ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 16 de junio de 2019. Última actualización: Hoy

EL NALGATORIO DE MOCKUS

El lunes 23 julio, 2018 a las 8:09 pm

EL NALGATORIO DE MOCKUS

EL NALGATORIO DE MOCKUS

En otra de sus excentricidades, el senador Antanas Mockus mostró sus blancos glúteos no como iconografía del proceso de paz, sino en protesta por la algarabía triunfal de la coalición mayoritaria que deslucía la majestad del salón donde se instalaba el nuevo Congreso.

El senador con sus marrullas y profanaciones inéditas en la solemnidad de un acto de  instalación del Congreso de la República 2018-2022, trasmitida en directo a toda la nación por Señal Colombia, estrenando el estatuto de la oposición, se volvió a bajar los calzones en hemiciclo del Salón Elíptico del Capitolio Nacional, un gesto de irreverencia caricaturesca para acallar la euforia triunfalista de la coalición mayoritaria, quienes según su decir, no daban muestras de respeto con el presidente saliente de la corporación, Efraín Cepeda, en su discurso de despedida.

El incidente del 20 de julio dejó en claro que el senador Mockus es un hombre que cuando se indispone, actúa a “calzón quitao”, a la usanza de la cultura anglosajona.

En la película Corazón Valiente (Braveheart – Mel Gibson), se descubre su origen escocés, en ella el hecho de mostrar las nalgas es un acto de valentía y un llamamiento a las armas. Hoy es una simbología provocadora, acompañada de chacotas y desafíos bajo la connotación de un nalgueo blasfemo e impropio.

La primera historia de actividad nalguística data del primer siglo de nuestra era, cuando en Judea, Flavio Josefo, historiador judío, en el año 66 relata un hecho: resulta que en medio de la Pascua un soldado romano no tuvo mejor idea que mostrar sus nalgas ante quienes entraban a orar al templo, dicho soldado para blasfemar la divinidad judía, además que mostrar su nalgatorio le sumó un sonoro y sacrílego flato o ventosidad, provocando una revuelta por la ofensa, dando inició a las guerras de los Judíos con más de 30 mil muertos.

Una leyenda alemana dice que si en noche de luna llena le enseñas el culo a la luna con un billete en la ranura, no te faltará lo imprescindible para vivir; esta costumbre es un mito en el pueblo indoeuropeo. El gobierno alemán y el Banco Central Europeo la patrocinan, al ver tanto culo lunático en un hilarante ataque de risa se apiadan de los incautos y les asignan una bonificación especial en el plenilunio de verano.

Bart Simpson muestra su trasero en señal de burla o desprecio, su actuar es una influencia simbólica de la cultura norteamericana, importada no hace muchos decenios. En inglés lo llaman mooning, con ese sufijo de gerundio que funciona también para crear palabras. En este caso, moon (luna) es un eufemismo de culo.

La bajada de calzones no es más que una caricatura de divertida hilaridad del senador Mockus, sin tener la connotación de viejo verde que pretenden signarle sus adversarios, pues como líder del Partido Verde y vocero de la oposición, usa la simbología de descubrir su nalgatorio a fin de ridiculizar la fuerza arrolladora de las mayorías alineadas ante el poder presidencialista que controla al Congreso para ganar gobernabilidad y neutralizar el control político.

Al senador Mockus el país lo reconoce como genio matemático y de la cultura ciudadana; a veces su lenguaje simbólico no es entendido, algunos lo consideran ramplón y otros payasadas extravagantes, pero la verdad, no son actos aislados ni improvisados, Antanas Mockus calcula perfectamente lo que va a hacer, en su furor protagónico mide el riesgo de sus acciones. Él sabe que según el artículo 73 de la ley 5 de 1992 (Reglamento del Congreso), la sanción máxima aplicable por irrespeto a la plenaria es la suspensión del derecho a intervenir en los debates de la Corporación por más de un (1) día y hasta por un (1) mes, previo concepto favorable de la Mesa Directiva.

En política no se sabe que es más nocivo, si mostrar las nalgas en público o, sacarle el culo a los problemas públicos. Este escrito es crudo, divertido y espontáneo, sin ánimo de ofender ni irrespetar, cualquier parecido con la realidad, es coincidencia.

**************************

Otras publicaciones del autor https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/alvaro-jesus-urbano-rojas/

Deja Una Respuesta