrevistas en prensa, radio y televisión, criticándolo severamente, incluyendo sus estocadas al proceso de paz, después de haber estado por muchos años en franca camaradería.

Rodrigo Lara

Rodrigo Lara

Otro caso perfecto que muestra ese cinismo a la colombiana es la invitación del pasado 24 de octubre del presente año que hizo por tweet el excandidato Óscar Iván Zuluaga a una charla dizque académica con el coronel (r) Plazas Vega, experto en falsos positivos y desaparición forzada, al igual que la famosa retoma que hizo del Palacio de Justicia con resultados desastrosos. Y qué tal la artimaña del presidente de la Cámara de Representantes, señor Rodrigo Lara, al citar a los “honorables” a una sesión ya pasada la medianoche, a debatir la reforma política, solamente con la maleva intención de querer “hacer trizas” los acuerdos de paz, pues no existía el quorum reglamentario.

Los anteriores ejemplos cínicos son típicos en la mayoría de los miembros de nuestra desprestigiada clase política. Me atrevería a afirmar que ese componente astuto ya viene incorporado a su gen actoral. Por ese motivo es que ya el pueblo y los ciudadanos no comen cuento, hastiados de ese cinismo galopante y por eso actúan a la defensiva, mediante protestas, paros, vías de hecho y lo que ya sabemos. Para muestra un botón: el incumplimiento de los acuerdos, especialmente el de La Habana, en el punto 4, solución al problema de las dogas ilícitas, por el cual nuestros campesinos están a la deriva y el Cauca y otras regiones, están que arden. Y así los demás acuerdos incumplidos con el gobierno central.

Para concluir, creo que la solución final a tanto cinismo politiquero, la tenemos en nuestras manos y en nuestra conciencia, no votando siempre por los mismos con las mismas. O mejor, votar en blanco.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?