Lunes, 6 de abril de 2020. Última actualización: Hoy

“El más allá”

El viernes 28 febrero, 2020 a las 3:16 pm

 “El más allá”

 “El más allá”

(relato – no poema)

Popayán, 28 de febrero de 2020.

Cuando era joven

conocí a un personaje

que a punta de misterio

y pose de mago o brujo

engañaba a todo el mundo.

Él aparentaba tener un vínculo con el “más allá”

pero realmente no sabía nada y solo quería ser importante

por ello no mencionaba nada con nombre propio

pero daba señales sutiles que alimentaban esa creencia

entre quienes creían en ese “más allá”.

El personaje aquel era inmutable e indescifrable…

cuando alguien impaciente le insistía con preguntas

sobre cómo llegar a la meta y cumplir su sueño.

Él lo miraba con un gesto de lástima y no decía nada

solo sonreía en forma enigmática

poco a poco el personaje se fue quedando solo

pero a lo largo del tiempo mantuvo su actitud impenetrable

se había acostumbrado a ella, observando y gozando con picardía.

La inseguridad y la incertidumbre de los demás

sin tomarse en serio la existencia o no, de un “más allá”

no obstante al final de sus días, cuando ya veía el final del camino

quiso anunciar a grandes voces que él no sabía nada

porque no quería irse quedando en deuda

con aquellos que había engañado en forma tan miserable

y que por esa causa habían terminado desconfiando de él.

Pero en realidad…

le martirizaba que él tampoco sabía si existía o no “más allá”

y al acercarse a la muerte como todos los demás

empezó a sentir miedo, temor al “más allá”, horror a lo desconocido

y quería morir tranquilo sin ese remordimiento en su alma

no obstante, no pudo hacerlo…

se dio cuenta que entre más afirmara que no hay “más allá”

los demás se aferrarían obsesivamente a esa idea

porque ahora que estaba convencido de su ignorancia

entendió que eran ellos los que lo habían construido a él

y así, al hacer ese descubrimiento

el hombre misterioso pudo sonreír abiertamente…

reía a carcajadas como nunca, sin enigmas ni poses

mientras todos lo observaban con gran preocupación

ellos veían en esa alegría, una amenaza latente del “más allá”

pensaron que se iba a ir sin revelarles el secreto

y entonces, no aguantaron la incertidumbre

no aceptaron la supuesta felicidad de quien los engañaba

veían en esa aparente alegría la confirmación de que “él si sabía”

y lo envidiaron y odiaron de una forma oscura y aterradora.

Y, por eso… ¡lo mataron!.

Así, el “más allá” había llegado antes… para todos.

**********************************************

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

Deja Una Respuesta