ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 6 de abril de 2020. Última actualización: Hoy

El hombre increíble es rescatado por la abuela

El lunes 17 febrero, 2020 a las 4:44 pm
El hombre increíble es rescatado por la abuela

Kalimán, el hombre increíble es rescatado por la abuela

El hombre increíble es rescatado por la abuela
Victoria Paz Ablanque

Esa tarde Camila se sentía un poco enferma, tenía un dolor de estómago que no la dejaba trabajar, así que decidió irse a casa de la abuela; la encontró acicalada como siempre, dirigiendo la cena, alistando galletas para el café, programando una cita médica; caminando de lado a lado de la casa con un rollo de hilo bajo el brazo y un tejido que rápidamente se concluye de manera inexplicable. Sin contar con el avance de la telenovela que está por terminar y que pronto debe bajar a esperar la ruta del colegio que trae a Tomasito, el menor de los nietos que viene cada martes a casa de la abuela a hacer las tareas.

En cuestión de segundos, la abuela subió con Tomasito, un cartel, un morral y una lonchera. Entró a la casa, le sirvió a Camila un agua aromática para su dolor de estómago, recogió un par de platos, ordenó al pequeño terminar la merienda y disponerse para los deberes. Entre tanto llegó una tía, un tío, un primo con su novia y una vecina; veinte minutos más tarde estaban todos como bajo régimen militar sentados alrededor de la mesa.

La abuela tomó el cuaderno de Tomás, sonrió con picardía, se levantó de la mesa y fue a su habitación, se escucharon cajones y muebles moverse, volvió a la cocina salió al jardín, merodeó aquí y allá, regresó con unas monedas salidas de circulación, un plato metálico, piedras, papel celofán y una vieja manta para proteger la mesa. Todos observándola cuidadosamente, bastante curiosos de saber que tramaba.

La abuela pidió silencio y leyó el enunciado de la tarea de Tomasito. El pequeño debía hacer una reseña sobre la evolución de los medios hablados y su influencia en la sociedad latinoamericana; la abuela convertida como en uno de los más preparados exponentes de charlas TED, empezó a contar la historia de las radionovelas en Latinoamérica, haciendo galopar caballos con sus manos sobre la mesa, simuló pasos con las piedritas y un torrencial aguacero con el papel celofán.

La abuela pidió a la particular audiencia, de diferentes edades, cerrar los ojos y con una dramatización digna de Cannes, cambió su voz y…

Kalimán, caballero con los hombres, galante con las mujeres, tierno con los niños, implacable con los malvados, así es Kalimán el hombre increííííííble.

Se escucharon risas pero nadie abrió los ojos, Tomasito bastante emocionado dijo:

—Abuela sigue, sigue por favor!

Y la abuela contesto:

—Serenidad y paciencia amigo Solín!

Entre carcajadas, una buena cena y el olvidado dolor de estómago de Camila. Esa tarde-noche, la abuela llevó a su audiencia a París, a Estambul, y hasta al espacio a enfrentar piratas. Representó a Kalimán y a Solín, pero también a Cadir, el árabe y su accidente aéreo, trató un tema tan complejo aún en nuestros días, como los embarazos no deseados con la radionovela cubana El Derecho de Nacer. Sin duda, desató la imaginación, de todos, los hizo enfrentarse al malvado doctor Muerte, movilizó ejércitos e hizo volar a su público a una dimensión y a un espacio inverosímiles.

El relato llegó a nuestros días, entre risas charlaron de la evolución de la radio, el cine y la televisión, y su influencia en la cultura latinoamericana. Como muchas radionovelas, fueron llevadas a la pantalla aglutinando familias, vecinos y pueblos enteros. También sobre las eternas novelas turcas que hoy invaden nuestros países pero también de cómo en los años 80 y 90 las telenovelas latinoamericanas llegaban a los Balcanes y todo el mundo quería hablar español.

Sin duda no existe un ser que cocine tan delicioso como la abuela, que tenga una cura para todo, que conozca fechas, árboles genealógicos y teléfonos de memoria, que haga los tejidos más lindos del mundo y que encima de todo tenga una creatividad incalculable que nos devuelva a la época de las radionovelas, uno de los baluartes de nuestra cultura.

***********************************

Otras publicaciones de esta autora:

El hombre increíble es rescatado por la abuela
También te puede interesar
Deja Una Respuesta