ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 18 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

El más allá

El sábado 7 septiembre, 2019 a las 10:15 am
Imagen cortesía de: https://bit.ly/2m66QZL
El más allá

El más allá

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

Siempre me llamó la atención esa frase. ¿Qué de extraño significa, por qué suscita una preocupación, una sensación de vacío, un no estar aquí”?, el más allá no está a varios kilómetros, ni a varios años de distancia. Esa es la “realidad de esa expresión. Está más allá de nuestra imaginación y de nuestro alcance. Por más que agucemos los ojos, o queramos precipitar la carrera estará el más allá lejos de nuestro alcance mientras estemos vivos.

Eso es. El más allá está después de nuestra existencia en este mundo. Esta es una meditación sobre ese fenómeno. En los ejercicios de meditación que hacíamos de muchachos en el seminario nunca, como ahora, supe qué era el más allá. Tuvieron que pasar muchos años para que esa posible realidad -que está fuera de nuestro alcance- entrara a formar parte del acervo de conocimientos y sensaciones que uno como persona va acumulando a través del tiempo en su vida.

¿Existe vida después de la vida?, parece que fuera como una pregunta anexa a esta otra preocupación por el más allá. No me meteré a ocuparme de ese otro interrogante que es harina de otro costal, muy parecido a este.

Pensar en estos interrogantes que a veces se atraviesan en el camino del humano es labor que exige seguridad mental y aplomo. Aquí donde estoy, recuerdo una cantidad de literatura filosófica como las anécdotas de la Sibila de Cumas que describe Virgilio, el más sonoro y críptico de los poetas latinos.

El más allá no es el infierno, ni el cielo, ni la nada. Simplemente es una expresión para confesar la imposibilidad de saber por anticipado qué hay detrás de la muerte o de los ojos falibles del ser humano. Por más que cavilemos – que cavile el ser humano – jamás sabremos qué hay u ocurre en ese paso inédito de la vida a después de la muerte. ¡Cuántos no han muerto y nadie nunca vino a contar lo que encontró allá!

Esa es la cuestión. – ¿Qué hay después de la muerte? – Nadie ha podido volver, después de haber muerto a contarnos lo que sucede en el “más allá” … Todo serán consejas, suposiciones, conjeturas, inventos o mentiras crueles o piadosas para invocar la penitencia o el arrepentimiento…

Esto parece una meditación. Un preguntarse por una posibilidad que nadie ha podido descifrar. Pero que a muchos ha preocupado y los ha puesto a fabular. El más allá está ahí, a un paso de distancia y por más que intentemos no podemos dar ese paso para mirar de lejos lo que hay “allá”. Es otra dimensión.

El “más allá” está allá y… allá está muy bien. Guardado en el secreto. Lejos de la curiosidad de la gente inquieta y porfiada.

Sí. Es una verdad de Perogrullo: el más allá está allá y, por eso, dejémoslo allá. En la nebulosa. Tantas cosas que están allá, lejos de nuestro alcance… nunca las conoceremos ni tendremos…

Lee otras columnas del autor aquí

07-09-19 – 9:01 a.m.

Deja Una Respuesta