Sábado, 10 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

“El gobierno de Pastrana nos persiguió, y el de Uribe nos hundió, ahora el Estado tiene que indemnizarnos”: Jesús Enrique Piñacué

El miércoles 22 julio, 2015 a las 9:01 pm
Caricatura Alfonso

Por Alfonso Luna Geller

El filósofo de 51 años, Jesús Enrique Piñacué Achicué, ahora estudiante de Derecho de la Universidad del Cauca, fue senador de la república por tres períodos consecutivos hasta el año 2010, elegido por la Alianza Social Indígena. Había sido vicepresidente y posteriormente presidente del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC). En 1994, fue postulado a la Vicepresidencia de la República, en fórmula con Antonio Navarro Wolf.

El legado legislativo de Jesús Enrique Piñacué Achicué se identifica por su participación en iniciativas como reglamentar las ARS o EPS de carácter indígena, establecer las disposiciones pertinentes a la preservación y el aprovechamiento sostenible de los recursos pesqueros, el estatuto integral sobre los derechos de los pueblos indígenas y la creación de la comisión nacional de desarrollo integral para los pueblos indígenas y afrodescendientes. Igualmente, participó activamente en la reforma a la Ley 100, la cual finalmente se materializó mediante la denominada Ley 693 de 2000, para resolver los problemas de acceso al sistema de salud de las comunidades indígenas. Votó en contra de las cuatro reformas tributarias del gobierno Pastrana y hundió con su voto negativo la Reforma Política del mismo presidente. Fue también ponente y defensor de la Ley que reconoce las uniones entre parejas del mismo sexo y sus efectos patrimoniales y de la reforma de la ley de violencia intrafamiliar.

Jesús Enrique Piñacué A.

Jesús Enrique Piñacué A.

Piñacué Achicué sostuvo un interesante diálogo con los redactores de Proclama del Cauca en el cual afirmó estar convencido de que lo que más le conviene al Cauca es la candidatura de Oscar Campo, “pues no podemos caer en un salto al vacío con postulaciones que dejan serias dudas y un acompañamiento politiquero que sería perverso para los altos intereses generales de los caucanos”. Al respecto, explicó que “mi papel es racionalizar la política para que se catapulten los propósitos que tenemos en el mismo proceso de convergencia que eligió al gobernador Ortega Narváez, que fue exitoso, y será así nuevamente, con el ingeniero Oscar Rodrigo Campo Hurtado”.

Al ser consultado sobre los productos a partir de la hoja de coca que se intentaron comercializar en el año 2006 como energizantes (Coca Sek), industria frustrada por el Invima, por presión de la multinacional Coca Cola, dijo que “ganamos la pelea de nuestra autogestión para crear las condiciones económicas que nos liberen de la dependencia. Es que el Estado debe estimular la producción en nuestros pueblos, y no lo contrario… El gobierno de Pastrana nos persiguió y el de Uribe nos hundió… pero ahora, el Estado va a tener que indemnizarnos y abrir para que en el mercado se haga presente nuestro producto, de manera competitiva, porque el que se nos atravesó en aquella época fue Coca Cola…” enfatizó Piñacué.

Jesús Enrique Piñacué - Senador 2014 - 1 web

El asunto es que la Coca-Sek pretendió posicionarse en el mercado de las bebidas energizantes, donde sus principales competidores eran Gatorade y Red Bull, y se estaba convirtiendo en una alternativa de moda para Coca-Cola entre la juventud urbana de Colombia. De hecho, la campaña publicitaria la anunciaba como “mucho más que un energizante”. Por este motivo, su producción fue perseguida con argumentos aparentemente legales. Sin embargo, hace poco el Consejo de Estado declaró nula la alerta sanitaria emitida por el Invima en la que prohibió el consumo y la comercialización de los productos elaborados con hoja de coca por comunidades indígenas. La Sección Primera, con ponencia de la magistrada María Elizabeth García, consideró que “no es admisible” que a través de entidades como el Invima, el Estado restrinja el desarrollo económico de estos pueblos y prive a la comunidad de consumir cualquier producto que contenga hoja de coca. “Desde el 2002, el cultivo, elaboración y comercialización de la hoja de coca, para su uso en aromática y proveniente de territorios indígenas, está avalado por autoridades diferentes a la nativa, como la Defensoría del Pueblo y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia”, recordó el Consejo de Estado.

Más adelante, dijo Piñacué: “Con toda autoridad moral, hago un llamado a los caucanos a que no me quiten la credibilidad, soy un hombre correcto y limpio…» Y al ser preguntado sobre el conflicto que puede presentarse cuando se apliquen los acuerdos de paz que disponen la erradicación de los cultivos de coca y no sea posible la supervivencia de los pueblos que viven de ella, dijo que espera que el Gobierno cumpla con los planes de vida de los pueblos indígenas que incluyen el producto como materia prima de su estabilidad social.

Campo - Piñacue 2

También se refirió el exsenador Piñacué al conflicto de tierras en el departamento, y al insistir en el apoyo a la candidatura del ingeniero Campo Hurtado a la Gobernación del Cauca, sostuvo que para el posconflicto se necesitará mucha calma, sabiduría, tolerancia, y esta propuesta política ofrece estas posibilidades.

Las siguientes fueron las declaraciones entregadas a Proclama del Cauca:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?