ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 16 de septiembre de 2019. Última actualización: Hoy

EL LAGO CALIMA DUERME

El domingo 24 noviembre, 2013 a las 11:05 am
Bulevar de los Días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy
Loco-mbiano

Calima

Centro turístico Los Veleros Comfandi en Calima. Piscina y habitaciones

Sube el carro la cuesta de la autopista aún no terminada de Yotoco hasta Loboguerrero y pasamos por las instalaciones de la Reserva Natural que administra la CVC y la Universidad Nacional de Palmira. Ya estamos a dos pasos de divisar, allá abajo, el embalse del Río que da el nombre al Lago Calima. Estamos ya en Puente Tierra y ha quedado atrás Media Canoa y el territorio plano que va desde Buga hasta Cali. Se respira aire de montaña, flores silvestres y la carretera huele a tierra roja y a yerba.

El paisaje nos saluda con sol de media tarde, una neblina oscura que sale de entre dos serranías y cabalga desbocada a donde la lleven los vientos. El carro recibe la brisa y nuestras humanidades experimentan el frescor de la cercanía a la ensenada vestida de verde esmeralda. El Lago está quieto, como rana enorme, con los ojos semicerrados. Unas arrugas mínimas le cubren su lomo y un velero se atreve a cruzar por entre su cuerpo. La vela roja y verde matiza las aguas con sus cabriolas y ritmo. Las colinas de ambos lados miran al lago como preguntando de dónde saca su color y sus rizos.

Venir a gozar del frío que viene del mar Pacífico por la garganta de la cordillera andina no tiene parangón posible. Se siente paz a medida que baja el carro por la vía que nos lleva a Calima-Darién. Son diez o unos minutos más de paisaje veraniego con el Lago, casi a la mano derecha. A lado y lado hay búngalos, hotelitos y cabañas que ofrecen alojamiento. Nosotros vamos rumbo al Centro Recreativo Comfandi en donde nos esperan Marianita y Rodrigo, anfitriones de tiempo completo. Al llegar, de nuevo nos asignan la Cabaña azul No. 3, que equivale a una habitación en hotel de 4 estrellas.

La cabaña está ubicada junto a un camino veredal con arboledas por ambos costados. Al frente reposa el Lago que no abre aún sus ojos y cubre su espalda con sábana de cielo y nube hasta que el sol lo levante.

leopoldo

En su taller Patricia prepara los envíos de los Añitos viejos

En la entrada al complejo turístico de Comfandi nos esperan los esposos Patricia Eastman e Ismael Plata que habitan en este paraíso desde hace unos 32 años. Iremos a visitarlos y a recoger una docena de Añitos viejos que ella ha confeccionado para celebrar este fin de año, antes de que vendan todas las existencias. Conversaremos sobre la antigua cultura Calima y de sus conocimientos de esta región turística que ha conservado su sabor de pueblo. Mañana montaremos en su barco Bonba y veremos de cerca la serranía que linda con la selva chocoana.

Volveremos a la gran ciudad a donde llegará nos visitará la caleña Gloria Cepeda Vargas, quizás la poeta de más alto vuelo de la lírica colombiana, recién llegada de Caracas donde vive su familia. La invitaremos al concierto de los miércoles a las 7:30 en la Sala Beethoven y el Jueves 21 al lanzamiento que hará la inmensa Águeda Pizarro de su poemario Euridiciente en la Biblioteca del Centenario a las 7:00 de la noche, con la audición musical, de lujo, del maestro Javier Ocampo y su saxofón.

Centro Vacacional Comfandi, Lago  Calima. 19-11-13            5:00 p.m.

Deja Una Respuesta