Miércoles, 10 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

El nuevo acueducto del norte del Cauca

El viernes 10 junio, 2022 a las 5:49 pm

El nuevo acueducto del norte del Cauca ¿Otro fracaso?

Felipe Solarte Nates

A mediados de los 80 del siglo pasado en las gobernaciones de Rodrigo Cerón Valencia y el mirandeño Cesar Vergara Mendoza, con $800 millones de entonces, aportados por el gobierno holandés, se inició la primera etapa del ambicioso proyecto, con instalación de tubería y la construcción de la bocatoma del Acueducto Regional del Río Palo, buscando garantizar servicio de agua permanente y potable a los cascos urbanos de Puerto Tejada, Villarrica, Padilla, Caloto y veredas cercanas, entonces, con una población aproximada a los 80.000 habitantes.

Instalada la tubería, construida la bocatoma y superados contratiempos debido a continuas roturas en la red, el suministro de agua empezó a funcionar en mejores condiciones que antes, pues con la bocatoma instalada en cercanías a la microcentral hidroeléctrica del Palo, las aguas  eran de menos turbiedad y de mucho mejor calidad que las canalizadas de la bocatoma en Puerto Tejada, donde están más contaminadas por desechos industriales y mejores que la consumida en Villarrica, extraída de aguas profundas con alta concentración de hierro.

Para la continuación del proyecto en su segunda etapa, con la construcción de la nueva planta de tratamiento e instalación de nuevas redes en las poblaciones y veredas beneficiadas, se requería la creación de una empresa, EARPA, que además de garantizar el buen manejo de los recursos, la continuación de las obras, se encargara del cobro de las tarifas y la educación de la comunidad para superar la costumbre del no pago de facturas.

Aquí fue donde se presentó el primer obstáculo que llevó al fracaso del proyecto, pues los intereses parroquiales primaron sobre los regionales y al no estar dispuestos los alcaldes de la época a soltar el manejo de empresas municipales como EMPUERTO, de Puerto Tejada, para continuar disponiendo de la caja menor que compraba en bloque el agua a Earpa, para “tratarla” en su planta de tratamiento y revenderla a la ciudadanía, bloquearon en la práctica el funcionamiento y consolidación de la Empresa Regional del Río Palo, EARPA.

Además, no estaban dispuestos a compartir la administración del proyecto con las alcaldías de Caloto y Santander de Quilichao, pues Guachené y Villarrica aún eran corregimientos de estos dos municipios. La empresa EMQUILICHAO, que después de separarse de EMPOCAUCA, se había creado con éxito en Santander de Quilichao, no fue tenida en cuenta, con su experiencia positiva, para apoyar la conformación y fortalecimiento de EARPA.

Al final, al no contar con apoyo y unidad de esfuerzos de todas las alcaldías, EARPA se debilitó, no se estructuró como empresa eficiente, tampoco se construyó la planta de tratamiento, y después de un largo proceso de intervención que significó pago de burocracia para legalizar su mengua, continúa como un cadáver insepulto, al que acaban de inyectarle unos recursos para mantenerla viva.

20 años después construyen otro acueducto “regional” con inversión multimillonaria, sin tener en cuenta el que se inició en el río Palo. No se sabe si más interesados por disponer de un multimillonario presupuesto gestionado y para ganarse los contratos y ganancias derivadas del proceso de construcción del nuevo acueducto. Lo cruel es que después de construido y no encontrar quién lo administrara, pues los que aspiraron a hacerlo seguro investigaron lo que le pasó a EARPA, acaban de crear la empresa AFROCAUCANA para gerenciarlo, en un medio donde en cada municipio, existen varias empresas encargadas de administrar y cobrar tarifas de acueductos veredales y urbanas que prestan deficiente servicio en cantidad y calidad de aguas.

Espero que esta vez piensen en beneficio de las comunidades y no de grupos políticos corruptos aliados a contratistas interesados en pescar en aguas revueltas para seguir apoderándose de los recursos públicos.

Por miopía y mezquindad de sus dirigentes y administradores, ¿Cuánto les ha costado a poblaciones como como Puerto Tejada en salud de sus habitantes y en competitividad, al no contar con agua potable y permanente?

********************

Otras publicaciones de este autor:

Felipe Solarte Nates
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?