Jueves, 25 de febrero de 2021. Última actualización: Hoy

EL HEMBRO VIRTUAL: DE LAS MANUALIDADES AL ORGASMATRON

El jueves 10 septiembre, 2020 a las 8:28 am
EL HEMBRO VIRTUAL: DE LAS MANUALIDADES AL ORGASMATRON

EL HEMBRO VIRTUAL: DE LAS MANUALIDADES AL ORGASMATRON

EL HEMBRO VIRTUAL: DE LAS MANUALIDADES AL ORGASMATRON

Con gran placer y mayor nerviosismo, pongo a su consideración un pequeño aparte del MANUAL DEL HEMBRO, libro que espero publicar en su totalidad, en un tiempo no muy lejano. Buen provecho y disculpen lo tan poquito y tan mal hecho. Nota del Autor.

En este apartado se le brindarán o se le recordarán al iniciado en las artes del Hembro, unas recomendaciones básicas sobre su comportamiento en la sociedad del siglo XXI, máxime, si se tiene en cuenta que es muy probable que el bisoño Hembro, pertenezca, además, a la cofradía de los screenagers youtubers o en el peor de los casos, sea un espécimen típico de esas nuevas tribus que se solazan en el narcisismo de las redes sociales y en el culto a Onán

Para el novel maestro Hembro no es un secreto la total incidencia que tienen las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en la actual sociedad, de hecho, es bastante probable que el nuevo Hembro haga de La Aldea Global, su patio de juegos y, lo más importante, su principal sitio de caza, así sea en la realidad virtual y con avatares digitales. El Hembro, dada la envergadura de su cerebro y la agilidad de sus dedos, ha trasformado el síndrome del Gran Hermano en un elemento a su favor, en lo atinente al relacionamiento con los y sobre todo las demás, porque en ocasiones, él se considera un gran hermano que todo lo ve y lo sabe, pero en las redes.

Sin embargo, tal y como reiteradamente se ha advertido a lo largo de las páginas del manual, el inexperto maestro en Hembrura, debe ser precavido con las ventajas comparativas que tiene respecto a los machos Alfa de la especie, ya que, aunque él puede desenvolverse con fluidez en entornos virtuales, los nuevos relacionamientos de la humanidad en la red, requieren de cierta experticia a la hora del acercamiento a personas reales de sexo femenino o a avatares que asuman tal rol.

Aunque todo está conectado con todos y con todo, si lo que el novicio maestro Hembro desea es conectarse, ya no con todas, sino con algunas o al menos una, ha de tener en cuenta que la vida íntima de las personas, ya no es tal, porque voluntaria o involuntariamente, la sociedad y especialmente ellas, exponen lo que hacen, piensan y sienten, ante los ojos de ese gran hermano de las redes sociales, que no necesariamente es el entusiasta Hembro Nerd, al poner frases, fotos, videos, memes o emoticones, en cuanto dispositivo conectado a la red mundial, esté a su alcance.

Sin embargo, un hábil Hembro debe aprovechar ese “Todo se sabe en la red”, para afinar sus tácticas de aproximación, coqueteo, apareamiento y si se quiere; relacionamiento estable con esa persona dueña y causante de sus humedades nocturnas. Antes de proseguir, y disculpará el lector o lectora la reiteración en la advertencias, se le llama la atención al incipiente Maestro Hembro sobre lo que escribe, dice, graba o replica en redes, ya que, como se mencionaba apenas hace unas líneas, la exagerada exposición que hace la humanidad de su vida social en redes, ha provocado que las sensibilidades de género, de gusto sexual, étnicas, políticas y religiosas, que son lo mismo, estén a flor de piel (real o virtual). Ya todos sabemos quién es usted.

El Hembro, eficaz camaleón del relacionamiento social, consciente que las relaciones ahora no son tan personales, debe hallar en el manejo de los dispositivos electrónicos, pero sobre todo, de sus contenidos, una eficiente herramienta para lograr cambiar sus ejercicios de auto cariño manual (culto a Onán) por algún tipo de relación interpersonal, no obstante que tenga que aprovecharse de este escenario social que reemplaza el contacto humano y que para fortuna de su habitual timidez, está creando nuevas formas no físicas de socialización, en una sociedad políticamente correcta y como se escribía líneas arriba, con sensibilidades, justificadas todas, a flor de piel.

Antes de listar esas mínimas normas de comportamiento social en red, el aficionado Hembro debe enfrentarse nuevamente a una dicotomía: Uno. Adaptarse y quedarse, cosa  ya no tan difícil para él, en esta nueva categoría de relacionamiento social, situada exclusivamente en un mundo virtual en el que todo contacto se hace a través de entidades digitales (avatares) en un ambiente irreal o Dos; utilizar este ambiente para aprovecharlo como primer peldaño, para lograr una aproximación real con una persona física que probablemente, si no la embarra, lo llevara a un contacto bio-sentimental íntimo de verdad (sexo para que se entienda).

¿Continuara?

*******************************

Otras publicaciones de este autor: aquí

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?